Nostalgia | 'Una jaula de grillos'

Si alguna vez venís a cenar en mi casa, veréis como, entre mi madre, mi hermana y yo se produce un intercambio de expresiones extrañas como muy egipcio o cómo crees que me siento, ¿afligido, traicionado? o maldito narizongas...

Todas provienen de la misma película, Una jaula de grillos. Adaptación americana de la película francesa Cage Aux Folles, la película es una comedia de engaños en la que el hijo de una pareja gay, Armand y Albert (interpretados por Robin Williams y Nathan Lane), invita a los padres de su prometida, el senador Kevin Keeley y Louise Keely (Gene Hackman y Dianne Wiest) a una cena, pero los padres de la prometida son ultra-conservadores republicanos, ¿Qué pueden hacer los jóvenes enamorados?

No sé por qué esta película ha marcado a mi familia de esta manera. Si mi hermana o yo salimos seriamente con alguien, esa persona debe ver la película como un rito de paso y, como he mencionado, utilizamos expresiones de la  película en nuestro dialecto familiar, así pues, una revisión era necesaria. Aún y verlo con gafas nostálgicas hay ciertos aspectos de la película que son problemáticos, como la continuidad de estereotipos arquetípicos. Aun así, sigue siendo la hilarante comedia que recordaba, con ciertas correcciones.

La ayuda doméstica de la pareja, Agador, es un hombre guatemalteco gay que sueña con ser una estrella en el club de drag queens que dirige Armand. Aparte de ser un personaje MUY estereotipado que alimenta todos los arquetipos de exotismo (limpiando la terraza en tanga rojo) la manera que lo tratan Armand Goldman (amenazándole con retirarle el permiso de trabajo) o su hijo Val es bastante horrible. Esto me lleva al siguiente punto, Val, el hijo de Armand, es el antagonista principal de la película.

Val es el hijo biológico de Armand y adoptivo de Albert, cuando se promete con la hija del senador republicano convence a su padre que se haga pasar por heterosexual para la cena, le hace cambiar la decoración de la casa ya que es demasiado "gay" e intenta que haga que Albert marche por unos días ya que su "pluma" es demasiado evidente y que su padre contrate a una ayuda doméstica, cito, "normal". Cuando Albert se da cuenta que quieren que se marche para la cena se molesta comprensiblemente y, mientras Armand la intenta animar y pensar en un "plan" para que se quede, Val se despreocupa por sus sentimientos - No importa, es mejor que no esté -. Qué cabrón.

La maldad de Val es sutil, no se puede considerar un arquetipo de antagonista típico, pero en mi opinión, es uno de los personajes más tóxicos de la película. Val es un hombre heterosexual, blanco, con educación universitaria y desde pequeño ha presenciado un modelo familiar no heteronormativo, aun así, ejerce de fuerza opresora de manera evidente. Esta opresión es tóxica, ya que se nos quiere hacer entender que Val es un niño tolerante y abierto, a Val no le importa que sus padres o que Agador sea gay, pero no cuando están conociendo a los padres de la chica con la que se quiere casar. En vez de mandar a la mierda la convención social de aprobación por parte de los suegros le pregunta a su padre, después de hacerle un chantaje emocional evidente - Aún puedo sufrir, para mí que nos ayudaras significaría todo...- si puede - suavizar su amaneramiento, se te nota un poco-, vete a la mierda, Val.

ZONA SPOILERS

Albert es la heroína de la película, hablaré de ella en femenino ya que se define a sí misma como mujer en más de una ocasión -tú lo sabes por ser un hombre y yo no sé nada por ser una mujer-. Es rechazada, despreciada y tratada como una drama queen. Es cierto que la película escribe a Albert como el típico estereotipo gay, afeminado y dramático y esto es uno de los principales recursos cómicos, pero Albert es también uno de los talentos principales del show de drag queens que dirige su pareja, ya en la película te sientes constantemente simpatizando y empatizando con ella. Mientras que el plan inicial consiste en convertir a Albert en el tío heterosexual de Val, finalmente ella acaba haciéndose pasar por la madre de Val (sorprendiendo a Armand y al mismo Val), un rol en el que sobresale, "engañando" a la familia ultraconservadora de la pareja. Así pues, mientras que el hecho de esconder su feminidad la convierte en algo robótico, cuando la abraza convirtiéndose en la madre de Val florece, y gana la simpatía del senador Keely, el padre de la prometida.

ZONA MEGA SPOILERS

Finalmente, claro, las mentiras se acaban descubriendo y los senadores descubren la identidad de los padres de Val. Sin embargo, como toda buena comedia, termina bien. Val define a Albert como su madre delante de los suegros, él y su promesa se acaban casando en una boda que mezcla todas las estrellas drag queens de Palm Beach y medio senado republicano y Agador se convierte en una de las estrellas drag del show de Armand.

Entiendo que a mucha gente no le gustará esta película, casi todos los personajes son un estereotipo con patas, es poco realista, no profundiza en la problemática real de las parejas gays, de las mujeres trans o ser gay y ser inmigrante. También hace bromas con temas muy jodidos, como el hecho de que el principal escándalo político del senador Keely sea que su socio muera en la cama de una prostituta, menor y negra, ¿Qué coño pasaba en los noventa?

Sin embargo,  esta película pone el foco en una familia no heteronormativa con sus problemas, peleas y reconciliaciones, es especialmente importante cuando Armand le ofrece a Albert un documento con el reparto de bienes, en un momento en que el matrimonio homosexual a Estados Unidos no estaba permitido, el reparto de bienes era el que más se podía acercar a las consecuencias de un matrimonio legal. También se hace una defensa de la presencia de homosexuales en el ejército y la simulación de las opiniones de una mujer ultraconservadora son brutales.

Una jaula de grillos es una comedia típica y tópica con personajes estereotipados, situaciones poco creíbles, y final predecible, pero no me canso de verla. Robin Williams y Nathan Lane son una pareja cómica excelente, los diálogos son hilarantes, precisamente por ser absolutamente excesivos y extravagantes, en fin, como dice Albert -El público ha venido a ver a Starina y Starina no las defraudará, a pesar de su estado-.

 


T'agrada la nostra feina?

Nora Soler

Nora Soler

Diseñadora especializada en comunicación interactiva. Ilustra y escribe para Zena.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR