Anuncio Ashley Madison

Páginas de citas y sexismo: los casos de Ashley Madison y #ByeFelipe

Por Alba González

En los últimos años, las páginas web de citas han comenzado a ser una herramienta muy utilizada por todos aquellos que buscan pareja o nuevas relaciones. Encontramos una gran variedad de páginas de este tipo, desde las más generalistas hasta plataformas que se especializan en crear redes de contactos y de citas para gente de un ámbito concreto: por zona geográfica, por intereses políticos, por afinidades musicales, por orientación sexual, y un largo etcétera. De las más generalistas, las más conocidas son, seguramente, Tinder, Match.com y OkCupid, donde podemos encontrar millones de usuarios activos y / o registrados.

En la mayoría de estas páginas, los usuarios se hacen un perfil y pueden contactar con otros usuarios a partir de mensajes privados. La demografía en este tipo de páginas es normalmente desigual: aunque hay algunos lugares donde predominan las mujeres, como eHarmony.com, en la mayoría de casos el porcentaje de hombres en este tipo de lugares es mayor, como en los casos de Match.com u OkCupid. Además, se observa una tendencia generalizada a que sean los hombres los que comienzan conversaciones en este tipo de webs.

Uno de los escándalos recientes más sonados en el mundo de las páginas web de citas es el de Ashley Madison. Se trata de una página fundada en 2002 y dirigida a gente casada o en relaciones monógamas que quieren tener una aventura fuera de la relación habitual. Bajo el eslogan "Life is Short. Have an affair" ("La vida es corta. Ten una aventura"), esta página web recibió atención de los medios cuando, el año pasado, un grupo de hackers amenazó con revelar las identidades de sus usuarios si no se cerraba la página. Finalmente, en agosto de 2015, salieron a la luz todos los datos de esta página de citas. La empresa denunció la acción como un acto criminal, ya que ciertamente vulneraba la legalidad y exponía información privada de los usuarios. En pocas semanas se puso en evidencia, gracias a la información filtrada, que la mayoría de usuarios femeninos eran falsos. Annalee Newitz, jefe de redacción de la revista Gizmodo, analizó los datos filtrados y, en un artículo publicado en su revista, denunciaba la página como un fraude: aunque el creador de la página afirmó que la marca "Ashley Madison" estaba dirigida a un público femenino, la realidad demostraba no sólo que la mayoría de cuentas reales eran de hombres, sino que, además, se creaban deliberadamente mensajes falsos en nombre de mujeres que no existían, y se utilizaban anuncios (mayoritariamente sexistas) claramente dirigidos ahombres.

Anuncio Ashley Madison

 

Aunque la empresa ha intentado defender en varias ocasiones, la verdad es que todo apunta a que esta página web fue creada para generar y explotar una falsa ilustración alusión en hombres casados: el de un lugar donde podrían encontrar mujeres disponibles y dispuestas a engañar a sus parejas para tener aventuras con ellos. Tal y como apunta Annalee Newitz en su artículo, la página Ashley Madison fue diseñada para que de forma automática perfiles falsos de mujeres enviaran mensajes a hombres registrados, manteniéndolos activos.

Adiós, Felipe

Las actitudes sexistas en las redes de citas también han provocado movimientos interesantes como respuesta. Debido a la tendencia de determinados hombres a utilizar respuestas agresivas y machistas ante las negativas de mujeres en sus propuestas a páginas como OkCupid, una residente de Los Ángeles, Alexandra Twet, tiró el 14 de Diciembre de 2014 un feed en Instagram llamado "#ByeFelipe". En esta cuenta se pueden ver capturas de pantalla denunciando respuestas abusivas. Los comentarios de "puta", "guarra", "fea", "gorda" son los más abundantes, así como lo es el acoso.

 

Mensajes publicados en la cuenta #ByeFelipe

Es preocupante que reacciones de este tipo se puedan dar en espacios de búsqueda de pareja pensados ​​para ser seguros. Acciones como las de la cuenta #ByeFelipe sirven para evidenciar y denunciar actitudes machistas que muchas veces son, si no invisibles para algunos, estructurales en gran medida. Tanto el caso de Ashley Madison como el de #ByeFelipe son casos diferentes donde se evidencia el machismo en la red. En el caso de Ashley Madison, se hizo patente un fraude en el que había implícita una actitud machista (explotar la idea de un tipo de mujer inexistente al servicio de las necesidades del hombre) y se expusieron datos privados de miles de usuarios, poniendo en riesgo su seguridad. El caso de #ByeFelipe, por un lado, deja en evidencia actitudes sexistas frente de la mujer en el mundo de las redes sociales, pero por el otro proporciona un ejemplo de herramientas de empoderamiento feminista para situaciones donde la mujer está sufriendo algún tipo de vulnerabilidad.

Imagen de portada: anuncio de Ashley Madison publicado en el 'New York Metro' en el que se lee "¿Te asustó tu mujer anoche?"

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR