'The OA' y el poder de las historias

Netflix lanzó la primera temporada de la serie The OA el pasado mes de diciembre sin hacer campaña previa a su estreno. Como quien deja un regalo en una puerta, pica al timbre y sale corriendo, de un día para otro la serie apareció en la plataforma, con un tráiler críptico y una descripción que aclaraba más bien poco. Cada vez que alguien me pregunta de qué va The OA, en mi cerebro comienza a girar el reloj de arena de Windows 95, intentando descubrir la forma de presentar la serie sin estropearla. Ahora entiendo a Netflix.

58585eba63fcdb1a008b4bbf-1665

Prairie, la protagonista de The OA

Así, parte de la gracia de la serie radica en el propio hecho de lanzarse a la piscina sin tener mucha idea de qué es lo que vas a ver. En todo caso, si has visto algo de la filmografía de Brit Marling (co-creadora, guionista y actriz principal) te puedes hacer una idea: tanto Otra tierra (Another Earth, 2011) como Sound of My Voice (2011) comparten la atmósfera de The OA, sumergiendo al espectador en realidades alteradas, claustrofóbicas, que surgen de premisas grandilocuentes y requieren de una suspensión de la incredulidad total por parte de la audiencia. Es ciencia ficción, pero con un estilo propio original y sólido, que a menudo provoca reacciones extremas: amor u odio.

The OA sigue claramente la tendencia estilística de Brit Marling y Zal Batmanglij, co-creador de la serie con quien también trabajó en Sound of My Voice y The East (2013). En el piloto vemos a Prairie, la protagonista interpretada por la misma Marling, saltando de un puente. Cuando despierta en el hospital, no reconoce a su madre hasta que le toca la cara, descubriéndonos que cuando desapareció de casa siete años antes, era ciega. Mucho que procesar, pese a ser sólo el principio. Poco más se puede decir sin entrar en el terreno de los spoilers, pero cuando los títulos de introducción del primer capítulo nos sorprenden en el minuto 57 (el formato corresponde a una película de 8 horas más que a una serie), queda claro que estamos ante algo diferente y bizarro, en el buen o el mal sentido del término dependiendo de a quién le preguntes.

(Netflix)

(Netflix)

Prairie, que se hace llamar The OA, sólo le cuenta su historia a un grupo de privilegiados del instituto local. Cabe mencionar que, en cuanto a representación, se lleva puntos positivos: en el grupo están la profesora Betty Broderick-Allen (Phyllis Smith, de 65 años, que puso voz a la tristeza en Inside Out)  y el alumno Buck, un chico trans asiático (Ian Alexander, un activista trans de 15 años que debuta como actor tras responder a la campaña de los creadores de la serie para encontrar a un adolescente asiático trans que interpretara a Buck).

Pasando a spoiler puro y duro, avanzo que Brit Marling tiene un efecto casi sobrenatural sobre mí que hace que probablemente me uniera a una secta si fuera ella la líder, así que ya sabéis hacia dónde va todo esto: mirad The OA de una sentada y volvéis aquí a leer el resto del artículo.

 

 

Spoilers.

Spoilers.

 

Aviso: spoilers. Los que quieran arruinarse a sí mismos la experiencia de The OA, pueden seguir leyendo.

Vamos allá con la trama: Tras los créditos iniciales al final del primer capítulo, descubrimos que Prairie, antes llamada Nina, nació en Rusia en una familia de oligarcas metida en asuntos turbios. Nina muere en un atentado, pero es devuelta a la vida por Khatun (algo así como una guardiana celestial), que a cambio de resucitarla le quita la visión. ¿Seguís conmigo? Vale, os hacéis una idea del tono del asunto. Años después, habiendo sido adoptada por un matrimonio estadounidense, Nina/Prairie/The OA viaja a Nueva York para buscar a su padre ruso, pero en su lugar se encuentra con Hap (Jason Isaacs), un doctor tarado que la encierra en su sótano para usarla como conejillo de indias en sus experimentos. Hap estudia las experiencias cercanas a la muerte, como las de The OA y los otros cuatro sujetos que conviven en las jaulas de vidrio de Hap (una de ellos, como dato de Trivial, interpretada por Paz Vega).

 

585987beaca0591e008b4c65-1920

¡Mirad qué bonito!

Sabemos que siete años más tarde Prairie vuelve a casa habiendo recuperado la visión y con el objetivo de encontrar a Homer (Emory Cohen), uno de sus compañeros de sótano. La historia entre medio es lo que la protagonista narra cada noche al grupo de adolescentes y la profesora, en una casa abandonada del pueblo. Es la historia de cómo el doctor les mataba y revivía continuamente intentando descifrar el más allá, y de cómo los cinco, convertidos en ¿ángeles?, descubrieron los movimientos que les harían libres (movimientos literales de danza contemporánea creados por el coreógrafo de los videoclips de Sia, nada más y nada menos). Y si todo esto fuera poco, la resolución llega con un final que resulta ser lo más conflictivo de la serie.

Sí.

 

Uno de los aspectos más interesantes de The OA viene dado precisamente por la poca verosimilitud de la historia. La credibilidad de la narración de la protagonista es puesta en duda constantemente, y es la actuación de Brit Marling lo que retiene al espectador en su bando, o al menos mantiene la esperanza de la verdad, que sigue viva incluso tras saber que Prairie inventó la historia a partir de lo que leyó en diferentes libros. Conforme avanza la trama, tanto los chicos que la escuchan como la audiencia vamos ganando conciencia del surrealismo de la historia, pero estamos demasiado atrapados por ella como para dejar de escuchar.

The OA tiene así parte de oda al poder de la transmisión oral, formando grupos de gente que, aislada por diversos motivos del resto del mundo y de tecnologías modernas, encuentran apoyo en la pequeña comunidad que forman. Al fin y al cabo, si hubiera que encontrar una moraleja de la historia iría por este camino: los humanos no somos nadie sin el otro, y el potencial que tenemos para conectar entre nosotros, a través de símbolos (movimientos) e historias, será nuestra salvación.

Imágenes: Netflix.

Irina Cruz

Irina Cruz

Comunicadora audiovisual, doctoranda en cine contemporáneo con visión de género.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR