Héroes rotos - superhéroes, discapacidad y enfermedad mental

Aviso: este artículo incluye spoilers relativos a los cómics, películas y series de televisión de Marvel y DC, tales como X-men, Daredevil, Civil War o La broma asesina, Oracle y Batgirl.

Como discapacitado, una de las primeras cosas que aprendes es que el resto de gente te ve diferente. Esta diferencia se manifiesta en todo un espectro de frases, desde el "¿qué te ha pasado en la pierna?" hasta el más bienintencionado "es admirable que hagas todo lo que haces sufriendo tu enfermedad". Pero es una diferencia, una separación.

Este estigma, que va desde el miedo a la compasión, pasando por la condescendencia o la intrusión en la privacidad, excluye a la persona discapacitada. Día tras día, semana tras semana, año tras año, una vida entera de diferencia, una erosión constante. Y lo que es peor, la internalización inconsciente del rechazo que se recibe de la sociedad, una idea en el núcleo de tu pensar, esperando a emboscarte en tus peores momentos: eres insuficiente, eres inadecuado, eres, en resumen, minusválido.

Una de las muchas maneras de afrontar este desgaste es, directamente, la evasión. Es de esperar que en la cultura popular, donde tan bien representadas están las minorías -ha, ha-, los discapacitados podamos encontrar un descanso y una representación de un mundo más igualitario. Entonces ves cómo está representada la discapacidad en la televisión y el cine.

¿Os habéis fijado que en Piratas del Caribe los únicos piratas que llevan ojos de vidrio, ganchos y patas de palo son los malos? ¿O como todos los villanos de Batman son gente con problemas mentales a los que se encierra en un manicomio? ¿O que cuando un minusválido es protagonista en muchas series es esencialmente porque es minusválido y hace algo propio de una persona normal como tener un trabajo? ¿O que Daredevil es ciego pero ve mejor que una persona sin ceguera? La representación de la discapacidad y la enfermedad mental en la ficción deja mucho que desear, como la de otros colectivos. En particular, el género de los superhéroes, uno de los géneros de fantasía de empoderamiento y escapismo por excelencia, encontramos una serie de personajes con discapacidades o problemas psicológicos que podemos analizar.

La discapacidad física como dispositivo narrativo

Lizard & Spiderman (C) Marvel

Lizard & Spiderman (C) Marvel

La discapacidad de un personaje en las narrativas de superhéroes es simplemente un dispositivo narrativo. Huelga decir que esto no sólo banaliza la discapacidad sino que además invisibiliza sus implicaciones al presentarla de manera poco realista. Podemos hablar de una serie de tropos narrativos con los que se utiliza la discapacidad. Notablemente, el primero es el del villano discapacitado.

Siguiendo el ejemplo que comentábamos más arriba, referente a Piratas del Caribe, los personajes que sufren discapacidades son a menudo marcados como locos o malhechores. Es más, a veces incluso se justifica su maldad y resentimiento debido a su discapacidad. Es el caso por ejemplo del Doctor Muerte, con todo el cuerpo desfigurado, o del Lagarto, un enemigo de Spiderman que enloqueció y se convirtió en un monstruo medio hombre medio lagarto porque quería recuperar un brazo amputado.

Siguiendo este hilo, la mayoría de enemigos de Batman caen dentro de este epígrafe, y muestran una imagen brutalmente distorsionada del impacto de los problemas de salud mental que padecen. No sólo es este problema una marca de maldad, sino que no se espera que se pueda afrontar de ninguna manera positiva y se les confina en un manicomio tenebroso donde se espera que mueran olvidados y lejos de los ojos de la sociedad.

Arkham Asylum (C) DC Comics

Arkham Asylum (C) DC Comics

Otro uso de la discapacidad física recurrente es el de medio para aprender una lección moral. La discapacidad es un problema -fácilmente- superado por el protagonista, que aprende una valiosa lección. Siguiendo dentro del mundo de los superhéroes, es el caso de Iron Man. Tony Stark aprende, en la primera película de la saga, a cambiar su manera de ser y decide dejar de ser un traficante de armas internacional cuando una explosión de una de sus propias armas le provoca una lesión cardíaca, con las consecuencias de la cual vive aproximadamente unos quince minutos de metraje antes de construir un superreactor que le permite pilotar una armadura metálica que le da superpoderes. Preguntadle a una persona con marcapasos si se siente Iron Man.

Civil War (C) Marvel

Civil War (C) Marvel

Siguiendo con Tony Stark, encontramos un uso aún peor de este tropo narrativo de la discapacidad como vehículo de superación personal en Civil War. Después de que James Rhodes, el amigo de Tony Stark que pilota la armadura War Machine, quede parapléjico en una caída en su confrontación con Visión, el personaje aparece durante una escena extremadamente breve en la que no tiene prácticamente líneas de diálogo, pero se nos quiere dar a entender que el hecho de que Rhodes tenga que vivir el resto de su vida con una lesión medular ha hecho que Tony Stark se dé cuenta de las implicaciones de su conflicto personal con el Capitán América.

Si ya existía -y está ampliamente condenado- el concepto de las mujeres en neveras como referencia al tropo de matar a la novia del protagonista como manera de hacer avanzar la trama de él, James Rhodes se convierte en el triste primer caso de amigo en silla de ruedas.

Daredevil (C) Marvel

Daredevil (C) Marvel

Por último, encontramos los casos de superhéroes como Daredevil y el Profesor X. Más allá de que estos superhéroes tienen la discapacidad como característica que debemos entender que los hace más heroicos porque son héroes a pesar de su discapacidad, los dos personajes no sufren las consecuencias de su discapacidad en absoluto. Deténgase un momento a pensar si ha visto alguna vez al Profesor X tener problemas para moverse por la mansión donde vive, toda escaleras y barreras arquitectónicas. O si Daredevil necesita un perro guía para moverse por la calle. Más bien, son individuos a los que su "discapacidad" no les supone ningún impedimento. El Profesor X puede levitar a voluntad y es uno de los telequinéticos más poderosos del planeta. Daredevil puede ver con su sónar literalmente a través de las paredes. Podríamos incluir también en este grupo la "cardiopatía" de Tony Stark.

La enfermedad mental como estigma

Captain America, Winter Soldier (C) Marvel

Captain America, Winter Soldier (C) Marvel

Si en los últimos párrafos hablábamos de discapacidades físicas o en algunos casos sistémicas y el estado de las cosas era cuestionable, cuando nos fijamos en cómo se trata la enfermedad mental, el tema ya es de traca. Los superhéroes -o supervillanos- que sufren problemas mentales son castigados por el simple hecho de padecerlos y son marcados como alienígenas, peligrosos e inestables.

Recuperando Civil War, en la escena de después de los créditos, Bucky Barnes, que sufre una serie de problemas mentales que lo hacen susceptible de acondicionamiento exterior, además de, podríamos decir, un cierto grado de disociación de identidad, es ayudado por sus amigos a superar estos problemas. Más específicamente, es literalmente congelado para que no le haga daño a nadie más. Bucky no se recuperará, no conseguirá un cierto grado de autonomía ni podrá aprender a gestionar sus problemas hasta que sus amigos decidan que es el momento. Bucky, dicho de otro modo, es un sujeto completamente pasivo al que se debe aislar de la sociedad porque es un peligro para él mismo y para todos los que la rodean.

En la misma película, la Bruja Escarlata, que sufre estrés postraumático después de que sus poderes hieran a gente inocente por accidente, primero es confinada en casa "por su propio bien" por su pareja sentimental -sólo se hacen comentarios graciosos y cocinan juntos, pero tú lo sabes, yo lo sé, Visión y la Bruja Escarlata son la pareja más adorable del universo cinemático Marvel- y luego es encarcelada y puesta directamente en una camisa de fuerza. Es como el siglo XIX con una capa de efectos especiales preciosos y una dosis de machismo importante de regalo.

Jean Grey (C) Marvel

Jean Grey (C) Marvel

Remontándonos unos años, en X-men 3 la trama entera gira sobre Jean Grey, que es incapaz de gestionar sus poderes: una personalidad reprimida hasta el momento la está dominando y la convierte en una fuerza extremadamente destructiva. ¿Cómo se afronta la situación? Con las garras de Logan atravesándola y matándola, porque la terapia y el diálogo son de flojos.

Si antes hablábamos de superhéroes con "discapacidades" en el campo físico que son más que compensadas por sus poderes, la enfermedad mental tampoco se escapa de este tratamiento. En Moon Knight, una de las colecciones de Marvel, encontramos un ejemplo del trastorno de identidad múltiple como superpoder. El protagonista, Marc Spector, está "poseído" por una deidad egipcia ancestral que esencialmente lo convierte en la versión de Marvel de Batman. Pero esta posesión ha "fragmentado su alma", y Moon Knight asume, en su proceso mental, las identidades de Spiderman, el Capitán América y Lobezno como manera de afrontar con humor, heroísmo o rabia asesina respectivamente, los retos de luchar contra el crimen.

Moon Knight, Captain America, Wolverine, Spiderman (C) Marvel

Moon Knight, Captain America, Wolverine, Spiderman (C) Marvel

Dejando atrás el universo Marvel, en Batman encontramos una manera de representar a la gente con enfermedades mentales también problemática. Basta con pensar en Arkham para darnos cuenta de que en Gotham los problemas psicológicos y la maldad más pura van de la mano. ¿Han pensado alguna vez qué es lo que hace que el Joker sea tan peligroso? Es el hecho de que es la encarnación de absolutamente todos los prejuicios sobre las enfermedades mentales.

La curación de Oracle

Si hasta ahora hemos mencionado las maneras en que los superhéroes invisibilizan o distorsionan la discapacidad, hay que hablar del caso de Oracle.

En La broma asesina, uno de los cómics más celebrados de Alan Moore, el Joker dejaba en una silla de ruedas a la hija del Comisario Gordon sólo para volverlo loco en un ejercicio de crueldad gratuita y deliberada. Lejos de barrer hacia el fondo a Barbara Gordon y convertirla en una víctima, DC hizo que su personaje fuera un ejemplo perfecto de superheroína discapacitada.

The Joker, Barbara Gordon (C) DC Comics

The Joker, Barbara Gordon (C) DC Comics

Barbara Gordon deja atrás después del ataque del Joker la identidad de Batgirl, que esencialmente creó para impresionar a Batman, y se convierte en Oracle, una hacker extremadamente competente que dirigía equipos de superhéroes y era un genio táctico e intelectual. A pesar de no intervenir directamente en la acción, Oracle es un ejemplo de un personaje con impacto y agencia, que no emplea su discapacidad como vehículo para una narrativa de curación milagrosa sino de empoderamiento personal compatible con discapacidad. Por primera vez, hay una superheroína discapacitada que lo es a pesar de no poder ser curada.

9

Oracle (C) DC Comics

Hasta que en 2011 DC Comics relanzó sus colecciones y tras 20 años de Oracle se decidió que lo que vendía más era Batgirl y que DC necesitaba un personaje adolescente y fresco y que éste sería el nuevo papel de Oracle. De hecho, Oracle dejó de existir. De ser una mujer independiente con una identidad heroica propia, Barbara Gordon se volvió a convertir en una versión inferior de Batman. El mensaje a los -muchos- fans discapacitados de Oracle es el siguiente: un superhéroe no puede ir en silla de ruedas.

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad

Ya hace tiempo que pedimos a las narrativas populares una representación más diversa y sobre todo más igualitaria de las minorías que se representan. Una de las minorías olvidadas, e incluso instrumentalizadas, hasta ahora somos los discapacitados. La discapacidad se representa como un medio de superación, se banalizan sus consecuencias, se estigmatiza la diferencia.

No queremos ser una causa de compasión.

No queremos ser víctimas.

No queremos ser villanos.

Queremos ser héroes.

Marc Bellmunt

Marc Bellmunt

Doctorando en periodismo, realiza una investigación sobre la relación entre los consumidores de videojuegos y sus prácticas comunicativas. Colabora en La Garriga Digital.

2 comments

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR