Anuncios de mierda: la vuelta al cole

Las pocas veces que he entrado en el Corte Inglés de Plaza Cataluña he tenido la sensación de volver atrás en el tiempo, concretamente a principios de los noventa finales de los ochenta.

El olor a naftalina, los uniformes con el chaleco y la arquitectura de casino ofrecen una atmósfera de mundo viejuno, el mundo de Médico de Familia, esta especie de España rancia que se arrastraba desde la transición. Los anuncios del Corte Inglés siempre han reflejado esta realidad, anuncios blancos y memorables por repetición, la puñetera Vuelta a la Escuela del Corte Inglés, odiada por todos los niños y niñas, que veían que sus días de libertad se acababan.

Se ve que el 2010, a parte de estar poblado por niños satánicos, todos eran más blancos que la leche.

¿Encontráis las similitudes en las parejas que aparecen al final? Parece que todos hayan salido del molde barrio-de-Salamanca / Pedralbes. La pregunta real es, ¿encontráis las diferencias? Yo tampoco.

¡Eh! En el 2015 empezaban a aparecer otras razas, una de diez, hay que decirlo. Muy progre, Corte Inglés.

La gran revolución, sin embargo, fue este año, el 2016. El Corte Inglés hizo un anuncio tan ofensivo, tan escandaloso, que se vio obligado a retirarlo con una excusa absurda. Preparaos.

Como parte de su campaña de regreso a la escuela, mostraba un anuncio donde salían dos padres teniendo dificultades para poner el celofán en los libros de la escuela. OH, DIOS MÍO, SÍ, LO HAS ESCUCHADO BIEN, UNA PAREJA DEL MISMO SEXO. El hijo en cuestión le dice al otro -¿Ves? Te había dicho que con dos padres no sería más rápido-. Ved vosotros mism@s el anuncio y juzgad. Si ignoramos el sutil sexismo buenrollero -dos padres = más rápido que una pareja donde hay una mujer o dos por el medio-, el anuncio, por fin, mostraba una realidad que parecía desaparecida de la publicidad, un modelo de familia diferente.

Si ya hay pocos anuncios que muestren esta realidad, cuando lo hace el Corte Inglés, un símbolo de éxito empresarial tan castizo, supone un cambio de paradigma significativo. Lo mismo ocurrió en Costa Rica con este anuncio de galletas, en un pack de galletas llamado familia. Donde no sólo mostraba una pareja del mismo sexo, también familia donde la madre va a trabajar y el padre se queda cuidando a la familia, una pareja de ancianos sin hijos y un padre soltero.

La lluvia de mierda que cayó sobre estos dos anuncios fue, sorpresa, sorpresa, considerable. En el caso del Corte Inglés fueron necesarias 21.000 firmas de la plataforma, Hazte Oír para que lo retiraran alegando que habían caducado los derechos musicales -supongo que plantearse cambiar la música era algo inimaginable. Las razones de Hazte Oír son las típicas de cualquier grupo intolerante:

"Este año, en la campaña publicitaria “Vuelta al cole”, El Corte Inglés promociona una idea extraordinariamente grave: que los niños no tengan derecho a un padre y una madre.

Esta es la idea que difunde en sus anuncios. Pero ha tenido la habilidad de proponerla con mucho cuidado para hacerla más digerible: ha elaborado un anuncio muy inteligente, muy bonito, muy sutil, en el que quitarles sus derechos a los niños y destruir la familia natural parece algo bonito y hasta normal.

Utilizando modelos agradables y textos muy cuidados, El Corte Inglés propone acabar con la familia natural y con el derecho de los niños a tener un padre y una madre con su anuncio."

¿Os recuerda a alguien?

Inmediatamente después de la retirada se organizó un movimiento para volver a emitir el anuncio que recoge en Change.org, a estas alturas, 82.947 firmas. La directiva del Corte Inglés afirma "Corte Inglés intenta respetar todas las sensibilidades y no quiere herir a nadie y rechaza haber sucumbido a ninguna presión". También afirman que ya han hecho otros anuncios con parejas homosexuales para una campaña de San Valentín. Pero, como dicen los trolls de youtube:

“Nada en contra de los homosexuales, pero no son modelos a seguir por niños y niñas por muy buenas personas que puedan ser y por mucho amor que puedan dar. La evolución natural del 99% de todo ser vivo incluidos los seres humanos por supuesto, depende de la unión de lo femenino y de lo masculino. No hay que seguir confundiendo a la sociedad con modelos que crean involución y no evolución. Respeto a las personas y a su condición sexual siempre, pero no a costa de jugar con la ignorancia de la gente. No todo vale.”

Lo bueno de este comentario es... absolutamente nada, pero dice algo importante, no es lo mismo mostrar una pareja homosexual que una familia que desafía el modelo padre/madre/hijo. La implicación de este comentario y de la retirada del anuncio es la siguiente, os podéis emparejar pero, por dios, no nos toquéis el modelo de familia tradicional, vuestros hijos se traumatizarán y saldrán más defectuosos que Froilán de Borbón. En 2016, esta señora sale ganando:

El anuncio de galletas en Costa Rica se continuó emitiendo durante toda la campaña y aquí ya han sustituido la campaña de la vuelta al colegio con la de la moda de otoño, que quizá no destruye el modelo de familia tradicional católico apostólico y romano pero hace mucho para destruir la autoestima de chicas que no caen dentro de los cánones de estética heteronormativos. ¡Esto es un desmadre! ¡Queremos modelos con diversidad de cuerpos que no se pongan a bailar en medio del Guggenheim! Pero eso no rima y es una batalla para el próximo artículo.

IImagen destacada: fotograma del anuncio de la vuelta al colegio de El Corte Inglés.s.


T'agrada la nostra feina?

Nora Soler

Nora Soler

Diseñadora especializada en comunicación interactiva. Ilustra y escribe para Zena.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR