'Avengers Infinity War': los Vengadores contra un troll de Twitter

AVISO: Este artículo contiene spoilers (aunque he intentado que no sean muchos) para Avengers: Infinity War.

Avengers: Infinity War (AIW, para acortar), es un producto de su tiempo. Es una película diversa, pero que no pretende molestar a nadie, un brebaje que pretende tener un sabor agridulce al final pero que resulta azucarado. Una película donde se busca el dramatismo pero donde quien tiene que esforzarse más es el espectador para creérselo. Un desfile de escenas espectaculares de dos horas y media en la que los héroes y heroínas más emblemáticos de la Tierra se enfrentan al malvado definitivo, que ha ido asomándose por las escenas post-créditos de la Marvel durante una década, y que acaba siendo una alegoría, no sabemos si involuntaria, de los peores vicios del poder -del poder masculino, ostentado y pretendido- de la actualidad. Los Vengadores contra un troll mansplainer de Twitter con acceso a la omnipotencia: la diversidad de focus group contra la utopía autoritaria de un adolescente intensito.

También es, sin lugar a dudas, una película que te hará pasar dos horas y media trepidantes, hiperbólicas y épicas en la punta de la butaca.

1

La fábrica de ideas

AIW es, ante todo, el producto definitivo del universo cinemático Marvel: nos llevan preparando diez años para este EVENTO, en mayúsculas, si creíais que Civil War era el crossover definitivo, AIW os quiere hacer estallar la cabeza con un desfile ininterrumpido de personajes y localizaciones. Estamos ante la que sea probablemente la mayor convergencia de franquicias cinematográficas en una sola película que se haya visto nunca, y hay que reconocerle ante todo conseguir hilar juntas narrativas tan diferentes entre ellas. O quizás es que no son tan diferentes.

En cualquier caso, esta película es una demostración de que el plan de Disney para la casa de las ideas ha sido un éxito, y de rebote ha cambiado el modelo de negocio del cine de entretenimiento. Muchos son los que se han intentado atrever con la creación de un universo cinemático, pero todos salvo los de Disney -Marvel y Star Wars- se han derrumbado o son un desastre -las películas de personajes DC o el malogrado Dark Universe me vienen a la cabeza-. Sin embargo, esta virtud se convierte en defecto cuando queda clarísimo que la película no tiene ninguna intención de captar nuevos adeptos del universo Marvel y va claramente dirigida al público que se ha hecho suyos estos personajes durante los últimos 10 años: AIW no pierde un solo fotograma presentando a sus héroes, y resultará un galimatías para cualquiera que no sepa quién son Steven Strange o Tony Stark. Esto es, ante todo, una función para feligreses.

2

Diversidad de focus group

Una de las grandes señas de identidad de la Marvel últimamente ha sido abrazar la diversidad en la representación (Black Panther es un claro ejemplo), y en AIW vemos repuntes de todo esto, pero desgraciadamente suena a hueco. El público pide más diversidad a gritos -en el caso de una escena concreta con el Capitán América y Winter Soldier, el público literalmente pide a gritos cosas, bueno, diversas-, pero la Disney da lo justo para que no se la pueda criticar y no se moja.

Al final de Black Panter se suponía que Wakanda se abriría al mundo y poco menos que lo revolucionaría, pero parece que aparte de abrir delegaciones comerciales al estilo Generalitat no han hecho nada; Peter Parker es de familia humilde pero no sufre ninguna consecuencia por su pobreza, tenemos dos personajes con diversidad funcional -a Winter Soldier le falta un brazo y Warmachine tiene las piernas paralizadas- pero unas súper-prótesis cibernéticas lo solucionan todo, tenemos un montón de personajes femeninos pero son floreros, tenemos al Capitán América y a Bucky haciéndose ojitos y sonriendo pero esto es tan platónico como lo de Frodo y Sam -y por supuesto, hay que ver más amistades cercanas entre hombres en pantalla y quitar el estigma de la vulnerabilidad emocional y la proximidad entre hombres heterosexuales pero, a quién queremos engañar, el Capitán y en Bucky se conocen en el sentido bíblico de la palabra-.

Todo ello acaba resultando fácil y un poco cínico, pero supongo que para una empresa monolítica dirigida por capitalistas que se alimentan de bebés liofilizados como la Disney es una señal de progreso.

3

@Thanos

Una película de acción es tan interesante y potente como lo sea su antagonista, y AIW tiene en Thanos uno de sus mayores atractivos. Este extraterrestre, que actualiza el diseño de Jack Kirby original (la armadura amarilla y el pijama lila que podemos ver en la primera escena de la película) encarna perfectamente los vicios del poder: del poder político, del poder masculino, del poder autocrático, del poder omnipotente. A pesar de estar motivado por un deseo de destruir la mitad de la vida de la galaxia como solución para todos sus problemas, como si fuera un troll de Twitter al que se le indigestó Malthus, esta encarnación de Thanos resulta poseída de una gravedad y una presencia que le dotan, sorprendentemente para un malo de la Marvel, de un carácter de amenaza real y tangible.

Así, este tirano galáctico, que justifica sus acciones con una lógica de destino manifiesto y huye de los tópicos del monólogo enfurecido de malvado de opereta acaba siendo un reflejo de los excesos de los líderes autócratas que defienden que la suya es la única solución a todos los problemas que aquejan, en este caso, el universo. Sólo le falta el peinado imposible y ser naranja en vez de lila.

Sin embargo, una segunda capa que hace de Thanos un antagonista interesante y que resuena con nuestra realidad es su paternalismo extremo. Thanos se viste de defensor de todos los seres del universo y asume la "responsabilidad" de exterminar la mitad en beneficio del resto como una carga heroica: en él hay tanto el adolescente incomprendido que solucionaría con violencia los problemas de la sociedad como el político pretendidamente fatalista para el que los fines justifican los medios, pero en este caso lo que hace aterrador a Thanos es que cuenta con el poder para llevar su visión a cabo... Eso y que nadie se esperaba que este terror de fondo que ha ido desfilando los márgenes de la narrativa tome finalmente protagonismo.

Thanos es un síntoma de los tiempos que corren, y no me extrañaría nada ver a algún individuo dentro de unos meses con una camiseta que ponga "Thanos tenía razón" en una muestra de criptofascismo de meme.

4

Bofetadas y sentimientos

Aunque AIW sea, eminentemente, un desfile de tortazos superpoderosos de dos horas y media, tiene argumento (¿sorprendente eh?). La premisa principal de la película es que Thanos, como explicaba más arriba, quiere apoderarse de las seis Gemas del Infinito para llevar a cabo su malvado plan de malvado malvadísimo. Las gemas se encuentran distribuidas por todo el universo Marvel, lo que resulta una excusa perfecta para ir saltando de decorado en decorado y que en una misma película resulten coherentes una república afrofuturista oculta y una forja colosal construida en medio del vacío sideral alrededor de una estrella muerta. Ya os había dicho que esta película es espectacular.

Sin embargo, esta búsqueda de las gemas del infinito es un McGuffin como una casa. El núcleo temático real de la película es, de nuevo, las interacciones entre personajes y en particular las relaciones sentimentales construidas en torno a Gamora, la asesina galáctica interpretada por Zoe Saldana maquillada como si tuviera que tener una escena con el Capitán Kirk. La película construye en torno a ella dos relaciones sentimentales que, a pesar de ser ambas tóxicas a su manera, nos implican con un personaje que por otro lado tiene el interés de una patata hervida: su relación con Thanos, su padrastro, y Peter Quill, eterno adolescente. Podríamos hablar también de la relación entre Gamora y su hermana, Nebula (una Karen Gillan irreconocible), pero ésta queda en un plano muy secundario en comparación con el protagonismo que se le dio en Guardians of the Galaxy Vol. 2.

Como decíamos, la primera relación de Gamora que se examina en AIW es su relación con su padre. Estamos ante lo más cercano que veremos en una película Disney a una exploración sincera de las dinámicas de abuso de un padre violento, y hay que destacar que aunque probablemente esta relación se presente como una manera de humanizar a Thanos, resulta una reflexión interesante sobre un amor genuino pero tóxico de un padre genocida hacia a una niña a la que convierte en hija arrebatándola de su familia y pervirtiéndola hacía sus propios valores, una relación que a pesar de ser de amor paternal, es abusiva, posesiva y tóxica, pero no menos verdadera.

Sin embargo, el otro personaje que orbita en torno a Gamora es Peter Quill, Star-Lord, él mismo una caricatura de la masculinidad de los héroes de acción de los años ochenta que son su modelo asumido de masculinidad. Si en las anteriores películas la relación de la pareja se presentaba como inmadura, en AIW vemos cómo esta relación avanza y Peter es capaz de anteponer los deseos de su compañera a los suyos propios... aunque estos deseos sean pedirle que la mate si su padrastro la captura. En cualquier caso resulta interesante ver cómo dos de los personajes más humanos -más rotos, más defectuosos- de la casa Marvel profundizan su relación. Ambas relaciones aportan un núcleo emocional sorprendente a la película, pero realmente son una nota al pie de página en una película -mucho- más interesada en la acción.

Marvel Studios' AVENGERS: INFINITY WAR..L to R: Thor (Chris Hemsworth), Star-Lord/Peter Quill (Chris Pratt) and Gamora (Zoe Saldana), b/g Drax (Dave Bautista)..Photo: Film Frame..©Marvel Studios 2018

La masculinidad imposible

Peter Quill es, sorprendentemente, uno de los otros personajes más interesantes de la película, en el sentido que acaba siendo una metáfora sobre cómo de imposible es alcanzar el ideal de masculinidad en un universo donde existen Thor y el Capitán América. Quill sigue siendo una pila de inseguridades embutida en una chaqueta de cuero rojo, y su inmadurez e inseguridad perennes resultan brillantes en AIW.

Una de las mejores escenas de la película con respecto a la vertiente cómica en la que nos tiene acostumbrados la Marvel es un intercambio entre Thor y Star-Lord. En la nave espacial de los Guardianes de la Galaxia, que acaban de recoger a Thor del vacío sideral como si fuera un autoestopista, Drax, Gamora y bueno, todo el mundo menos Peter, acaban rendidos a los encantos del dios nórdico interpretado por Chris Hemsworth - "es como si un pirata y un ángel hubieran tenido un hijo", declara Drax, un Dave Bautista que, como siempre, es excelente en su papel-.

Lo que sigue es un diálogo en el que Peter Quill imposta la voz para tener un tono similar al de Thor, es acusado de intentar imitarlo por parte del resto de tripulación, y en general se hace un comentario sobre la naturaleza performativa de la masculinidad y como Peter Quill es como un pavo que está en permanente ritual de cortejo. Si se puede considerar que la masculinidad de Chris Pratt como Peter Quill es la "real" -haciendo el grandísimo salto lógico de que la masculinidad "real" pueda ser encarnada por un actor cuyo trabajo es literalmente ser guapo y estar cachas-, esta contraposición a la masculinidad ideal, divina, del Thor de Chris Hemsworth resulta hilarante y a la vez un comentario interesante sobre ideales de belleza inalcanzables.

El personaje de Star-Lord también está en el centro de otro comentario sobre la inmadurez emocional masculina en su relación con Gamora, pero es realmente cogerlo un poco con pinzas cuando no sabemos si esta relación madurará o caerá en los peores tópicos del amor romántico. El otro personaje con una masculinidad discutible en AIW es el Bruce Banner de Mark Ruffalo, pero utilizar como recurso cómico su relación con Hulk y la negativa de este de aparecer, más que un discurso sobre la gestión de la rabia parece una serie de chistes poco velados sobre la disfunción eréctil dignos de Bertín Osborne.

6

Las chicas con las chicas

El otro punto que no resulta demasiado favorable a AIW es que a pesar de contar con una gran cantidad de personajes femeninos los malgaste como lo hace. Las protagonistas de la película, salvo Gamora, no tienen prácticamente presencia en una función donde la mayoría de personajes ya quedan muy diluidos simplemente por la gran cantidad que pasan por la pantalla. Por si fuera poco, AIW pasa el test de Bechdel por los pelos con una interacción entre la Viuda Negra y Shuri, la hermana genial de Black Panther.

Tampoco ayuda mucho a la representación femenina que las mujeres de la película casi siempre sean emparejadas en las escenas de acción con la secuaz femenina de Thanos mientras que la confrontación con Thanos propiamente dicho recae principalmente en Iron Man y Thor - cosa que por otra parte se entiende por sus niveles relativos de poder, pero, vamos, la Bruja Escarlata puede freírle el culo a Thanos cuando le apetezca-.

7

El principio del final

AIW es una película que, antes de nada, aunque no se venda como tal, es claramente la mitad de una doble entrega. El salto de fe que se le pide al público para que crea que las consecuencias de la película son reales y que no se demuestre una vez más cómo de flexible es la muerte en el universo Marvel -mediante las Gemas del Infinito, las Bolas de Dragón o lo que toque ese día- es tan monumental como las ambiciones de la película. Una película, al fin y al cabo, muy entretenida y correcta, sobre todo para lo que se puede esperar de una entrega más de la casa Marvel -y que se ha estrenado sin demasiada fanfarria promocional y en una época del año un poco extraña-, pero que no servirá para captar nuevo público. Veremos cuanto aguanta el chiringuito, pero de momento yo espero como agua de mayo otra oportunidad para ver dos horas y media de viñetas en pantalla grande.

Todas las imágenes son propiedad de Marvel.


T'agrada la nostra feina?

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR