'Lady Bird' y los rechazos de la adolescencia

AVISO: Esta crítica contiene SPOILERS de la película.

Lady Bird es la opera prima de Greta Gerwig como directora. Gerwig ya había participado como guionista en otras películas, entre las más conocidas dentro del cine mainstream, la comedia romántica Sin compromiso.

También la hemos podido encontrar al otro lado de la cámara bajo las órdenes de Woody Allen en A Roma con amor o en Frances Ha, película en la que también fue guionista. En su aventura como directora se ha rodeado de dos actrices de peso, sus protagonistas, Laurie Metcalf y Saoirse Ronan, que a pesar de su joven edad ya es un nombre conocido en Hollywood y colecciona un par de nominaciones a los premios Oscar. Lady Bird es una comedia dramática que se ha definido como una historia sobre la relación entre una madre y una hija, y aunque es verdad que la relación entre ambas tiene gran protagonismo dentro de la historia, yo la definiría más como un bildungsroman, una película sobre el coming-of-age de su protagonista.

Saoirse Ronan y Greta Gerwig (Imagen de EW)

Saoirse Ronan y Greta Gerwig (Imagen de EW)

Christine McPherson (Saoirse Ronan) o Lady Bird, como a ella le gusta ser llamada, está en su último año de instituto y como buena adolescente tiene una relación complicada con su madre, su hermano, los amigos, los profesores y los chicos. Lady Bird vive en Sacramento, es hija de una familia de clase baja con problemas económicos y estudia en un buen colegio católico, hecho que acentúa aún más todo lo que ella odia: no tener una casa grande y bonita como el resto de sus compañeros, no poder comprar vestidos bonitos o revistas de moda para leer en la cama porque, como le dice su madre (Laurie Metcalf),  “eso es algo que hace la gente rica”. Pero, sobre todo, Lady Bird odia Sacramento y sueña con escapar al este del estado donde, según ella, está la cultura.

tumblr_ovucs3h87k1rmyfvko2_400

Lady Bird rechaza quien es y de dónde viene, hasta el punto de mentir sobre dónde reside, ya que según ella “vive en el lado equivocado de las vías”; de alguna manera cree que merece más o necesita más y ese reniego hacia quien es es el principal motivo de disputa entre ella y su madre. Las peleas entre madre e hija son los momentos clave de la película, ya que muestran por qué ambas son como son y por qué sus personalidades chocan de esa manera. Son también los momentos donde las actuaciones de Metcalf y Ronan llegan a su máxima expresión, una en el papel de madre exigente pero afectuosa, la otra en el papel de adolescente rebelde. La relación entre ambas pasa del amor al odio en segundos. Aun así, es entrañable ver cómo, a pesar de esas grandes discusiones con su madre, Lady Bird acude a ella en busca de consejo o no esconde sus lágrimas y se derrumba ante ella cuando pierde la virginidad de la manera menos romántica posible.

Lady Bird rechaza, pero también es rechazada, por chicos y -por qué no incluirlo como rechazo también, siendo un momento trascendental dentro de la cultura norteamericana- por universidades.  No obstante, el primer paso que lleva a nuestra protagonista de nuevo hacia Christine es el rechazo que ella hace a sus nuevos amigos y a su pésimo segundo novio de instituto, para ir al baile de fin de curso con su mejor amiga, a la cual había dejado de lado. Finalmente, Lady Bird consigue su sueño y se marcha a la universidad al este del estado; la fría despedida de su madre rompe el corazón como si de una historia de desventurados amantes se tratara. En la maleta descubre unas cartas que su madre le había escrito pero tirado a la basura y que su padre (Tracy Letts) -antítesis de su madre y personaje entrañable- le ha metido en la maleta. Era necesario dejar atrás su ciudad y a su familia para darse cuenta de que aquello que tenía en realidad no estaba tan mal. El amor de una madre y la nostalgia traen de vuelta a Christine.

Madre e hija ( Imagen de Universal Pictures)

Madre e hija ( Imagen de Universal Pictures)

Greta Gerwig presenta un guion sencillo, pero es quizás en esa sencillez donde reside lo bonito de esta historia. Son muchas las películas sobre de adolescentes que intentan forjarse una identidad alejándose y renegando lo máximo posible de sus orígenes, pero Gerwig ha sabido darle ese qué especial. Sin duda, con la ayuda de sus dos protagonistas.

Imágenes de portada: Universal Pictures.


T'agrada la nostra feina?

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR