Nostalgia| 'The O.C'

California here we come! Decidme que al ver el nombre The O.C. no os ha venido a la mente la canción California de Phantom Planet que formaba parte del opening de la serie. Que sepáis que mientras escribía este articulo la canción no paraba de sonar en mi cabeza.

The O.C. se estrenó el verano del 2003, y ¿qué adolescente o preadolescente no se enganchó a la serie aquel verano? ¿Quién no compró la Super Pop o revistas de estilo para conseguir posters, leer entrevistas y suspirar por los brazos del protagonista, Ryan Atwood (Ben McKenzie)? Bueno, yo lo hice.

Si tuviera que elegir una palabra para definir la serie sería drama. Ese drama juvenil, de culebrón pero que engancha; aunque con ciertos toques de comedia. La serie gira entorno a la vida de cuatro adolescentes, interpretados por actores que no son adolescentes. El argumento, a muy grandes rasgos es este,  Ryan Atwood procede de un barrio pobre y vive con su hermano y su madre. Después de robar un coche acaba en la cárcel, cuando sale al cabo de dos días su madre lo ha abandonado. Su abogado de oficio, Sandy Cohen (Peter Gallagher), decide llevárselo a casa y al final la familia lo acaba adoptando. Los Cohen viven en una mansión en Orange County (de ahí el nombre de la serie), donde caben veinte pisos como en el que solía vivir Ryan. Además tienen casa de la piscina, donde él se instala y escenario de escenas clave aparte de lugar de confesiones y charlas entre Ryan y Seth (Adam Brody) hijo único de los Cohen.

Seth y Ryan. (Fotograma de la serie)

Seth y Ryan. (Fotograma de la serie)

Ryan, a pesar de parecer un malote, es un buen chico que solo necesita algo de buena influencia y  enseguida encaja con Seth; son el día y la noche. Seth es el típico chico delgaducho, nada popular, al que le gustan los comics y los video juegos. Está enamorado de la chica guay del instituto, Summer (Rachel Bilson), que no tiene ni idea de que existe. Pero Ryan llega para cambiar la vida de todos. Seth, al aparecer en las fiestas con él. empieza a ganar popularidad y al final los dos chicos junto con Summer y su mejor amiga Marissa Cooper se hacen amiguísimos. Por supuesto el amor surge, como no podía ser de otra manera, entre Summer y Seth y Ryan y Marissa; pero el drama está a la vuelta de la esquina, y es que si los Cohen ponen el toque de humor, el drama está a cargo de Marissa. El problema es que Marissa ya tiene novio, el típico chico guapo, de familia adinerada que su madre aprueba pero que en realidad no es tan perfecto. Esta situación crea tensión y varias peleas, ya que sólo hay sitio para un malote en O.C. y ese es, por supuesto, Ryan Atwood.

Summer, Marissa, Seth y Ryan. (Imagen de Fox)

Summer, Marissa, Seth y Ryan. (Imagen de Fox)

Durante las cuatro temporadas que tiene la serie van apareciendo diferentes personajes secundarios, que están ahí para crear más dramas y triángulos amorosos. Si tuviera que elegir la temporada más melodramática esa sería la tercera. A pesar de lo fáciles que penséis que son las vidas de los cuatro protagonistas debido a los lujos que les rodean, todo a su alrededor parece convertirse en un problema. Son especialistas en victimizar en especial a Marissa. Al final de esta temporada Marissa muere en un accidente de coche, justo después de su graduación en los brazos de Ryan. Ni el mejor culebrón de media tarde podría ofreceros esto. Además añadidle alguna muerte más, traiciones, venganzas, infidelidades… Para ser sinceros esto es un culebrón disfrazado de serie adolescente.

La cuarta temporada fue la última y hay que decir que la ausencia de Marissa se notó pero para mejor. Después de tres temporadas de excesivo e innecesario drama se agradece que todo el mundo esté más relajado; además la serie adquiere un tono más cómico. No todo el mundo opinó igual y tras la marcha de Marissa la audiencia bajó y la serie fue cancelada.

Algo curioso a destacar acerca de la serie es como los actores secundarios triunfaron mucho más después de la serie que sus protagonistas. Por ejemplo, la niña que interpreta a la hermana pequeña de Marissa en la primera temporada es nada más y nada menos que Shailenne Woodley. Y ¿os suena el chico de la foto? Efectivamente, es Chris Pratt antes de convertirse en un guardián de la galaxia.

El pasado hippie de Star Lord. (Imagen de Fox)

El pasado hippie de Star Lord. (Imagen de Fox)

Ben McKenzie consiguió en 2014, siete años después de fin de la serie, un papel principal en la serie Gotham. ¿Y como os quedáis si os digo que protagonizó una película, Junebug (2005), junto a la actriz nominada al óscar Amy Adams? Otro dato curioso es que en 2013 se anunció que la serie tendría su versión turca, Medcezir.

Después de The O.C. no hubo ninguna otra serie adolescente que me enganchara tanto como esta. Quizás me cansé de tanto drama, pero siempre tendrá un hueco especial en mis recuerdos de adolescencia. Si el rollo telenovesco no os convence, quizás lo haga el hecho de que la serie puede presumir de tener una buena banda sonora, The Killers, Death Cab, Kaiser Chiefs, Gorillaz…que influyó mucho en mis gustos musicales actuales.

Me despido con el opening de la serie, ese que hará que os entren ganas de pasar un día en las vidas de culebrón de los jóvenes adinerados de O.C.

La imagen de portada pertenece a Warner Bros.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR