Nostalgia: Xena, la princesa guerrera

Mi compañera de piso y yo tomamos como pasatiempo el categorizar a los personajes masculinos de la cultura popular en hard bros (Tony Stark, El Tito Rober de Un paso adelante) y soft bros (Steve Rogers, Pedro de UPA). La teoría en desarrollo es que en todas las parejas de compis masculinos hay uno de cada. El problema llegó cuando intentamos extender la teoría a las parejas de personajes femeninos de la cultura popular: no hay suficientes como para generalizar una norma. De aquí el tema de hoy: Xena, la princesa guerrera.

AMAZONAS (FemPop)

AMAZONAS (FemPop)

Xena nos enseña que, para sorpresa de Hollywood, una mujer es más fuerte cuando comparte su perspectiva con una comunidad femenina. Se trata de algo revolucionario, considerando cómo la propia figura del héroe (o heroína, aunque tengamos pocas) se basa en una concepción individualista y de aislamiento de la comunidad; el héroe es, convencionalmente, heroico para los otros, y raramente con los otros. En el caso de las heroínas, el exilio de la comunidad es aún mayor, al ser representadas como la excepción a la norma de la feminidad aceptable. Pero Xena rompe esta norma, escribiendo la amistad entre mujeres como base imprescindible de la heroicidad: Gabrielle (Reneeé O'Connor) y Xena (Lucy Lawless) se complementan, cada una aportándole a la otra una percepción distinta de lo que significa ser una heroína y creando una interdependencia tradicionalmente insólita en las figuras heroicas.

No sólo Xena refuerza la idea de poder en la comunidad femenina, también demuestra el potencial de dicha comunidad para enfrentarse a las injusticias patriarcales. En uno de sus capítulos, Xena discute con las participantes de un concurso de belleza al no entender por qué ponen sus cuerpos al servicio de hombres que las objetivizan. Después de hablar con ellas y escuchar su punto de vista (las necesidades económicas y la presión familiar y social), Xena comprende la situación y pasa a acusar directamente a los hombres que organizan tales actos. Durante la serie, la misión de Xena y Gabrielle es ofrecer alternativas a las diversas mujeres que viven bajo la opresión patriarcal, comprendiendo las dificultades con las que se pueden encontrar.

(Vanity Fair)

(Vanity Fair)

Por supuesto, en un ejercicio bastante meta, la pareja debe luchar contra la norma que insiste en separarlas; bajo la escritura patriarcal, es inconcebible una amistad femenina honesta. La moraleja es, en todo caso, que trabajando juntas conseguirán llegar más lejos que por separado. Ignorando las tentativas ofertas que el patriarcado les ofrece a las protagonistas (ambas rechazan ser convertidas en diosas por Ares), la serie descubre cómo a través de los vínculos entre la comunidad de mujeres se consigue crear un espacio propio de autoridad y poder desde el que enfrentarse a la opresión común.

Xena no es perfecta: peca de exclusión racial y de clase, y es un claro ejemplo de queerbaiting. Aún así, en tiempos en que las heroínas de acción vuelven a estar de moda, muchas narrativas contemporáneas (guiño, guiño, Wonder Woman, guiño) deberían tomar nota de cómo la serie integra a su heroína en la comunidad femenina que la rodea.

Imágenes: NBC/Universal

Irina Cruz

Irina Cruz

Comunicadora audiovisual, doctoranda en cine contemporáneo con visión de género.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR