Angeles_Brinon

"Las medidas en la empresa que sólo se aplican a las mujeres son una trampa"

ÁNGELES BRIÑON. Tengo 64 años, pareja y dos hijos, un hijo y una hija. Soy de un pueblo de Salamanca y vivo en Madrid desde hace muchos años, donde he desarrollado prácticamente toda mi carrera profesional. Hace 10 años creé la empresa Brizas Audigen, donde desarrollo mi actividad de formación y asesoría en temas de género e igualdad de oportunidades tanto en empresa como en administraciones públicas. Escribo en algunas revistas además de en mi blog, elaboro materiales de formación y tutorizo cursos online.

¿Cómo empiezas con Brizas?

En Brizas trabajaba sobre todo en temas de formación relacionados con recursos humanos, comunicación y el trabajo en equipo y liderazgo. Al empezar a incluir la formación de género se me abrió un campo mucho más amplio y completo. Y di un salto de autónoma a empresa. En estos momentos, Brizas Audigen es una microempresa y es autoempleo.

¿Hay más auditoras de género?

Sí que hay auditoras de género, tal vez no tantas, porque es un mercado en el cual, cuando se ha visto que hablar de género era rentable, las grandes auditoras también han empezado a meterse en este terreno sin tener ninguna especialización. Las auditorias como la mía son empresas pequeñas que nos dedicamos a la asesoría y a la formación, que ahora mismo es lo que más se está desarrollando.

¿Qué supuso para tí participar en el estudio "Entre Cronos y Ceres. Conciliar en el tiempo y en el espacio”?

Fue el salto definitivo para dedicarme a la igualdad y hacer un cambio de estilo en mi carrera profesional. Fue cuando empecé a trabajar en género. Hasta ese momento había trabajado en empresas impartiendo otro tipo de formación, y a partir de aquí trabajé como técnica de igualdad. En este proyecto elaboré para siete grandes empresas diagnósticos de igualdad de oportunidades e impartí formación a empresas a personal directivo. Fue lo que me abrió el campo para dedicarme a la igualdad.

¿Debería haber un decálogo o debería estar regulado que las empresas aplicar políticas de igualdad de género?

La Ley de Igualdad del 2007 establece que las empresas de más de 250 trabajadores y trabajadoras tienen la obligación de elaborar planes de igualdad. Es aconsejable también para las PYMEs. El Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad subvenciona cada año a PYMEs para que elaboren planes de igualdad. También otorga el "Distintivo de Igualdad en la Empresa" a empresas que están comprometidas con la Igualdad de Oportunidades.

Pero la realidad es otra...

En este momento, las empresas que tienen la obligación de elaborar planes de igualdad no los están elaborando. Cuando los elaboran es puro trámite. Es cierto que hay algunas empresas que se están comprometiendo con la igualdad, pero con cosas más concretas o parciales, nunca un plan integral que implicaría un plan de igualdad.

¿Hay datos sobre la igualdad de oportunidades a la que te refieres?

Actualmente la realidad más clara es que no hay igualdad. Las mujeres en este momento están mejor formadas que los hombres, representan más del 60% de licenciadas en la universidad y con mejores notas, sin embargo el número de mujeres en puestos directivos es muy bajo. Por ejemplo, la Ley de Igualdad señala que las empresas que cotizan en bolsa (IBEX 35) tienen que tener paridad, con un mínimo de 40% mujeres y 60% hombres, y la realidad es que sólo hay en torno al 12% -13% de mujeres directivas. Otro gran problema es la brecha salarial de género. Las mujeres siempre cobramos menos haciendo el mismo trabajo, depende de las estadísticas estamos hablando entorno al 16 - 24% de brecha salarial. También hay que tener en cuenta la brecha digital.

Explica.

El acceso de las mujeres a carreras más técnicas o relacionadas con nuevas tecnologías es muy limitada. Por lo que podemos hablar de desigualdad de género, no igualdad.

Las empresas a las que asesoras, ¿acuden a ti por movimientos internos de trabajadores o por voluntad?

Cuando he hecho asesoría de género ha sido dentro de un programa como el de "Cronos y Ceres" o programas municipales de Ayuntamientos que deciden dar premios a la igualdad y hacen diagnóstico de género. En este caso las empresas tienen interés en ser reconocidas como empresas comprometidas con la conciliación. Mi trabajo siempre ha sido realizar diagnóstico y diseñar e impartir la formación en igualdad.

Según tu experiencia, ¿qué diferencia hay entre una empresa dirigida por hombres y otra por mujeres?

Sólo he trabajado con una empresa dirigida por una mujer, pero los datos y estadísticas que hay indican que en las empresas dirigidas por mujeres tienen una política distinta. Las mujeres ejercen un estilo de liderazgo transformacional, se ocupan más de las personas. Hay mejor ambiente, tienen en cuenta la conciliación, son más realistas a la hora de enfocar medidas que faciliten que las personas puedan desarrollar su vida profesional, personal y familiar.

En el sentido de poner la zancadilla, ¿las mujeres somos más competitivas?

Hablar de competitividad de las mujeres depende en el sentido que se hable. Se dice que las mujeres somos menos competitivas a la hora de, por ejemplo, negociar el salario, al tiempo se dice que las mujeres son competitivas entre ellas. Yo creo que es un mito a desmontar. ¿Por qué las mujeres vamos a competir con otras mujeres? Tenemos que competir con todo. ¡No se nos facilita nada!

¿Y en el sentido de ambición?

El mercado laboral ha forzado a las mujeres a luchar más, tenemos que estar en una predisposición siempre más proactiva. A los hombres les vienen más dadas las cosas, las mujeres se lo tienen que trabajar más porque no les facilitan nada. El hecho de ser hombres o mujeres está condicionado por nuestra socialización. A las mujeres se nos ha socializado para quedarnos un poco al margen. Las mujeres que no quieren quedarse al margen, que cada día son muchas, se encuentran en una posición más proactiva y trabajar de forma muy directa para conseguirlo.

El hecho de que haya pocas mujeres en altos cargos, ¿es machismo, falta de conciliación o hasta qué punto es voluntario?

Es un cúmulo de circunstancias. Estamos es una sociedad patriarcal donde prima el poder masculino. Me gusta del término que utiliza Celia Amorós "pactos entre pares": si tengo que nombrar a un directivo quiero a alguien que esté a mi lado, con quien pueda charlar al mismo nivel. Esto funciona todavía mucho en las empresas, hacer negocios entre hombres. Evidentemente, la conciliación afecta. ¡Cómo no va a afectar! Si en la cultura se nos impone a la mujeres ser las grandes cuidadoras de la familia. Esto está tan metido en nuestra mentalidad, que incluso cuando no lo hacemos, la carga que llevamos es una mochila que nos han puesto encima. Además las empresas nos discriminan aunque no lo hagamos, es lo que se llama "discriminación estadística", es decir, por el mero hecho de ser mujeres, la empresa te discrimina porque puedes llegar a ser madre, puedes faltar a trabajo... Puede que haya mujeres que no les interese llegar a un puesto directivo. También tenemos que pensar en qué situación se encuentran. Muchas no quieren tal vez porque la carga es excesiva, se encuentran con que en los consejos de dirección, donde el esfuerzo que tiene que desarrollar es máximo, no se las escucha. Las estadísticas dicen que a las mujeres, en las reuniones de empresa, se las escucha menos.

Aún hoy en día en las entrevistas se pregunta a la mujer si está casada o si piensa tener hijos.

La legislación no admite este tipo de preguntas, pero se están haciendo. Me comentaron el otro día el caso de una mujer a la que la empresa le iba a pagar un curso de formación de alto nivel, y para que se lo pagaran tuvo que firmar un contrato en el que se comprometía a no quedarse embarazada en tres años.

¡!

Las preguntas típicas de "cuál es tu objetivo en la vida", "piensas tener hijos" se siguen a haciendo, de forma más soterrada o más sutil. No es normal, esto no se le pregunta a un hombre. Lo que nos viene a decir esto es que la maternidad discrimina. Se puede hacer políticas de familia, de apoyo a la maternidad... pero mientras no eliminemos la discriminación por la maternidad no avanzaremos nada.

¿Qué le parece que Alemania imponga cuotas en los consejos de administración?

Cuando se habla de cuotas tenemos que pensar que son cuotas para llegar a la paridad. Las cuotas no son más que un recurso para facilitar que las mujeres lleguen a los puestos que la sociedad les ha vetado. En Dinamarca se impusieron cuotas en las empresas hace aproximadamente 10 años, y hay paridad en este momento. Aunque es pronto para hacer valoraciones, parece que son positivas. Yo soy partidaria de la paridad, y si para ello son necesarias las cuotas, que haya cuotas.

¿Porqué es importante el liderazgo femenino, qué aporta?

De momento lo que aporta es la visión del 50% de la sociedad. Las mujeres somos el 50% de la sociedad y se nos ha vetado, la opinión de las mujeres se ha limitado. Los hombres han hecho políticas, tanto públicas como en las empresas, que no creo que hayan sido un ejemplo de nada. Nos han llevado a unas situaciones que parece que las mujeres vayamos a hundir el mundo. Está por demostrar. En los países nórdicos hay muchas mujeres y parece que son las que están saliendo adelante con políticas nuevas. Lo ideal sería que sean mujeres con ideas claras sobre igualdad de oportunidades para dar un giro social distinto, es decir, para crear una sociedad diferente. Eliminar a las mujeres de los puestos dirección es limitar el talento, es no dejar que mujeres formadas estén en los puestos que les corresponden.

Ana Patricia Botín, por ejemplo, tienes más hombres que mujeres en el consejo de administración.

El hecho de que haya mujeres no quiere decir que todas tengamos una mentalidad sobre igualdad y de la lucha por cambios. Hay mujeres en este momento, tanto políticas como empresarias, que no luchan por esto. Lo ideal sería que haya mujeres que les importe la igualdad, que trabajen por el cambio, por una sociedad diferente en la que mujeres y hombres estemos representad@s. En cualquier caso, siempre que haya mujeres, bienvenidas sean.

Las mujeres que ocupan altos cargos, como Christine Lagarde, Cristina Kichner, Angela Merkel, Dilma Roussef o Michel Bachelet, ¿se les juzga por sus actos como se juzga a los hombres?

El hecho de ser mujer, en los grandes puestos, se mira de otra forma. Se mira de otra forma desde el mismo momento en que se cuestiona incluso cómo van vestidas, cosa que nuca se va a hablar de un hombre. Se cuestionan sus actitudes. Las mujeres que has nombrado en estos momentos tienen fuerza, tienen una identidad. Son mujeres que no se las cuestiona tanto de esta manera. Cuando ves titulares en la prensa piensas "¿dirían esto de un hombre?". ¿Cuántos hombres directivos están metiendo la pata, y están tomando medidas impopulares? Y no se les cuestiona de la misma forma. El hecho de ser mujer y estar en puestos altos todavía condiciona. Vivimos en una cultura muy machista y patriarcal. En esto tampoco podemos estar exentas las mujeres. No pensemos que el machismo es cosa de hombres. Mujeres y hombres vivimos en una cultura de claro predominio masculino.

También hay la parte crítica que piensa que el mero hecho de ser mujeres, lógicamente, no significa que sean ejemplares o buenas en su trabajo.

Me gusta mucho cuando Amelia Valcárcel defiende el derecho de las mujeres a ser malas. ¿Por qué exigimos tanto a las mujeres? Que se nos juzgue por los mismos parámetros que se juzga a un hombre. Ni más ni menos. Me gustaría que hubiera mujeres con mentalidades claras, con mentalidades diferentes, pero no les exijamos más por el hecho de ser mujeres.

¿Qué base hay en las afirmaciones de Mónica Oriol, cuando dijo que no quería contratar a mujeres en edad fértil?

Lo que hizo fue poner sobre el tapete lo que está haciendo, discriminar por razón de maternidad. Pero es cierto, el hecho de ser madres hace que no se contrate a las mujeres. Ella puso en evidencia este hecho. Ha salido una notica de la Confederación Empresarial de Madrid, CEIM, que habla de dar un permiso de excedencia de un año por maternidad. ¡Cuidado! Todo lo que sean permisos de la maternidad va en contra de la inserción laboral de las mujeres. Se habla de proteger a la familia, la maternidad, pero se está perjudicando a las mujeres. Si ya con 16 semanas la maternidad discrimina, ¡imagina un año! También ha salido que Nestlé va a dar 20 semanas de maternidad a padres y madres. Si hablas de 20 semanas para padres y madres, habla de maternidad y paternidad. Los padres sólo tienen 15 días de permiso. Entonces, si se trata de eliminar la discriminación por maternidad, igualemos los permisos. No se puede ampliar los derechos de maternidad hasta que los padres no tengan los mismos derechos, y las mismas obligaciones.

Facebook propone la congelación de óvulos para sus trabajadoras. ¿Conoces a mujeres con esta inquietud? ¿Es razonable la propuesta?

Evidentemente no lo es. Trata a las mujeres como objetos. Aparentemente las está protegiendo, pero una empresa no es quien para decidir cuándo tienes que ser madre. Ni siquiera las estás protegiendo, porque si congelan los óvulos tres años, ¿les garantizas un trabajo si luego decide ser madre? Me parece inadmisible que alguien tome la más mínima decisión de cuándo una mujer tiene que ser madre. Si consideras que es importante que desarrolle su carrera profesional, facilita la corresponsabilidad de los cuidados, facilita que sean los padres quienes cuiden. Si el trabajo de cuidados se reparte entre padres y madres, la mujer ya no falta tanto al trabajo. Faltan los dos por igual. La sociedad necesita que nazcan niños y niñas, es algo que hay que tener en cuenta.

¿Alguna medida relevante del Ministerio de Igualdad en la anterior legislatura?

El Ministerio de Igualdad ya no lo es tanto, porque desde el momento en que se unifica con sanidad y servicios sociales la igualdad queda un poco relegada. No quiero ser negativa, pero no veo políticas nuevas. Por ejemplo, se está hablando de una ley para la igualdad salarial, pero estas cosas hay que completarlas con políticas más amplias. La última medida que recuerdo fue un plan de protección a la familia, que consiste en que las mujeres que se jubilen a partir del 2016, tendrán un 5% más de pensión de jubilación, y un 10% si tienen dos hijos. Esto no tiene ningún sentido. Hoy en día muchas mujeres tienen pensiones muy inferiores a la de los hombres, si se quiere de verdad apoyar a las mujeres toma medidas para ahora. Incentivar la maternidad con un 5 o 10% me parece irreal. No me parece una medida en absoluto positiva.

¿Es un Ministerio poco visible?

Realmente sí. Desde que perdió la denominación de Ministerio de Igualdad, está un poco parado y no tiene grandes alternativas. Ha hecho algo que pienso que es muy negativo, unir la dirección general de igualdad con el Instituto de la Mujer, con lo que el instituto ha perdido esa fuerza simbólica que tuvo desde el principio, está perdiendo competencias.

Hay muchas asociaciones y redes de mujeres empresarias. ¿Son efectivas realmente? ¿Hay sinergias? Da la sensación que simplemente es un sitio al que tú te inscribes y ya está, que el resto tiene que ser iniciativa propia y no de la asociación o red a la que perteneces.

Conozco algunas asociaciones, y la verdad es que hay algunas más comprometidas con la igualdad de oportunidades y de género, aunque son asociaciones que tienen menos fuerza. Sí que creo importante que haya asociaciones de empresarias, ojalá hubiera sinergias entre ellas y trabajaran juntas, pero todo tiene un camino. Las mujeres se asocian más pero a niveles más reducidos, menos conocidos, aunque sí con un compromiso por la igualdad de género.

A la mujer, ¿se le exige más en el trabajo?

Y además cobrando menos. Se nos exige que seamos grandes profesionales, que además vayamos bien vestidas, se espera que seamos una buena madre, una buena esposa, y no te olvides de ser una buena hija. La carga emocional que hay sobre nosotras es muy alta. En el trabajo, siguiendo esta lógica, siempre se nos exige más, sin embargo se nos paga menos. Es una gran contradicción.

¿Cómo influiría la reforma horaria que se quiere plantear en las políticas de conciliación?

Si te refieres a reducción de jornada, es decir, jornada de 35 horas semanales, soy absolutamente partidaria. Todas las personas tendríamos que trabajar más o menos el tiempo, y ganar el mismo salario en función de los baremos establecidos, seamos hombre o mujer. No deberíamos trabajar tantas horas, lo que le facilitaría la conciliación y el reparto de trabajo. Si te refieres a los horarios flexibles, son positivos siempre que se apliquen a hombres y mujeres. A cualquier medida que se aplique sólo a las mujeres, yo digo no, porque al final es una trampa.

¿Qué políticas públicas podría impulsar el estado español para facilitar la conciliación?

Ampliar los permisos de paternidad, que los padres tengan 16 semanas igual que las madres. Después, tendría que haber escuelas infantiles de 0-3 años de calidad, abiertas y accesibles a toda la población. Ayudas a los servicios de atención a la dependencia para que haya acceso de calidad, para que las familias puedan dar efecto y ofrezcan atención de calidad.

Las ayudas del Estado para mujeres que quieren crear empresas, ¿son suficientes? ¿Reciben suficiente apoyo?

Ahora no sé exactamente qué medidas son. Pero las subvenciones para empresas que contratan a mujeres ya no están después de la reforma laboral. Lo que sí diría es que tiene que ser medidas claras, un apoyo real y que tengan en cuenta la circunstancia en la que están las mujeres dependiendo del sector al que se quieran dedicar. Lo mejor sería hacer políticas que no sean específicas para mujeres, sino para todas las personas. Pero partiendo de la base que previamente tienen que haber medidas para que la maternidad y los cuidados para la dependencia no sean un carga.

Patricia

Periodista

1 comment

  1. Ana 27 abril, 2016 at 10:07 Responder

    Siempre es lo mismo, cuando se habla de desigualdad laboral en hombres y mujeres sólo se acuerdan de los cargos de “mesa y silla” el llamado “techo de cristal” y que parece que sólo se consigue la igualdad real con esos trabajos de altos cargos directivos y ejecutivos de oficina.

    ¿Qué hay de empleos tradicionalmente ocupados por hombres, de cualificación media y que sigue hoy en día aún con menos mujeres que en los puestos directivos de las empresas? ¿Por qué no se habla de ello? ¿Por qué no se promueven ayudas para su contratación?

    ¿Qué hay de las mujeres mecánicas? Algunas pero ¿cuántas hay que manejen un torno o una fresadora? Menos aún… ¿y las valientes y luchadoras mujeres estibadoras del Puerto de Algeciras por un puesto igual que los hombres?

    Mineras, conductoras de vehículos pesados (camiones, grúas, autobuses, tractores…)…

    Y también, cuando se habla y se exponen ejemplos de mujeres con estos trabajos, en la prensa y en los medios públicos, siempre tienen que dejar claro que son femeninas (indirectamente) y que son madres (además así, con esta palabra) y a veces, hasta he llegado a leer (en prensa latino-americana) que hay que indicar hasta que no son lesbianas. ¿Acaso esto no sería otro modo tan cruel de discriminar? Y peor aún … que parece que se necesite una justificación para poder optar a esos trabajos, como para justificarse en plan “sí soy mujer mecánica o conductora pero soy madre eh!” … Y qué todavía las mujeres sean las que más se extrañan de que haya ciertas mujeres en ciertos puestos de trabajos “masculinos”…. Y con esa misma regla… serán las que eduquen a sus hijos y así siempre se verá normal el roll de mujeres en ciertos trabajos y hombres en otros.

    De eso ¿no habláis? Nunca se lucha por cambiar esto que está a pie de calle todos los días, ¿mujeres sólo para altos cargos y si no para limpiadoras, cuidadoras, profesoras y maestras, monitoras, teleoperadoras, oficinistas, vendedoras, azafatas, promotoras, peluqueras, esteticistas, ¿cocineras?, ¿pasteleras?, ….?

    En fin, ¡qué pena me da que siempre que se quiera hablar y luchar por la igualdad real se olvidan o no se acuerdan o no se dan cuenta de que hay más trabajos que no sólo el de dirigir empresas a los que no pueden acceder o no lo tienen tan fácil aún en el Siglo XXI las mujeres!

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR