Star Wars, episodio VIII | La vacuidad de la fuerza

Esta crítica contiene SPOILERS para la última entrega de Star Wars, pero si quieres que te diga la verdad creo que te estoy haciendo un favor.

Star Wars Ep. VIII: The Last Jedi pretende desmontar un montón de tropos narrativos de la saga, pretende ser diversa e inclusiva y se marca un horizonte ambicioso. También fracasa espectacularmente y se convierte en un ejercicio de vacuidad que comenzarás a olvidar diez minutos después de haber salido del cine.

El primer problema claro de SW8 (para abreviar) es que simplemente resulta imposible implicarse con los personajes en una película con tal cantidad de tramas a las que se les dedica poco tiempo y desarrollo. Leia, Luke, Poe, Rey, Kylo Ren y todo el resto de personajes ya presentes en la anterior entrega pasan por la película en un vértigo de personajes vistos y no vistos; en vez de desarrollar el conflicto de cualquiera de las tramas, sus escenas están intercaladas sin orden ni concierto y eso hace imposible empatizar con sus problemas y resta dramatismo a situaciones que deberían ser tensísimas, sin ir más lejos el conflicto central de la película.

Lo que queda de la flota rebelde se pasa tres cuartos de la película perseguida por los imperiales -llámales Imperiales, llámales Primera Orden, llámales Queríamos Hacer Un Nuevo Darth Vader Y Nos Ha Salido Una Mierda-. En cualquier momento podrían ser torpedeados y morir, y su combustible está a punto de terminarse. Sin embargo, cualquier sensación de peligro o urgencia quedan eliminadas cuando saltamos de trama en trama cada dos minutos, como si en vez de ver una película estuviéramos haciendo una maratón de vídeos de Youtube con cinco pestañas abiertas a la vez.

eonline

Rose (Kelly Marie Tran) y Finn (John Boyega) en SW8. / Fuente: EOnline

Se añade a esto que la película introduce un par de personajes nuevos que a pesar de ocupar una buena parte del metraje tienen un impacto literalmente nulo sobre los acontecimientos. El personaje de Rose (Kelly Marie Tran), a pesar de ser un añadido interesante en el universo Star Wars -una mujer asiática, con un físico no normativo, proactiva y competente- carece de cualquier tipo de desarrollo -salvo dos líneas de diálogo sobre su infancia y el hecho de que tenía una hermana- y su relación amorosa con Finn aparece de la nada y sinceramente está metida con calzador.

El otro personaje, el ladrón interpretado por Benicio Del Toro, directamente no tiene ni nombre. Es una pila de histrionismo que no aporta nada a la historia y que conjuntamente con Finn, Rose y BB8 participa de una trama que parece más salida del hecho de que había que dar algo que hacer a estos personajes que no de un interés real por hacer avanzar la historia. Su misión, después de desperdiciar un cuarto de película, queda en nada y sólo sirve para que otras tramas más interesantes, como el aprendizaje de Rey con Luke, se diluyan. Históricos de la saga como en Chewbacca tienen una presencia en pantalla reducida a hacer bromitas con animales CGI.

Pero el problema que decapita la película sin piedad es la falta absoluta de peligro. A pesar de estar involucrados en un conflicto de escala galàctia que decidirá el devenir del universo entero, los protagonistas no están en peligro en ningún momento. Esto nos queda bien claro al inicio de la película cuando Poe Dameron llama -sí, llama- al General Hux -que es un señor que ha asesinado a sangre fría UN SISTEMA SOLAR ENTERO y que está al mando de un ejército avasalladoramente proderoso- y se ríe de él ante sus subordinados en un gag que parece una mala versión de The Office en el espacio. Una película con buenos y malos es tan buena como aterrador sea su antagonista, y los malvados de SW8 son un grupo de intensitos de Twitter haciendo cosplay.

Resulta una pena y merma la película entera, pero además trabaja en contra de una de las cosas más interesantes que quiere hacer SW8, que es deconstruir la figura del malvado tradicional -Darth Vader, amenazante, monolítico, autoritario y con control- con Kylo Ren. Ren pretende ser un antagonista que se debate entre el bien y el mal, visiblemente sin control de su emocionalidad y que humaniza el concepto de antagonista, pero acaba convirtiéndose en un muñeco ridículo que parece que escuche demasiado Linkin Park y escriba poemas tristes.

El caso del General Hux resulta un despropósito por el otro lado, porque estamos ante un criminal de guerra que ha matado a sangre fría millones de personas y aún así está en la película para ser ridiculizado constantemente y que todo el mundo lo tome por el pito del sereno. Desperdiciar actores de este nivel -porque Adam Driver y Domhnall Gleeson son ACTORAZOS- es criminal, pero más lo es hacer que Gwendolyne Christie aparezca cinco minutos como Capitana Phasma para hacer el pena y ser derrotada por un ascensor mágico.

Y claro, si no puedes con un antagonista amenazador o superar un terrible peligro, ¿Como te conviertes en un héroe? La falta de consecuencias reales para el fracaso de nuestros protagonistas hace que más que héroes sean unos saltimbanquis que se pasean por la galaxia. SW8 tiene un interés real en desmontar el tropo del heroísmo -contrasta la leyenda con la persona en el caso de Luke y Finn y pone en su lugar a un Poe Dameron temerario- pero esta crítica se queda en nada. Toda la consecuencia real que reciben los pretendidos "héroes" es un sermón y miradas de desaprobación de una Princesa Leia que parece la maestra cansada de una guardería llena de niños pasados de azúcar. Hablando de la Princesa Leia, un sincero recuerdo para Carrie Fisher, pero no me hagáis hablar del momento "vuelo como Superman por el vacío sideral". No me hagáis hablar.

hypable

La Almirante Holdo (Laura Dern) en un retrato promocional para SW8. / Fuente: Hypable

 Otra vertiente de este interés por desmontar la figura del héroe -masculino- es el intento de hacer un discurso sobre liderazgos masculinos contra liderazgos femeninos. Leia alecciona a Poe sobre su heroísmo mal entendido que es poco más que temerario y cuesta la vida de un escuadrón de sinnombres entero. Rose salva a Finn de morir en un suicidio pretendidamente glorioso. Todo ello queda en nada cuando Poe se amotina contra la Almirante Holdo -excelente Laura Dern-, lo que literalmente fue aplaudido con entusiasmo por un macho solitario en la sala donde vimos la película. SW8 intenta demostrar que ir por libre y cargar disparando todas las pistolas que tienes contra un peligro insuperable es profundamente estúpido, pero termina premiando a los hombres que lo hacen y presentando a las mujeres que se lo impiden como señoras amargadas que los regañan y los aleccionan como niños pequeños. En el fondo son buenos chicos aunque por poco no provoquen la muerte del ejército entero.

Todo ello hace de SW8 una película de aventuras sin ningún peligro real, una banalización absoluta de la guerra y la maldad, una pila de tramas mal ordenadas y a veces directamente innecesarias e inconsecuentes. Quizás es la hora de aceptar que Star Wars ha sido siempre un anuncio de juguetes de tres horas, y ahora que Disney produce tanto los muñecos como la película ya ni siquiera hay que esconderse de ello.


Imagen principal: HDWallpaper


T'agrada la nostra feina?

Marc Bellmunt

Marc Bellmunt

Doctorando en periodismo, realiza una investigación sobre la relación entre los consumidores de videojuegos y sus prácticas comunicativas. Colabora en La Garriga Digital.

1 comment

  1. Rauser 20 diciembre, 2017 at 11:11 Responder

    Muy de acuerdo en todo. Gracias por expresar a la perfección lo que es este episodio VIII.

    Además de hacer un producto sin ningún tipo de interés, se han ocupado de que el siguiente (el IX) nazca ya con un desinterés mayúsculo y todo debido al mal trato que sufre la historia y sobre todo los personajes.

    Cuesta creer que el guión final haya pasado por una serie de validaciones (se supone) y al final haya quedado el estropicio de mal ejercicio de clase de 1º de guión. Lo peor de todo es que algunos lo llaman “innovar”

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR