Cine tróspido: Black Moon (1975)

Louis Malle es un respetado director de cine francés, ganador de la Palma de Oro, León de Oro, BAFTAs, 3 premios César y varios European Film Awards. En 1975, a mitad de su carrera, tuvo una ideaca: Crossover de Alicia en el país de las maravillas y Mad Max.

Black Moon tiene lugar en un un escenario apocalíptico en que aparentemente los hombres y las mujeres se matan entre ellos. La película empieza con Lily (Cathryn Harrison), la protagonista de 15 años, atropellando a un tejón mientras huye de un tiroteo. En su huída, escuchando música clásica extra épica, da con un grupo de hombres que controlan la carretera y fusilan ahí mismo a un grupo de mujeres. Sin sentido alguno, Lily consigue escapar a toda mecha de los asesinos y se encuentra, así una cosa detrás de la otra, con: un rebaño de ovejas, su pastor colgado de un árbol, mujeres con peinados setenteros dándole una paliza a un hombre, una serpiente, insectos varios, y, en un giro dramático de los acontecimientos, nada más y nada menos que un unicornio enano. Un. Unicornio. Enano. QUE HABLA.

Icònic.

Icónico.

Corriendo tras un caballo, Lily llega a una granja en la que niños desnudos corretean con un cerdo enorme. Cuando en la granja encuentra un cerdo sentado en una trona de bebé y una señora hablando con una rata, queda claro que Black Moon es Alicia en el país de las maravillas con extra de muerte.

També icònic.

También icónico.

Lily oye una voz angelical en el jardín, que resulta provenir de un apuesto jovenzuelo. Pese a no conocerse de nada, literalmente corre a sus brazos y se miran muy intensamente durante un minuto, hasta que la protagonista corta el rollo anunciando que “la señora de la granja está MUY muerta”. Él la ignora y le toca la cara durante otro minuto que parece nunca terminar.

Fa molta por.

Da mucho miedo.

A todo esto la señora no está realmente muerta y una chica que pasa por allí le da de mamar sin que nadie lo cuestione. En vez de actuar como una persona humana y huir de allí, Lily se tumba a hacer la siesta.

Que algú em tregui la imatge del cap.

Que alguien me quite la imagen de la cabeza.

El resto de la película es, de igual manera, un sinsentido tras otro. Para descubrirlos todos tendréis que verla, pero avanzo el final: la historia se corta justo cuando Lily va a darle de mamar al unicornio enano.

Això és una altra escena, però tant és.

Esto es otra escena, pero qué más da.

Imágenes: Cinema International Corporation

Irina Cruz

Irina Cruz

Comunicadora audiovisual, doctoranda en cine contemporáneo con visión de género.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR