Cosplay no es consentimiento

El Salón del Cómic es la Disneylandia de los friquis. En Disneyland te puedes hacer fotos con Mickey, Cenicienta o Elsa de Frozen; en el salón, los friquis que lo deseen podrán hacerse una foto con personajes de cómic y videojuego como Poison Ivy, Solid Snake, Thor o Loki. Si tienes suficiente creatividad y/o dinero te puedes convertir en uno de ellos y tener un martillo gigante sin que nadie te mire extraño y, por un momento, sentirte como una estrella del rock cuando algún fan te para para hacerse una foto contigo. Todo a través de la magia del cosplay. El cosplay es el acto de disfrazarse como algún personaje de cómic / cine / serie / videojuego. Es decir, disfrazarse de cualquier personaje del imaginario friqui.

Si eres una mujer y haces cosplay, tal vez puedas encontrarte con cierto tipo de actitudes que te harán sentir incómoda. Posiblemente la razón que se te ha presentado al respecto es la sexualización del disfraz que llevas. Ya sea porque el disfraz así lo requiera (ya hemos hablado de la sexualización de personajes de videojuego y de cómic) o por fabricar una versión personal del personaje, el hecho de enseñar muslo o pecho puede ser un justificante de actitudes de acoso.

En la convención de cómic de Neva York, se han dado varias denuncias y casos de acoso y violación. Los casos han llegado a ser tan numerosos y preocupantes que en la anterior edición se hizo una campaña con el lema "Cosplay is not consent" (El cosplay no es consentimiento) y se implementaron unas normas estrictas contra el acoso que indicaban que cualquier asistente acusado de este tipo de conducta sería expulsado inmediatamente de la convención.

Zena se acercó al Salón del Cómic para hablar con varias cosplayers y saber si, en un salón de menor asistencia como el de Barcelona, también se dan este tipo de casos.

IMG_3519

Una cosplayer disfrazada de Lady Thor (derecha) declara:

"En el Salón del Manga iba vestida de Perona de 'One Piece', con los labios pintados de rojo. Vino un chico que pedía besos y le tuve que dar uno en la mejilla aunque no me apetecía."

IMG_3523

Parece que la presencia de este tipo de comportamientos es más común en el Salón del Manga que en el Salón del Cómic. Kitty Pryde, cosplayer desde hace seis años, afirma:

"Me ha pasado, sobre todo en el Salón del Manga. Te encuentras con chicos que llevan carteles donde pone "abrazos gratis". Te dan un abrazo aunque no lo quieras y te hacen sentir incómoda."

IMG_3521

Por otro lado, vemos una cosplayer representando una versión propia de Poison Ivy, que declara:

"Muchísimas veces me han hecho gestos obscenos con las manos. También te puedes encontrar con el típico salido que te abraza sin que lo quieras con el cartelito de "regalo abrazos". Ven una chica y sólo ven los pechos. Haciendo cosplay te gusta que te reconozcan tu trabajo y que se hagan fotos contigo, pero se nota cuando se te acerca alguien porque le gusta tu vestido y cuando se te acerca un vicioso."

 IMG_3527

Lady Loki viene acompañada de su padre, disfrazado de Odín, y declara:

"En el Salón del Manga llevaba un cosplay de Charizard similar al de Jessica Nigri y había muchos chicos que, al hacerse la foto, me cogieron la espalda y el culo, haciéndome sentir incómoda. También me encuentro con muchos comentarios preguntándome por qué me disfrazo así. Cada uno hace el cosplay que quiere."

IMG_3529

Otra Poison Ivy comenta:

"Sobre todo me he encontrado con los chicos de los carteles de "busco abrazos" y alguna vez me han robado una foto. Ahora se ven más mujeres que antes y las chicas nos atrevemos más a disfrazarnos, antes nos podía hacer más vergüenza. Pero no se dan muchos casos y hay mucha gente que habla por hablar."

Mientras que en el Salón del Manga se ofrecían vestuarios para que los cosplayers se pudieran cambiar, no ha sido el caso del Salón del Cómic, donde se podían ver personas montando el disfraz en la calle o dentro del mismo salón. Ficomic no ha respondido si han tomado medidas contra el acoso o sobre el porqué de la falta de vestuarios en esta versión del salón.

Hablando con las cosplayers se evidencia que, a pesar de que los casos parecen ser menores, el problema de comportamientos inapropiados también está presente en el Salón del Cómic y, sobre todo, en el Salón del Manga. Es posible que, a medida que los salones aumenten en afluencia y también aumente la presencia femenina se multipliquen estos casos, habrá que ver si los organizadores deciden tomar medidas al respecto.

Imágenes de las cosplayers: Nora Soler y Marc Bellmunt. Imagen de portada: campaña de la convención de cómic de Nueva York.

Nora Soler

Nora Soler

Diseñadora especializada en comunicación interactiva. Ilustra y escribe para Zena.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR