'Oxenfree': cuando ellas son las heroínas y ellos la carga

Aviso: este artículo puede contener spoilers.

Oxenfree es un juego altamente recomendable por varias razones: porque la estética nos atrapa, porque la música y efectos sonoros son impecables y, sobre todo, porque cuenta con una maravillosa trama fantástica con claras referencias a The Blair Witch Project y House of Haunted Hill que se mezclan con unos saltos temporales geniales à la Primer o Inception. Además, este videojuego cuenta con una historia no lineal, es decir, que en función de las decisiones que tome el jugador, varía la historia y el final. En definitiva, esta creación de Night School Studio es excelente, sobre todo por aquellas personas que disfrutamos del género fantástico y de los videojuegos estilo point-and-click.

La estética, a pesar de ser un juego en 2D y con gráficos poco potentes, nos atrapa por varias razones. Principalmente porque tiene paisajes dramáticos con pinceladas claramente románticas que se mezclan con una estética pop- ochentera debido a las tonalidades pastel y las formas triangulares de los árboles. De hecho, podríamos incluso considerar a los paisajes como uno de los protagonistas principales del juego, puesto que ocupan la mayor parte de la pantalla y nunca pasamos del gran plano general. El diseño de personajes, en cambio, es bastante flojo, pero como prácticamente no los vemos, tampoco llega a molestar

thumb-1920-678166
A pesar de que el plano no llegue a cerrarse nunca, los efectos sonoros procedentes de la radio que lleva constantemente Alex nos adentran a su historia y a la de las islas fantasma, Edward Islands. En Oxenfree podemos experimentar la fuerza que pueden tener los efectos sonoros, al ser precisamente estos los que nos hacen estremecer de verdad mientras la imagen se mantiene anclada en el plano general. Cuando Alex sintoniza la radio, nos adentramos en la verdadera parte fantasmagórica de las islas Edwards… Además, la música ambiental estilo indie hecha con sintetizadores realza la nostalgia ochentera que impregna Oxenfree.

Pero lo que realmente hace avanzar la tétrica historia de Oxenfree son los personajes y, más específicamente hablando, los personajes femeninos. Es remarcable ver cómo en Oxenfree son los personajes femeninos los que tienen la carga de la historia, mientras que los personajes masculinos son básicamente una carga. Una de las escenas más remarcables es aquella en la cual Alex discute con su nuevo hermanastro Jonas sobre quién tiene que tocar un circuito para volver a poner en funcionamiento una vagoneta. Durante esta escena, Jonas insiste varías veces en que debe repararlo él, pero Alex no le deja. Además, el hermanastro de Alex demuestra ser poco diestro en múltiples ocasiones, porque se queda atrapado cuando tiene que seguirla escalando o saltando de roca en roca y ella lo tiene que rescatar.

thumb-1920-678169
A pesar de que es positivo que las mujeres tengan el “control” de Oxenfree también podría hacerse de una manera más equilibrada, o, con otras palabras, sin tener que demostrar la superioridad de un sexo sobre el otro. A pesar de que esta práctica ha sido la forma más común del sexo masculino  para demostrar la superioridad sobre el sexo femenino, no quiere decir que sea un método válido. ¿Por qué tiene que ser más importante tener conocimientos técnicos por encima de otros tipos de conocimientos? o, simplemente ¿Por qué un sexo tiene que ser el héroe y el otro lo rescatado?

Todas las imágenes han sido bajadas de la página web https://wall.alphacoders.com


T'agrada la nostra feina?

Alba J. Bagà

Comunicòloga audiovisual especialitzada en pedagogia audiovisual.

Deixa un comentari

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR