'Un lugar tranquilo' (2017)

Desde sus inicios en el remake americano de The Office, la carrera de John Krasinski ha protagonizado un ascenso tranquilo, pero firme, en el panorama fílmico americano.

Este filme, Un lugar tranquilo, no es su primer trabajo como director. Previamente ya había dirigido algunos capítulos de The Office, con realmente buen resultado, tanto que su visión personal se podía entrever en lo encorsetada que era la estructura de los episodios de la serie. También dirigió un largometraje, Brief interveiw with hideous person que fue ignorado por crítica y público en 2009.  Y en 2016 también realizó otra película, Los Hollar, que también pasó desapercibida.

Ahora nos presenta un filme, radicalmente opuesto a los dos dramedia anteriores, entrando en el género puro. Alejándose, de manera relativa, de la capa de terror mainstream de consumo fácil y susto efectista. La propuesta que expone Krasinski con el filme está más trabajada e interesa más al espectador, aunque por desgracia también usa alguno de estos efectismos en momentos señalados. Cabe recordar también que pese a que el filme tiene ese aire de construcción indie, está producido por la productora de Michael Bay, por lo tanto, estos efectismos y otros momentos narrativos pueden llegar a entenderse.

Emily Blunt

Emily Blunt

Un lugar tranquilo nos propone una trama posapocaliptica de supervivencia familiar en un futuro relativamente cercano al que nos encontramos, donde unas criaturas, que suponemos alienígenas, han conseguido eliminar gran parte de la población mundial. Estas criaturas, que se guían básicamente por el sonido, determinan que la supervivencia de la humanidad sea solamente posible en silencio. En el más absoluto silencio.

John Krasinski

John Krasinski

Gracias a esta premisa tan interesante y bien explotada, nos encontramos un filme donde el sonido y el silencio  cobran una parte esencial de su estructura narrativa.  El diseño de sonido es excelente en la mayor parte, quizás pecando de momentos donde la mano de la productora de Bay entra. Momentos como los jumpscares, sustos normalmente en contraplano acompañados de sonido estridente de cuerdas, se presentan baratos e innecesarios y con un solo intento efectista que desmejora la película. Aquí es donde el perfil comercial del filme se muestra en todo su esplendor, haciendo que la intensidad narrativa del uso del sonido y del silencio se pierda. Quizás una utilización más extrema del silencio y del sonido diegético extremo hubieran llevado al largometraje a cotas de excelencia dentro del género. Aún así, la producción es genial mayormente.

Normalmente, los filmes de género intentan tratar otros temas a nivel dramático, lo vimos con Get Out, Déjame salir (2017), o con It follows (2014), producciones donde se explora el racismo o el ostracismo sexual. En Un lugar tranquilo, nos encontramos con un drama sobre la familia como unidad de supervivencia, donde la culpa y la redención son los motores principales. Motores que se desatan rápidamente con una de las secuencias de inicio más interesantes y desgarradoras que se recuerdan.

Silencio frente a la desgracia

Silencio frente a la desgracia

Cabe destacar que uno de los protagonistas, la hija del matrimonio, Regan, es sorda, motivo también por el cual la familia ha conseguido sobrevivir tanto, ya que se comunican vía lenguaje de signos. Los momentos donde la perspectiva narrativa cambia a ella, el diseño de audio se opaca, poniendo al espectador en la cabeza de ella. Esto podría haber quedado realmente efectista y vacío, pero consigue ser realmente bonito y realista. Como dato interesante, Millicent Simmonds, la actriz, es sorda en la vida real, haciendo que su actuación y las pequeñas interacciones con los protagonistas en las escenas sean realistas.

Millicent Simmonds

Millicent Simmonds

Desde una perspectiva de género y sin entrar mucho en terreno del spoiler, el film ofrece una de cal y  otra de arena. Por el lado de la cal, tenemos momentos donde el padre y el hijo, dejan a las mujeres en casa para hacer cosas tradicionalmente masculinas para reforzar el carácter de hombre protector del padre y transmitírselo al hijo.  Por el lado de la arena, nos encontramos que hacia la mitad del segundo acto, y en el clímax, existe inversión de roles muy satisfactoria.

Los hombres de la familia

Los hombres de la familia

En definitiva, Un lugar tranquilo es un filme muy interesante, que pese a alguna concesión al mainstream será recordado, analizado y usado como ejemplo de una manera nueva de acercarse al género. Dotándolo de una capa de profundidad rara vez vista. Y donde el uso del silencio será estudiado.


T'agrada la nostra feina?

Javi Morán

Javi Morán

Graduado en cine y audiovisuales por la ESCAC y especializado en guion audiovisual. Activista LGTBI+.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR