Nostalgia| 'Diez razones para odiarte'

A finales de los noventa probablemente la cara de Heath Ledger forraba las carpetas de muchos adolescentes. Porque, ¿quién no se enamoró de él después de ver Diez razones para odiarte (1999)?

Dirigida por Gil Junger –el resto de su filmografía gira en torno a la misma clase de películas, Teen Spirit o 10 Things I hate about Life-  tenía todos los números para convertirse en un éxito y convertir a sus protagonistas en ídolos adolescentes. Y es que tiene todos los ingredientes necesarios  para que esta clase de película triunfe. Tomad nota, se necesita: El guaperas popular y engreído, la chica guapa, popular y aparentemente superficial, un malote con un oculto lado tierno, un chico de buen corazón y una chica que pase de todos los personajes mencionados previamente; a esto le añadimos triángulos amorosos y ya lo tenéis. ¡Ah! También harán falta taquillas, porque nada sería lo mismo si al cerrar la puerta de tu taquilla no te encuentras al guaperas apoyado con pose sexy haciendo ver que no le importas. A pesar de ser una idea más que utilizada y reciclada es sinónimo de triunfo seguro.

Estrellas adolescentes y clichés

Esta película cumple con todas estas características. Está protagonizada por Heath Ledger, Júlia Stiles y un jovencísimo Joseph Gordon-Levitt. Su argumento es más que predecible, pero admitámoslo, acaba enganchando. Kat Stradford (Julia Stiles) y Bianca Stradford (Larisa Oleynik) son dos hermanas que no pueden ser más diferentes. Kat es feminista, introspectiva e inteligente, mientras que Bianca es la guapa de gustos superficiales. Ambas tienen prohibido por su padre ultra protector salir con chicos mientras estén en el instituto. Kat, al ser la antisocial de la familia, lo lleva bien; Bianca teme que esa estricta norma la condene al ostracismo. Un buen día, después de la interminable insistencia de Bianca, su padre decide cambiar las normas, la nueva regla es que Bianca podrá salir cuando lo haga Kat. De poco le sirve ese cambio a Bianca ya que su hermana mayor nunca sale.

Kat y Bianca

Kat y Bianca

En el instituto se corre la voz sobre la nueva norma en casa de los Stradford, momento que aprovecha Cameron (Joseph Gordon-Levitt) -que lleva enamorado de Bianca des del primer día que llegó al instituto- para idear un plan junto a su amigo Michael (David Krumholtz) para conseguir una cita con Bianca. Cameron y Michael convencen a Joey, el guaperas, para que pague a Patrick (Heath Ledger) para que salga con Kat, ya que nadie quiere salir con ella por su mal genio y agresividad y Patrick es el único que se atreve hacerlo.

Cameron y Michael hacen creer a Joey que ellos no sacan nada consiguiendo que Bianca salga, lo único que piden es que este les salude por los pasillos del instituto. Patrick consigue convencer a Kat para que salga con él. Por lo tanto Bianca sale también, pero acaba descubriendo la verdadera personalidad de Joey, momento que Cameron aprovecha para hacerse notar. Finalmente, y como era de esperar, Bianca y Cameron se enamoran; Kat y Patrick también, pero en el baile de final de curso (punto álgido de toda película adolescente),  Kat descubre que Patrick salía con ella por dinero. Después de esa desilusión, ella escribe como proyecto para la clase de literatura un poema sobre esta mala experiencia titulado Diez razones para odiarte, un poema que lee delante de toda la clase y de Patrick. Al final, hay una declaración de amor y todos sabemos cómo acaba esto…

Reacción a la pregunta: ¿Quieres salir con Kat?

Reacción a la pregunta: ¿Quieres salir con Kat?

A pesar de todo lo estereotípica que pueda ser la película, no es la peor americanada adolescente que podemos encontrar ahí fuera. Tiene sus momentos cómicos y un divertido número musical,  como si de una película de los ochenta se tratara, algo así como John Cusack sujetando un radio cassette bajo tu ventana. Esta vez es Heath Ledger cantando Can’t take my eyes off of you acompañado por la banda del instituto. Aquellos que han visto la película seguro que no lo han olvidado.

Finalmente, y quizás lo que más sorprenda de esta trillada historia, es que, Diez razones para odiarte está inspirada en la obra de Shakespeare  La fierecilla domada. Los nombres de las protagonistas de la película guardan gran parecido con las dos protagonistas de la obra, Catalina y Blanca. Patrick comparte apellido con el protagonista masculino de la obra, Verona. Además, La Fierecilla Domada tiene lugar en Padua, nombre del instituto al que asisten los protagonistas del filme. El argumento también guarda varias similitudes con la obra. Y es que, cuando se trata de enredos amorosos y comedia, poco queda ya por inventar. Recurrir a Shakespeare es, al parecer, una apuesta segura.

Imágenes de Touchstone/Buena Vista.


T'agrada la nostra feina?

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR