'Master of None': experiencia directa y observación

Master of None es una dramedia (género que mezcla comedia y drama) creada por Aziz Ansari para Netflix en la que él protagoniza a un actor mediocre, Dev.

La serie estrenó su segunda y última temporada el mes pasado y se ha establecido como uno de los grandes éxitos de crítica y público de Netflix. Yo llegué tarde a la fiesta, empecé a ver la serie la semana pasada, por recomendación de un amigo, y terminé las dos temporadas en tres días.

Master of None navega de manera eficiente y sorprendentemente natural entre la comedia romántica y la denuncia y sátira social. No es la primera comedia romántica con protagonista de ascendencia india, en The Mindy Project, el proyecto estrella de Mindy Kaling, la protagonista es ella misma, hija de inmigrantes indios con físico no heteronormativo. Mientras que The Mindy Project se centra sobre todo en el aspecto de comedia romántica y, tal vez de manera intencional, casi no referencia cuestiones de racismo o machismo, Master of None enfoca de manera directa estos problemas en episodios que giran precisamente en torno al racismo, la experiencia inmigrante o el acoso sexual.

Racismo y la experiencia migrante

Aziz Ansari, el creador de la serie, es muy consciente de la importancia de su identidad como hijo de migrantes indios. En uno de los mejores episodios de la primera temporada se ven las diferentes experiencias migrantes de los padres del protagonista y de un amigo, así como las diferencias culturales entre ellos, nacidos en Estados Unidos y sus padres.

Aziz Ansari también referencia directamente el racismo en la industria audiovisual. Denuncia las representaciones de personajes indios por parte de actores blancos, muchas de ellas perpetuando estereotipos negativos,  y muestra las prácticas habituales de la industria, como pedir que el actor indio finja un acento para parecer más "auténtico "o la" imposibilidad " de contratar más de un actor o actriz de raza no blanca para una serie: "no podemos contratar a más de un actor indio ya que entonces sería una serie sobre indios-.

En la segunda temporada, Master of None nos ofrece un episodio magnífico que se aleja de la visión del Nueva York al que estamos acostumbrados en la ficción televisiva. Los personajes son un portero de un edificio de un barrio rico, una chica sorda preocupada por su vida sexual y un taxista de Burundi. El foco de la experiencia de estos personajes nos muestra un Nueva York muy alejado del estereotipo de sit-coms como Friends, How I Met Your Mother o Sexo en Nueva York, donde todo el mundo es blanco, rico y no existe la diversidad funcional.

Evidentemente en episodios de treinta minutos no se puede profundizar temas tan complejos como el racismo, la experiencia inmigrante o la interculturalidad, pero es importante que hayan encontrado un espacio principal en episodios exclusivamente dedicados a estas cuestiones en una serie que, aunque construya una narrativa basada en la comedia, plantea un análisis maduro en un mundo de sit-coms apaga-cerebros.

master-of-none

Machismo y representación LGTBI desde la observación

Aziz es ambicioso y no sólo habla de su propia experiencia, sino que también ejerce una crítica del machismo sistémico. Su enfoque es curioso ya que se hace desde la observación, es consciente de que él no es el receptor del machismo y da voz a otras protagonistas que actúan como representantes.

En un episodio que gira alrededor del machismo y el acoso, se muestra la diferencia en la experiencia de volver de un bar de noche entre hombres y mujeres, en una escena aterradora y muy familiar para nosotras. En el episodio él escucha sorprendido cómo sus amigas le cuentan casos de machismo que han sufrido, desde comentarios sexuales en las redes sociales, hasta acoso en la calle o muestras de machismo en el trabajo. El episodio me recordó a una cena con amigos en la que las mujeres de la mesa explicábamos las múltiples ocasiones en las que alguien nos había acosado en la calle, en una fiesta o en las redes sociales y, mientras nosotras nos reíamos y asumíamos estas experiencias como algo habitual los hombres de la mesa se miraban horrorizados entre ellos, sin ser conscientes de la realidad paralela que vivía la mitad de las comensales. Ver un traslado tan directo de esta experiencia a una serie de Netflix fue una sorpresa más que agradable.

En la segunda temporada el episodio de Acción de Gracias se centra en la experiencia de la mejor amiga del protagonista, Denise, como mujer negra y lesbiana en diferentes etapas de su vida, desde la infancia hasta la madurez. El episodio es magnífico en el tratamiento complejo de la homosexualidad y el racismo. En un momento especialmente punzante, la madre de Denise le dice: "Eres mujer y eres negra, ya lo tienes bastante difícil y ahora añades esto". En este episodio, Aziz vuelve a establecerse como observador y su personaje, Dev, pasa a un segundo plano, mientras se desarrollan los diferentes altibajos de la relación de Denise con su familia.

thanksgiving

Sit-com vs sátira

El equilibrio entre la comedia romántica y la sátira social siempre es difícil. Mientras que en la primera temporada la transición entre episodios de trama y sátira es más orgánica, en la segunda temporada los episodios de trama "sobran" mientras que episodios con temas centrales de sátira son mucho más interesantes narrativamente. Es posible que sea por la diferencia entre la relación romántica principal de la primera temporada, madura y emocionalmente inteligente con la de la segunda, poco orgánica, inmadura y, francamente, difícil de empatizar con ella que hace que los episodios que se centran en esta trama, no lleguen al nivel de los demás.

Por otra parte, la segunda temporada también presenta un conflicto de acoso sexual que, lejos de adquirir relevancia narrativa, se presenta como un conflicto centrado en Dev, dejando en segundo plano la experiencia de las mujeres acosadas, convirtiéndolo todo, casi, en un conflicto laboral del personaje principal masculino. Por último, cabe destacar que los intereses románticos del personaje principal caen siempre en mujeres con un físico heteronormativo, mientras que la representación masculina goza de más diversidad.

Sin embargo, Master of None es una serie que establece una sátira acertada, poco común y muy importante en el actual contexto social y político. Es absolutamente recomendable. Os reto a verla y no engancharos al humor de Aziz Ansari quien, a través de una serie que hubiera podido ser una rom-com blanca y tópica, explica cosas importantes y relevantes.

Las imágenes son fotogramas de la serie y pertenecen a Netflix.

Nora Soler

Nora Soler

Diseñadora especializada en comunicación interactiva. Ilustra y escribe para Zena.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR