Crítica: ‘Aüc’

Duración: 60 minutos.

Dirección: Clara Peya.

Texto y dramaturgia: Carla Rovira.

Reparto: Ariadna Peya, Clara Peya, Júlia Barceló, Olga Lladó, Maria Salarich.

La Seca-Espacio Brossa. Hasta el 23 de julio.

 

Cuando escribimos aüc al buscador de palabras del Diccionario del Instituto de Estudios Catalanes, la primera acepción nos remite a griterío, mientras que la segunda lo define como “grito largo y proferido con fuerza, a menudo con el fin de excitar o atemorizar los animales o las personas”.

Por un lado, la obra homónima de Les Imputxibles se asemeja al primer significado, al recoger voces de mujeres y niñas que han sufrido violencia sexual. Gritos de angustia, de desesperación, de culpa de no entender nada, gritos de fuerza y de esperanza. Historias sobre la pederastia, sobre la culpabilidad de pensar en cuán lubricada estabas mientras te violaban, sobre el maltrato en el ámbito de la pareja, sobre aquellos supuestos micromachismos que te taladran el cerebro día tras día; pero también sobre la superación de las violencias sexuales, poco a poco, paso a paso. Por todo esto, Aüc es una apuesta tan valiente como necesaria en una época en que nuestra sociedad debate, siempre con polémica de por medio, la violencia contra las mujeres.

A nivel de conjunto, la obra es más como la segunda acepción, un grito largo y angustiado que permeará nuestras mentes durante una hora. Aun así, su finalidad no es asustarnos, sino hacernos experimentar el horror de las violencias sexuales, removiéndonos por dentro y obligándonos a actuar en consecuencia. La obra vuelca la música, la danza y el texto en esta empresa, y es aquí, en la excelencia de la composición musical de Clara Peya, en la fuerza de las coreografías de Ariadna Peya y en la valentía de la pluma de Carla Rovira donde yacen las mayores fortalezas de la obra.

Aun así, estos alicientes quedan deslucidos por la introducción de los comentarios de las intérpretes mismas sobre los textos y las composiciones musicales. La realización de los comentarios antes, durante o después de la escena interpretada evita que el espectador pueda entrar del todo en la situación representada, un impedimento acentuado por la brevedad de la pieza, de una hora de duración, que requiere que el espectador se haga suya la pieza desde el principio.

Esta decisión se puede entender como una apuesta para llegar todavía más al espectador, pulverizando cualquier barrera física (las actrices se mueven por todo el recinto teatral, también el patio de butacas) y simbólica entre la realidad y las violencias denunciadas al texto, pero en algunos casos esta opción resulta paternalista. Ya sabemos que interpretar una escena de pederastia o de violación es duro, y si tan fuerte es, no hace falta que me lo digas, enséñamelo y ya lo decidiré yo.

Los comentarios, pues, dinamitan una estructura que, en algunos momentos, tiene problemas de cohesión, pues los números de danza, música y texto no acaban de enlazarse bien del todo.

En este sentido, y a pesar de tener escenas de una fuerza memorable, Aüc es menos sólida que otra obra que también empleó la danza, la música y la palabra para rescatar del olvido la violencia hacia las mujeres, en su caso, la sufrida durante la guerra civil. Se trata de Només són dones, de Carmen Domingo y dirigida por Carme Portacelli, que se vio en el TNC hace dos años. Las cinco historias representadas se entrelazaban con una fluidez que hacía que el espectador pudiera zambullirse plenamente en cada una de ellas.

A pesar de todo, Aüc sigue siendo una obra imperfectamente necesaria, dado el aplomo y el talento de todas las mujeres implicadas en el proyecto.

Imagen principal: cartel promocional de ‘Aüc’, pertenece a Las Imputxibles.

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR