Bond

Sinopsis feministas: El mañana nunca muere

La saga de James Bond te explica qué hubiera pasado si Hugh Hefner no hubiera fundado Playboy y se hubiera dedicado al espionaje.

En esta película, el malo es un magnate de la comunicación que quiere montar la tercera guerra mundial haciendo que el Reino Unido y China se peleen. Así podrá vender más periódicos. Se nota que es ficción, porque en la vida real China se cargaría el Reino Unido en un tris y no pasaría nada porque ahora es amiga de los Estados Unidos, que no quiere intervenir en ninguna guerra por si Putin se enfada.

Además de coches, inventos molones y escenas de acción, lo que da calidad a las películas de James Bond son los personajes hembra. Está M, la jefa de Bond. Ella dice que antes de mandar un mísil a los chinos hay que pensárselo un poco, y los machos del gobierno le dicen que es una mujer y no entiende cómo va la guerra. Ella les responde que no tener pelotas es lo que se necesita en ese momento de tanta tensión. Este personaje sirve para que las espectadoras hembras vean que, cuando sean viejas y feas, tendrán la oportunidad de mandar en algo.

También está la señorita Moneypenny, la secretaria de M. Es muy eficiente y apañada, pero es del montón. Eso significa que no copulará con James Bond, pero que habrá tensión sexual no resuelta entre ellos. Este personaje sirve para que las espectadoras hembras que no son unos pibones se sientan bien con su cuerpo. Aunque no lleguen a copular con el protagonista macho, él las tratará como un objeto sexual, igual que a las tías buenas.

Hay también una profesora o académica danesa. O algo así. Sólo sale en una escena enrollándose con James Bond. Su papel es tan importante que luego la voz del coche fantástico de Bond tiene un acento similar. Este personaje sirve para que las espectadoras hembra que quieran estudiar una carrera se queden más tranquilas y sepan que un macho apañado las seguirá tratando como objetos sexuales.

Otra hembra importante es la mujer del malvado, que había sido ex novia de James Bond. Al volver a verlo se da cuenta de que siempre ha estado enamorada de él y le explica todo lo que el espía quiere saber sobre su marido. El malo se entera y se cabrea porque ella le pertenece y la mata. Bond la encuentra muerta, le sabe muy mal y la deja tirada en la cama porque le persiguen los malos.

Y finalmente está la espía china. Es muy profesional y sabe artes marciales. Como es una hembra, James Bond tiene que salvarla dos veces. Al final hay una escena muy bonita en la que ella lleva diez minutos bajo el agua inconsciente y James Bond antes de llevarla a la superficie le da un beso. No hace falta su consentimiento porque le está salvando la vida. Ella lo sabe y por eso después se acuesta con él. También porque Bond se ha pasado media película felicitándola por lo bien que lo hace como espía. Menos mal, porque si no tiene un macho al lado, una hembra que ha sido enviada por el gobierno chino a evitar la tercera guerra mundial no va a saber lo buena que es.

Y ésta es la moraleja de la película: hagas lo que hagas, si eres una hembra el macho protagonista te va a tratar como un objeto sexual. Eso y que Skyfall de Adele es la mejor canción de James Bond


T'agrada la nostra feina?

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR