'A Ghost Story': fantasmas reales y ficticios

Estrenada en el último festival de Sitges y por desgracia en pocas pantallas, A Ghost Story es una joya cinematográfica.

El filme está dirigido por David Lowery, director conocido por otras obras más mainstream, como Peter y el dragón, de Disney, o la futura revisión con actores de carne y hueso de Peter Pan. Aun sabiendo de la solvencia de este director para gestar un largometraje de marcado carácter comercial para Disney, Lowery nos propone con A Ghost Story una película que al espectador casual quizás le parezca presuntuosa o una fantasmada.

La historia de la película es simple. Un hombre, interpretado por Casey Affleck (a quien las acusaciones de acoso sexual parece no pasarle factura), muere y se niega a trascender del mundo de los vivos, haciendo que se quede como espectro, atado a su casa y conviviendo con su pareja, interpretada por Rooney Mara. Lo que hace que este filme sobresalga sobre el resto que trabajan bajo esta premisa es la reacción del espectador con el tratamiento que hace sobre el fantasma.

Me explico, en esta película, cuando el personaje de Casey Affleck muere y se fantasmiza, este fantasma es el propio Affleck tapado con una sábana. Sin artificios CGI ni nada, una sábana con sus dos agujeros para los ojos, y ya está. Este acuerdo entre espectador y filme es uno de los dos motivos que posiblemente el espectador medio, acostumbrado a un enfoque más tradicional o más efectista, se quede descolocado y catalogue la película como una estupidez.  El otro motivo es lo encorsetados que son tanto el tratamiento visual, rodado en una relación de aspecto de cuatro tercios, como todo el primer acto y parte del inicio del segundo, que presentan una cadencia muy lenta, con planos muy largos y sin aparente texto visual.

29906170001_5487719264001_5487703142001-vs

daipsa86yl8esye99jisrelación de aspecto 4:3 y fantasmas de sábana 

Los personajes protagonistaa, al menos durante la primera parte, tampoco contribuyen a dar potencia narrativa. Son personajes rotos, silenciosos y entristecidos que no ayudan a empatizar con el espectador hasta más adelante en el film. Aunque se presentan momentos de emotividad, como en la escena con tarta, rodada sin cortes, que posiblemente para Rooney Mara fuera de lo más difícil en su carrera. Una escena donde su personaje intenta superar la pérdida del personaje de Affleck, mientras éste, fantasmizado, la observa. A partir de este momento es cuando la película se transforma en una odisea emocional desde el punto de vista del personaje de Affleck. Un fantasma atado a una casa, donde nadie lo puede ver u oír donde solo le queda el paso del tiempo como realidad.

ghost story 1

Lowery consigue crear un filme con un personaje que no habla, ni siente, ni padece. Una historia vital, preciosista y existencialista. Tal y como lo consiguió Alan Ball con su serie funeraria  A dos metros bajo tierra. Esta exploración de lo efímero de la existencia humana utilizando la muerte no es nada nuevo, pero cuando se hace bien, como en este caso, quizás un poco más artístico que la propuesta de Ball, te hace sentir como espectador una realidad vital excepcional. La obra explora la existencia efímera humana, el vacío emocional, el olvido, el nihilismo extremo.

Fotograma-A-Ghost-Story

A Ghost Story también explora otros géneros en su hora y treinta y dos minutos de duración, como los viajes en el tiempo o las casas encantadas,  siempre desde la perspectiva del fantasma de Affleck. Los pobres ocupantes de la casa, asustados por los fenómenos paranormales, sin ser capaces de ver el dolor emocional del fantasma-sábana. O en los viajes temporales al pasado y al futuro explorando su vacío emocional y volviendo a enamorarse del recuerdo de su amor con el personaje de Mara.

A Ghost Story Affleck Photo-5

A Ghost Story es un trabajo muy interesante en su propuesta, con un arranque difícil para un espectador medio, pero la historia te atrapa y se te queda como una nota mental en tu interior a la que quieres llegar leer algún día.

Todas las imágenes son material promocional.

Javi Morán

Javi Morán

Graduado en cine y audiovisuales por la ESCAC y especializado en guion audiovisual. Activista LGTBI+.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR