Inside Out_2

‘Inside Out’: nuevos roles y viejos estereotipos

Inside Out (Del revés) tiene un mensaje positivo tanto para las niñas como para los niños, pero los viejos roles vinculados a hombres y mujeres desdibujan la intención final.

Antes de analizar la película, hay que tener en cuenta un dato en general. Pixar tiene pocos personajes femeninos. De las catorce películas realizadas antes que Inside Out, sólo una está protagonizada por una mujer (Brave) y diez de los catorce filmes del estudio suspenden el Test de Bechdel. La escasez de personajes femeninos, sobre todo en roles protagonistas, tiene como consecuencia que las pocas mujeres que aparezcan en los filmes se conviertan sin quererlo en representaciones de cómo son y cómo actúan las mujeres en pantalla, debido a que no tenemos ningún otro personaje con quien compararlas. Teniendo en cuenta que un solo personaje, por muy multidimensional que sea, no puede concentrar todas las emociones y formas de pensar o de actuar del mundo, siempre encontraremos un pero a los personajes femeninos que ha hecho Pixar hasta la fecha. En cambio, no damos tanta importancia al hecho de que un personaje masculino sea de una forma en concreto porque seguramente ya habrán otros personajes que actuarán, pensarán o sentirán diferente y, por lo tanto, el personaje masculino en cuestión no será representativo de todos o la mayoría de hombres en la gran pantalla.

Así pues, para dar una imagen positiva del rol de la mujer en una película, no se trata de idear personajes femeninos que sean un compendio de virtudes, sino de incluir más mujeres, jóvenes y niñas a las historias y otorgarles roles diferentes.

Lo más interesante de Inside Out es que el mensaje final está dirigido a ambos sexos. Por un lado, a las niñas se les dice que no hace falta que la mujer mantenga la familia unida siempre, y mucho menos si eso le causa malestar y dolor emocional. Por otro lado, también se dice que la opresión de la tristeza y la no admisión de las debilidades propias conducen a que el miedo, el enfado y el asco se apoderen de la situación. Este mensaje puede apelar más directamente a los niños, porque tradicionalmente los hombres han tenido que reprimir sus sentimientos, sobre todo los que les podrían hacer parecer débiles.

Una alegría modelo y una tristeza con sobrepeso

Una de las críticas a la película es el aspecto físico de las dos emociones protagonistas. Alegría está representada por un hada bella, delgada y alta, ataviada con un vestido fino y corto, mientras que el personaje que representa la tristeza es bajita, redonda y viste un jersey de punto. El asco está representado por una mujer snob y un poco cargante, que tiene, además, un cuerpo similar al que pueden tener la mayoría de las mujeres. Según las personas críticas con estas representaciones, las caracterizaciones de las personajes principales son perjudiciales para las niñas, que volverían a ver cómo las personas delgadas tienen más éxito en la vida.

Si bien el gran hito para Pixar sería que una niña regordeta fuera la protagonista de una de sus películas –los niños rechonchos tienen a Russell, de Up, como referente–, el personaje de tristeza tiene un rol fundamental en el desenlace final siendo tal como es, y es un punto a favor. A menudo, el rol otorgado a los personajes femeninos que no se ajustan al canon de belleza establecido es el del patito feo, el de una mujer que empieza siendo fea y termina como una de las más bellas. En este sentido, tristeza es aceptada en el grupo por sus valores propios. La tristeza, el asco y la alegría están representadas por tres arquetipos presentes en cualquier serie adolescente, pero tan importante es el punto de partida del personaje como su evolución. El personaje de tristeza termina resultando pesado e ingenuo, y se parece a aquel protagonista de aventuras masculino más noble y fuerte que no inteligente, astuto y maduro. Asco es repelente y podríamos cuestionar su función de “prevenir las relaciones tóxicas”, pero se considera que ella es importante.

Por otro lado, no hay que olvidar que nuestra sociedad otorga gran importancia al aspecto físico, hasta el punto que la belleza se considera un elemento que suma para conseguir éxito y reconocimiento. Así pues, es lógico pensar que a la alegría le atribuiremos aquellas características que valoramos como positivas o que pueden aportar mayores beneficios a las personas que las poseen. Por otro lado, presentar a los niños y las niñas un mensaje contrario sería incluso contraproducente, en tanto que les estaríamos ocultando una situación que podrán encontrarse en un futuro y ante la cual deberán reaccionar. No se trata de aceptarlo; si se quiere cambiar hay que saber que existe.

Ahora bien, en la representación de los personajes femeninos de Inside Out –no sólo las emociones, sino también las personas–, Pixar vuelve a repetir el patrón de caras redondas, ojos grandes y narices pequeñas que ha marcado la caracterización de mujeres y niñas hecha por el estudio y que no se da en los personajes masculinos, con rasgos más diversificados. Disney también sigue la tendencia: es el caso de las protagonistas de Frozen, Elsa y Anna, y de Rapunzel de Tangled (Enredados). Según varias teorías que circulan por la red, la razón del parecido entre las tres princesas es que son primas. A pesar de ello, los comentarios del jefe de animación de Frozen, que afirmaba que las mujeres eran más difíciles de animar porque presentaban gran variedad de emociones y, además, hicieran lo que hicieran debían seguir siendo bellas, pueden hacer sospechar que las razones de las similitudes entre las mujeres Disney y Pixar se explican por una cuestión de estereotipos y no por lazos familiares. Al menos esto es lo que sostienen en la revista TIME.

disneyanimatedfemales

Diferencias entre personajes masculinos y femeninos. Fuente: Tumblr

El género de las emociones

Otro de los puntos controvertidos de la película es el hecho que las emociones de Riley, la protagonista preadolescente, están representadas por emociones de sexo masculino y femenino, mientras que las de sus padres, así como las del resto de personajes humanos, son del sexo de cada persona. En el caso del padre, parece que la emoción dominante es el enfado y, la segunda, el miedo. En el caso de la madre es la tristeza y, en segundo lugar, la alegría, aunque no quede muy claro. Las emociones del padre y la madre no sólo son todas del mismo sexo, sino que están mucho más coordinadas y presentan rasgos uniformizadores: en la madre todas llevan gafas y en el padre todos se han dejado bigote.

Más allá de la razón final –hay varias teorías aquí–, no deja de ser interesante el hecho que una niña tenga emociones con géneros y sexos variados y, en cambio, los adultos tengan unas emociones con unos rasgos que se ajustan a las normas preestablecidas sobre sexo y género. De hecho, mientras Pixar y Disney parece que se esfuerzan en presentar personajes femeninos y masculinos jóvenes alejados de los clichés, los personajes adultos, sobre todo los padres y las madres, siguen tallados por el mismo patrón de siempre. Se puede decir que los progenitores fueron educados en una época en la que no se había avanzado tanto en ingualdad de género. Pero, en el caso de Inside Out, ¿de qué sirve mostrar niñas que pueden jugar a hockey mientras haya madres de profesión indeterminada que sigan siendo el apoyo emocional y doméstico cuando el padre tenga problemas en el trabajo?

En cierto modo, se podría considerar que la clave para valorar cómo Pixar o Dinsey abordan sus personajes femeninos es observar cómo caracteriza los y las adolescentes.

Una familia tipo

A parte del género, otra de las asignaturas pendientes de Pixar es la diversidad. En toda su filmografía, sólo dos personajes no blancos –hombres en los dos casos–, tienen un papel destacado en la trama. Se trata de Frozono, el superhéroe negro y compañero de luchas del señor Increíble en The Incredibles, y Russell, el boy scout de rasgos asiáticos coprotagonista de Up.

Es por ello por lo que otra de las quejas a Inside Out es la condición de la familia protagonista, blanca, heterosexual y de clase media (a punto de convertirse en media-alta). Su traslado a San Francisco a causa del nuevo trabajo del padre –seguramente en una start up tecnológica– es el acontecimiento que desencadena las reacciones emocionales que tejen la trama. Se trata de una familia menos revolucionaria que la monomarental de Toy Story o la de The Incredibles, que a pesar de ser también blanca y nuclear estaba rellena de superpoderes. Conociendo las historias de Pixar y los cauces por los que avanza nuestra sociedad, las tribulaciones de una familia blanca, acomodada y ya está no parecen nada del otro mundo.

Con todo, lo que resulta totalmente cuestionable desde un punto de vista de los roles de género es el corto que precede la película, Lava. Se trata de la historia de amor entre un volcán masculino viejo y un volcán femenino joven y bello – a pesar de que eso vaya en detrimento de la imagen típica de un volcán. La historia está pasada de moda si tenemos en cuenta que se basa en muchos de los clichés de las historias románticas de los cuales Pixar había marcado distancias con el Brave. Además, es uno de los cortos más flojos de Pixar. Ya hemos visto un personaje adorable antes, la nube del corto Partly cloudy (Parcialmente nublado), un corto narrado con una canción (Boundin’) y una historia de amor bella y tierna magistralmente narrada, The blue umbrella (Paraguas azul). Así pues, el corto no sólo vuelve a una pantalla que Pixar parecía haber pasado, sino que, además, lo hace de una forma poco original. Este enlace contiene la historieta que mejor ha sabido captar tanto la calidad del corto como las reacciones que ha generado hasta ahora.

Imagen: promocional. Fuente: Pixar

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR