'Harry Potter y el legado maldito': fanfiction teatral

La única gracia del octavo volumen de la saga Harry Potter es que se trata de una obra de teatro. En todo lo demás, la historia no sólo no aporta nada novedoso a lo que ya conocemos, sino que, además, malgasta lo que serían una serie de líneas argumentales interesantes.

Más que la continuación oficial de la historia que se empezó a entrever al final del séptimo libro, Harry Potter y el legado maldito puede considerarse un fanfiction. Escrita a seis manos por J.K.Rowling, Jack Thorne y John Tiffany, contiene algunos de los peores vicios de los fanfictions más nefastos de la red, como por ejemplo el hecho de que los personajes más queridos por el público tengan que aparecer sí o sí, aunque se tengan que meter con calzador, o que todos los personajes mínimamente relevantes tengan que estar relacionados entre si, sea por amor, amistad o vínculo familiar.

La pareja protagonista, Albus Potter y Scorpious Malfoy -ya os he dicho que la cosa era súper original-, es absolutamente insulsa. No es del todo culpa suya. La historia no deja desarrollar los nuevos personajes y los conflictos que se derivan de la relación con sus peculiares familias. Así, todo aquello que encontramos descrito en siete libros aquí está condensado en uno.

El encogimiento del universo Potter en espacio y tiempo implica una reducción drástica de los personajes que intervienen en la acción, y las mujeres han sido las más perjudicadas. Hermione Granger tiene poco papel, a pesar de que el cargo que ocupa es mucho más interesante y poderoso que el de Harry -y, por supuesto, que el de Ron, que en la obra queda reducido a un simple gracioso. Su hija, Rose, que tiene lo mejor del padre y de la madre, tiene un papel bastante testimonial, a pesar de ser presentada al inicio como la tercera en discordia en el dúo Albus-Scorpius -sí, muy original también. Una vez más, Ginny Weasley sigue teniendo un papel subalterno respecto a Harry a pesar de que, como en los libros originales, es una bruja con talento. Del otro personaje femenino destacado, Delphini Diggory, mejor que cada lector saque sus propias conclusiones.

Harry Potter y el legado maldito puede ser resultar interesante para quien tenga un ataque de nostalgia o quiera cotillear de una forma oficialmente reconocida por la autora. Si no, ya os podéis sumergir en el mundo de los fanfictions de Harry Potter que hay en la red, algunos de los cuales seguro que son más interesantes que esta historia.

Quien se lo pueda permitir, le recomendaría que fuera a Londres a ver la obra de teatro -está dividida en dos partes- de porque, además de vivir la continuación de la expansión del universo Harry Potter del papel al cine y del cine al teatro, podrá hacer el guiri un rato. También podrá disfrutar del talento de Noma Dumezweni, la actriz que interpreta a Hermione Granger. Que sea negra hizo que varios trolls racistas cuestionaran su idoneidad. Siguiendo con su tradición de zascas en la red, J.K.Rowling les contestó que era la actriz mejor preparada para el papel y, que si la elección no los gustaba, que se aguantaran.

Imagen de portada: promocional del libro. Fuente: Waterstones.


T'agrada la nostra feina?

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR