Dos visiones sobre la mujer en Oriente Medio en el DocsBarcelona

La imagen de la mujer de Oriente Medio sumisa y oprimida por sus maridos, escondida tras un velo, es frecuente en nuestro imaginario social. En la decimonovena edición del festival de documentales DocsBarcelona se han exhibido historias en primera persona protagonizadas por afganas, iraníes y sirias que poco tienen que ver con esta representación tan sesgada como monolítica.

'Sonita'. Rokhsareh Ghaemmaghami

Sonita emigró de Afganistán hacia Teherán, la capital de Irán, cuando tenía ocho años. Allá vive con una hermana, su sobrina y un hermano. No tiene papeles, vive como puede trabajando y yendo a clase en un centro para menores. Siguiendo el ejemplo de su ídolo, Rihanna, Sonita quiere ser cantante de rap en un país donde las mujeres no pueden cantar en solitario. Por si no fuera lo bastante difícil, su madre volverá de Afganistán para casarla por 9.000 dólares.

Una de las escenas más impactantes del largometraje es una conversación entre Sonita y sus compañeras de clase -sus primeras fans-, en la que hablan de los hombres adultos con quien se casarán y cuánto pagarán por ellas, como si fuera la típica conversación adolescente sobre chicos. El documental está articulado alrededor de las voces de las mujeres, de modo que ni Sonita, ni ninguna de sus compañeras, se muestra como una víctima pasiva. Todo lo contrario: se trata de sujetos que se rebelan contra su destino.

Además de retratar la vida de la protagonista, el documental presenta un dilema periodístico: la directora, la iraní Rokhsareh Ghaemmaghami, tuvo que escoger entre intervenir en la historia de la mujer o no incidir en ella y seguir con su papel de mera narradora.

SONITA (Trailer) from filmswelike on Vimeo.

'Siria: una historia de amor'. Sean McAllister

Raghda Hassan fue activista del Partido Comunista sirio durante el régimen de Hafiz el Assad, padre del actual dictador. Terminó en la cárcel, y fue entre tortura y tortura cuando conoció al preso palestino Amer, que se convertiría en el padre de sus hijos. Justo antes de la primavera árabe, Raghda vuelve a la cárcel por haber escrito un libro crítico con el gobierno de Bachar el Assad. Fue entonces cuando el director, Sean McAllister, conoció a Amer, que en ese momento cuidaba a los hijos y luchaba para que Raghda saliera de la cárcel. La liberaron en una amnistía que el dictador sirio decretó para apaciguar las manifestaciones que se hicieron en el marco de las primaveras árabes. A pesar de la implicación inicial de la familia en la revuelta -el director del documental llegó a ser detenido por las autoridades sirias a causa de su relación con ellos-, finalmente tuvieron que abandonar el país. Una decisión que rompió emocionalmente a Raghda, que quería quedarse para luchar contra el régimen.

Y es en este punto en el que Amer, que durante toda la historia ha tenido una actitud de casi veneración      -incluso de dependencia emocional- hacia su mujer presa política, se muestra absolutamente contrario a que Raghda, que no termina de recuperarse psicológicamente de su cautiverio, se implique en la lucha contra el régimen: "No se puede ser madre y Che Guevara". Vivir en el exilio por culpa de una guerra es evidentemente un trauma para toda la familia, pero el hecho de que desde el primer momento se nos presente la relación entre los dos como una historia de amor apasionado enmascara patrones de relación absolutamente tóxicos. Otro de los peros del documental es la no profundización en la actividad política de la familia, sobre todo de Raghda. El relato sobre la familia es bueno, en especial por contar cómo afecta la guerra a los hijos de la pareja, pero no puede evitarse tener la sensación de que si el documental hubiera contado con traductores y no se hubiera obligado a los protagonistas a hablar en inglés el resultado hubiera sido más redondo.

Imagen de portada: fotograma del documental 'Sonita'

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR