Pioneras del videojuego: Carol Shaw y Dona Bailey

En otros artículos hemos hablado ya de Grace Hopper, una de las madres de la informática junto con Ada Lovelace, o de las mujeres que más han influido en la industria japonesa del videojuego. Hoy, siguiendo con esta serie de artículos sobre la mujer en el mundo del videojuego, nos fijamos en el otro polo tradicional del desarrollo de videojuegos, Estados Unidos, y en particular en las figuras de dos mujeres, Carol Shaw y Mujer Bailey, pioneras respectivamente en los videojuegos domésticos y en los recreativos.

Carol Shaw

CS 1

Aunque habitualmente se considera a Dona Bailey la primera programadora de videojuegos, esto es incorrecto. Carol Shaw, trabajando en la mítica Atari, la primera empresa de fabricación de videojuegos, diseñó en 1978 Polo' un videojuego dedicado a este deporte ecuestre que no se lanzó comercialmente. El videojuego es poco conocido y raro incluso hoy, casi 40 años después, pues sólo se utilizó como herramienta promocional dentro de las tiendas americanas de Polo Ralph Lauren. No deja de ser un testimonio del éxito de los videojuegos a finales de los 70 en Estados Unidos que una marca como Polo Ralph Lauren decidiera emplearlos como herramienta promocional.

Sin embargo, Shaw obtendría su mayor éxito en 1984, cuando dejó Atari para trabajar en Activision, la primera empresa que fabricó videojuegos como "tercera parte" para otras empresas que fabricaban consolas y que contribuyó a establecer el modelo actual de negocio en el mundo de los videojuegos. Allí Shaw programó River Raid, un videojuego de acción que fue un éxito inaudito de ventas en el mercado doméstico americano debido a sus innovaciones, tales como el desplazamiento vertical de la pantalla o la acción rápida y fluida. Tal fue el éxito de River Raid que Shaw se retiraría en 1990 del mundo del desarrollo de videojuegos y se ha dedicado desde entonces al voluntariado.

Podría parecer que en la historia de Shaw todo el monte es orégano, pero también fue objeto de críticas por su condición de mujer. Shaw, en una entrevista para Vintage Computing, relata un encuentro con Ray Kassar, presidente de Atari en el momento de su contratación, en estos términos:

“Vintage Computing:¿(Ray Kassar) mencionó algo sobre tu condición de mujer como algo diferente o inusual en ese momento?

Carol Shaw: No cuando me entrevistaron (para el trabajo). Fue más tarde. Una vez, cuando estaba trabajando en el laboratorio, Ray Kassar estaba de visita y dijo "¡Oh, por fin! ¡Tenemos una diseñadora de videojuegos mujer! Puede hacer cartuchos de conjuntar colores de maquillaje y diseño de interiores". Más tarde el resto de compañeros me dijeron que no le hiciera caso.”

Desgraciadamente podemos ver que el machismo en el mundo de los videojuegos viene de lejos ... También se enfrentaría a actitudes similares la otra pionera del videojuego americano, Dona Bailey.

Dona Bailey

DB 1

Si Carol Shaw es la pionera del videojuego doméstico americano, Dona Bailey es la primera mujer que programaría un videojuego de salón recreativo: Centipede.

Bailey, que comenzó su carrera a Atari en 1980, era la única mujer de la división de recreativos de la compañía. La programadora aseguraba en una entrevista que "fue interesante ver cómo funciona una sociedad completamente masculina", refiriéndose a esta división. Sin embargo, también afirmaba que "no creo que pensaran que tenían que modificar su comportamiento para que hubiera una mujer" y que "se me endureció la piel". Cuando Bailey entró en Atari, era la única mujer de 30 programadores de videojuegos. Cuando se marchó en 1982, era la única de 120.

La programadora afirmaba que parte de los motivos que la llevaron a marcharse de Atari fue la actitud de los compañeros. Aunque Centipede, un juego de acción donde el jugador atacaba a un gusano que bajaba por la pantalla, fue un gran éxito, Bailey recuerda que este éxito le acarreó mucha atención no deseada. Sus compañeros "decían esas cosas típicas que hacen daño, que fue casualidad (el éxito de Centipede), que yo no lo había hecho, que seguro que lo había hecho otra persona". Bailey dejó la industria del videojuego en los años noventa y se dedica a la docencia universitaria.

Vale la pena reflexionar sobre el estado actual del videojuego, donde casi 40 años más tarde todavía nos encontramos con casos de acoso debido al género, que desgraciadamente son muchos como para enumerarlos todos, pero sólo hay que recordar la controversia del Gamergate, de la que ya hablamos aquí en Zena, o la representación de la mujer en muchos videojuegos.

Marc Bellmunt

Marc Bellmunt

Doctorando en periodismo, realiza una investigación sobre la relación entre los consumidores de videojuegos y sus prácticas comunicativas. Colabora en La Garriga Digital.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR