Juego de Tronos: la niña que lo petó

Lyanna Mormont, la niña de diez años que los espectadores de Juego de Tronos han conocido esta semana, se ha convertido en la revelación de la sexta temporada. Más allá de la interpretación de la jovencísima actriz Bella Ramsey, lo que más atrae de ella es que da pistas de lo que es una rara avis en la saga televisiva: una verdadera soberana.

El exotismo, otra vez

Lyanna Mormont, señora de la Isla del Oso, se suma a la lista de soberanas o guerreras procedentes de los extremos del sistema de Poniente. Tanto ella como las Serpientes de Arena, Daenerys o Yara Greyjoy -en este capítulo descubrimos su atracción sexual hacia las mujeres- son personajes con una agenda política marcada que o suelen ocupar roles que no están pensados para su sexo o no siguen las normas de la corte. Hasta ahora, la incompetencia -Daenerys-, el fracaso -Greyjoy- o el exceso de ansias de venganza -las Serpientes- han evitado que veamos a una soberana ejerciendo el poder. Mormont, en cambio, parece tener controladas sus tierras y ser respetada tanto por sus súbditos como por sus iguales. Otro aspecto positivo es que su personaje se escapa de la imagen que hemos visto hasta ahora de las niñas pequeñas, que suelen ser uno de los sujetos predilectos cuando los guionistas necesitan traumatizar un poco más a la audiencia.

Lo que destacaría de negativo es el moco a Sansa ("Eres Bolton o Lannister... me han llegado versiones contradictorias") que le hace perder puntos de sororidad, aunque en un sistema donde el linaje es importante para saber con quién debes aliarte se puede considerar puro pragmatismo. Igual que Daenerys, tiene un consejo de hombres que le apoya, pero parece que no se deja llevar fácilmente por lo que le dicen, a diferencia de la Madre de Dragones -de momento, la heredera Targaryen ha demostrado ser sólo eso-.

Visto el último capítulo, donde parece que ya hemos abandonado cualquier esperanza de ver a una mujer haciendo algo relevante es en el bando de los salvajes. Ygritte fue una Trinity -ese personaje femenino fuerte que es la repera hasta que llega el héroe- y otra líder salvaje se dejó matar al ver a niños convertidos en caminantes blancos, por aquello del instinto maternal. Desde entonces, hielo y nieve.

Juego de reinas

Margaery Tyrell ha vuelto, y eso siempre son buenas noticias. En Zena decimos que la diferencia entre Sansa y Margaery es que la primera cree en el sistema y la segunda se aprovecha de él -porque no tiene más remedio-. Y parece ser que sigue haciéndolo, viendo el papel que da a escondidas a su abuela. Buenas noticias, pues, que una de las pocas relaciones de empoderamiento femenino que hay en la serie se mantenga. Con su conversación con High Sparrow confirmamos dos cosas. La primera, que el grupo religioso opina que el rol de la mujer en el sexo es el de callar y aguantar (qué sorpresa, eh, viniendo de una institución eclesiástica que se alía con el poder político para gobernar). La segunda, que Tommen es un personaje irrelevante e insulso, y que la trama ahora mismo en Desembarco del Rey depende de Margaery y de Cersei Lannister.

La reina madre sigue digiriendo con elegancia la humillación de la temporada pasada, pero la duda es saber cuánto tiempo tardará en enviar a la frankimontaña a repartir leña. Haga lo que haga, tiene todo nuestro apoyo. Sansa Stark, por su parte, parece que va aprendiendo de qué va la vida, aunque se la nota perdida en la lucha de Jon Snow para captar casas a su causa, al ser una labor que se desarrolla mediante normas y relaciones masculinas.

¿Quo vadis, Arya?

Lo más curioso de esta temporada es que dos de los personajes preferidos de los fans, Daenerys y Arya, tienen dos tramas que van camino de ser un auténtico aburrimiento. Y lo más triste es que las dos son las que se suelen presentar como ejemplos de poder femenino. Este capítulo también ha servido para reencontrarnos con el Perro, que aún recuerda la espada de Brienne de Tarth.

Imagen de portada: Lyanna Mormont. Fuente: captura de pantalla del capítulo 7 de la temporada 6. HBO.


T'agrada la nostra feina?

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

1 comment

  1. Juego de Tronos: Ya era hora | Zena 27 junio, 2016 at 22:33 Responder

    […] El capítulo 9 fue el triunfo de Sansa Stark sobre su violador y torturador. En este, su mirada con Petyr Baelish mientras el resto de señores del norte proclamaban Jon Nieve como Rey del Norte levanta sospechas sobre sus intenciones. ¿Querrá frenar a Meñique o se aliará con él? ¿Qué sucederá cuando sepa quién es la madre de Jon? Esta escena, por cierto, nos deja otro momento memorable: la intervención de Lyanna Mormont. Porque sabemos que si ella hubiera tenido los tres dragones, la serie habría durado una sola temporada. […]

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR