Mujeres, clásicos y más: la ficción histórica de 2018

“Las historias que contamos sobre nosotros mismos se forman a partir de los grandes relatos paradigmáticos que habitamos”.

Así reflexionaba A. S. Byatt sobre la estrecha relación entre la narrativa, la historia y la identidad. “Las vidas humanas se pensaban en los términos de los relatos bíblicos”, más tarde, en los de la épica nacional, aunque “(antes y después estaban los cuentos de hadas y los relatos filosóficos)”.[1] Es un cliché decir que para comprender el presente hay que conocer el pasado, igual que lo es señalar la insistencia de algunos estados en volver una y otra vez a un período histórico (la Guerra Civil o los Siglos de Oro para la ficción española, la época victoriana o la Segunda Guerra Mundial para la británica), o comentar que las adaptaciones compulsivas de la BBC provienen de la estrategia cultural de Margaret Thatcher.

Parece que en los géneros audiovisuales las narrativas de época gozan de gran prestigio: de las diez películas nominadas en la última edición de los Globos de Oro, seis se podrían considerar de época. 2018 promete una buena cosecha de ficción histórica: repasemos las tendencias.

Grandes Mujeres de la Historia

The Crown

The Crown / Fuente: Wired.

“De época” no es un género concreto, sino que engloba una gran variedad de textos. Uno de los subgéneros más conocidos es el del biopic o relato biográfico, que -permitidme la generalización- tiene la costumbre de ensalzar hombres blancos de mal carácter o mala suerte que hicieron Grandes Cosas por la humanidad y que suele traer premios al actor principal y a la actriz que interpreta a su sufriente esposa. Las ficciones históricas más recientes de TV3 -Els fills del sol y Pau, la força d’un silenci- pertenecen a esta categoría, que también parece ser la favorita de la televisión pública española: en los últimos años ha subrayado el relato nacional hegemónico con Isabel y Carlos, Rey Emperador.

Este año, sin embargo, viene cargado de biopics con nombres de mujer tanto en el título como en los créditos. Los protagonizarán escritoras -Mary Shelley (dir. Haifaa al-Mansour) y Vita and Virginia (dir. Chanya Button)-, deportistas -Yo, Tonya (dir. Craig Gillespie)-, reinas -Mary Queen of Scots (dir. Josie Rourke)- y asesinas -Lizzie (dir. Craig William Macneill). Si estiramos la definición de biopic hasta el límites olímpicos, tal vez podamos incluir Mary Magdalene (dir. Garth Davis). Harriet (dir. Seith Mann), basada en la historia de Harriet Tubman, sigue sin fecha de estreno, mientras que de Queen Charlotte solo tenemos una entrada en IMDB. Habrá que esperar al estreno de Arde Madrid (Movistar+), que gira alrededor de Ava Gardner, para ver si cuenta.

The Crown (Netflix) es tal vez el biopic serializado más galardonado del año; aun siendo correctísima, su convencionalidad es algo decepcionante; todavía no hay fecha para la tercera temporada. ¡Llama a la comadrona! (BBC) ya ha superado las memorias en las que se basa y ha pasado a la categoría de ficción histórica, pero sigue ofreciendo una interesante mezcla de melodrama y realismo social. También vuelve Victoria (ITV), de la que hablamos en este artículo. Si buscáis una serie que experimente, que cuestione la narrativa que ella misma crea, y que nos recuerde que un personaje histórico acaba siendo una construcción que nos apropiamos para contar el relato que queremos, mejor optad por Alias Grace (CBC/Neflix), Wolf Hall (BBC) o Black Sails (Starz).

El cánon que no muere

Troy: Fall of a City / Fuente: IMDB.

La etiqueta heritage (“legado”) se aplica a dramas históricos -muchas veces revisiones de clásicos literarios- que hacen gala de todo lujo de detalles de producción y articulan narrativas burguesas. [2] El heritage cinema tiende a mantener ideologías dominantes aun cuando incluye perspectivas feministas -representando los efectos del patriarcado sobre las heroínas, por ejemplo- o cuando se narra una historia original, ya que se suelen cerrar los relatos no con la emancipación política sino con la satisfacción individual dentro de una relación heterosexual. [3]

No hay año en que no se adapte una Gran Obra del canon occidental; Cumbres borrascosas volverá al cine (dir. Elisaveta Abrahall), mientras que en la televisión se podrá ver La feria de las vanidades (ITV/Amazon), La dama de blanco (BBC), Los miserables (BBC) y Troy: Fall of a City (BBC/Netflix), inspirada en la Ilíada; La guerra de los mundos (BBC) aún no tiene fecha de estreno. La película Ophelia (dir. Claire McCarthy), basada en la novela de Lisa Klein, ofrecerá una revisión (¿feminista?) de Hamlet.

El año pasado trajo adaptaciones de todo tipo; desde las más correctas como Howard’s End (ITV) hasta las más emotivas -Little Women (BBC) y Anne with an E (CBC/Netflix), pasando por la perturbadora Lady Macbeth (dir. William Oldroyd). Pocas adaptaciones son capaces de tomar un relato canónico y someterlo a un tercer grado -¿qué eres? ¿quién se beneficia de tu existencia? ¿qué atrocidades has justificado? ¿qué escondes? ¿quién vive en tus márgenes, al cobijo de tu sombra? ¿te crees relevante? ¿qué legado nos has dejado?- pero la ya mencionada Black Sails lo hizo con La isla del tesoro, y las demás adaptaciones de los clásicos no han vuelto a ser lo mismo.

Toda historia es ficción...

1515770621_169021_1515770691_noticia_normal

La Peste / Fuente: Diario AS.

Pero hay ficciones más ficticias que otras. Hay muchísimos relatos originales que combinan las aventuras -tanto la acción literal como la emocional- con el espectáculo visual de las ambientaciones históricas: esta es la apuesta de La Peste (Movistar+). Britannia (Sky), ambientada durante la invasión romana de Gran Bretaña, promete mujeres protagonistas -aunque tal vez todo quede en promoción, como ocurrió con Godless. The Luminaries (BBC) aún no tiene fecha de estreno, pero la novela original de Eleanor Catton nos hace esperar un relato tenso y complejo, donde el género, la raza y la clase tienen un papel crucial en la construcción y el desarrollo de los personajes, y donde las estructuras y herramientas del hecho de narrar una historia tienen consecuencias en la acción. (Adivinad qué otra serie hizo esto. Os lo digo. Fue Black Sails. [4]).

Entre las que regresan en 2018 están Harlots (Hulu), que cuenta con nuestro sello de aprobación, Las chicas del cable (Netflix), de la que al menos celebramos su existencia, y Outlander (Starz), a la que la categoría “de época” se le queda pequeña. Poldark (BBC) y Taboo (BBC) volverán -en algún momento-, pero para Peaky Blinders (BBC) habrá que esperar un año más.

Aunque el patrón común de estas producciones sigue siendo el aferramiento a las monarquías y las aristocracias -incluso cuando se hace en el nombre del empoderamiento femenino- y a las historias que ya se han contado una y otra vez, proyectos como Harriet y Harlots demuestran que hay muchos relatos enterrados en los libros históricos más allá del de la norma y la excepción. La carta a los Reyes Magos de 2018 va cargadita.


Imagen principal: 'Britannia' / Fuente: Sky.

[1] Byatt, A. S. On Histories and Stories. Harvard University Press, 2001, pp. 65

[2] Aescheid, Antje. "Safe Rebellions: Romantic Emancipation in the 'Woman's Heritage Film'", pp. 1.

[3] Aescheid, pp. 9.

[4]
dac


T'agrada la nostra feina?

Jana Baró

Jana Baró

Doctoranda en literatura inglesa de entreguerras. Investigando sobre historia, moda, fandom y comunidades lectoras.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR