'Big Little Lies': realidades femeninas

Big Little Lies es una de las mejores series que ha traído consigo el 2017.

Mi reticencia hacia las producciones que reciben demasiada atención mediática, porque considero que normalmente suelen estar sobrevaloradas, hizo que tardara unos meses en ponerme a verla y que al empezarla mis expectativas fueran bastante bajas. Quizás por esto último, o quizás porque realmente la serie sea una obra maestra (y eso que no me gusta utilizar esta clase de adjetivos grandilocuentes), Big Little Lies es lo mejor que he visto en mucho tiempo.

La serie, basada en el libro de mismo nombre escrito por Liane Moriarty, consta de sólo siete episodios. Para aquellos que son perezosos a la hora de empezar series de veintitantos capítulos es perfecta. Sus tres principales protagonistas son ni más ni menos que Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Shailene Woodley; también reconoceréis a Alexander Skarsgård, Laura Dern y Zoe Kravitz.

Las interpretaciones de los actores era una de las cosas a las que se le daba más bombo, y al igual que con la calidad de la serie en general tampoco se equivocaban. Estaba interesada en ver cómo se desenvolvería Shailene Woodley entre dos actrices tan veteranas como Kidman y Witherspoon, y la verdad es que consigue estar a la altura.  Sus personajes son muy complejos, y a pesar de tratarse de una miniserie, están muy bien construidos, tienen un gran trasfondo que esconde miedo, inseguridades, mentiras... El argumento atrapa desde el primer momento. Ha habido un asesinato y desde el primer episodio distintos personajes van apareciendo en una sala de interrogación explicando qué creen que ha pasado y quién ha sido. A medida que avanza la serie, sus declaraciones empiezan a tomar forma de chismes que destapan envidias, rivalidad y conflictos. Toda la trama tiene un aire bastante enigmático, no sabemos quién ha sido la víctima ni quién es el asesino. Aunque se puede llegar a deducir, el final es bastante sorprendente y diferente.

608_1266x508

Aunque parezca que ya he contado lo mejor que tiene la serie por ofrecer, aquí viene más: las mujeres tienen protagonismo absoluto y a pesar de ser víctimas también son las heroínas de sus historias. Y lo que parece una historia más sobre un asesinato, es sólo un pretexto para tratar temas como la maternidad o la violencia hacia las mujeres.

La serie destapa la presión social que reciben las mujeres, también por supuesto los hombres, e incluso la presión social que ejerce la sociedad sobre las relaciones personales. Como la apariencia lo es todo a pesar de haber sido víctima de una violación o ser víctima de maltratos. Esas son las historias de Woodley y Kidman respectivamente y que están estrechamente entrelazadas. Quizás porque recibe más protagonismo, quizás por su interpretación o quizás por estar mostrada sin tabúes, la historia de Nicole Kidman es la que llega más de cerca. Las conversaciones con su terapeuta le hacen ver como a pesar de querer negarlo se encuentra dentro de una relación abusiva y en el momento que la realidad le cae como un jarro de agua fría, también lo hace para el espectador. Se presenta de manera clara y directa la complejidad de una situación como esta, lo que puede costar llegar a asumirlo y la dificultad de salir de ello.

610_1266x508

La maternidad es otro de los temas protagonistas, y la serie deja entrever los tópicos sobre esta. ¿Se es mejor madre por dejar de trabajar y dedicarte por completo a tus hijos? Entonces, ¿las madres trabajadoras son peores madres por no dar suficiente atención a su familia? Y ¿qué pasa conmigo, como persona y mujer, si se debe renunciar a tanto para convertirse en madre? Estos son otros de los conflictos que presenta la historia, y que se hacen más evidentes en los personajes de Witherspoon y Dern, un hecho que a su vez resalta la rivalidad entre ellas y la poca camaradería con la que tradicionalmente se ha asociado las relaciones entre mujeres.

A pesar de los conflictos y rivalidades,  podríamos decir que la historia, en particular su final, deja entrever el comienzo de una gran amistad entre todas estas mujeres que durante siete episodios compiten por ser las mejores madres, amigas y hacer creer a todos que sus vidas son las más perfectas. Hay también una especie de moraleja que, aunque suena a tópico es: la unión hace la fuerza. Unidas es cuando pueden terminar con sus mayores amenazas.

biglittleliesposter

 

Imágenes: HBO.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR