Nostalgia | 'Pokémon Cristal'

Pokémon es –y posiblemente siempre será– mi saga favorita de videojuegos. Es, sin exagerar, parte de mí.

Aún recuerdo cuando veía a mis compañeros de clase jugar a Pokémon Rojo en sus Game Boy, en ese entonces aún en blanco y negro (¿de veras sólo han pasado veinte años?). No me enteraba mucho de lo que ocurría; es más, tampoco sabía si me gustaba lo que veía. Poco después, Telecinco comenzó a emitir el anime de la franquicia allá por finales de 1999 –mi curiosidad, entonces, comenzaba a avivarse por momentos. ¿Bichos que por arte de magia se transformaban en otros bichos, especialmente en momentos cruciales de la narrativa? ¡Brutal! Meses después –y tras un gran despliegue de paciencia por parte de mis padres–, mi madre finalmente me compró una copia de Pokémon Amarillo para mi noveno cumpleaños, dándome así un compañero del que apenas me despegaría en todo el verano de 2000. Sobra decir que lo demás es historia. Como que estoy contándolo todo con pelos y señales diecisiete años después.

Pokémon-Amarillo-Videojuegos-Hierba

F: Retrokroker.com.

Mi interés en la saga Pokémon continúa siendo fuerte a día de hoy, pero quizás alcanzó su auge cuando salió el título en el que me centraré hoy: Pokémon Cristal. Lanzado en 2001, Pokémon Cristal suponía una continuación de las bases de la saga que, al mismo tiempo introducía algunos elementos nuevos –¡incluyendo novedades en temas de género!–, sentando bases que perduran en títulos más recientes y dando lugar a una de los títulos más disfrutables de la saga. Sumerjámonos pues en la región de Johto.

WikiDex

F: WikiDex.

Introducción a Pokémon Cristal

Pokémon Cristal se plantea de modo general como una suerte de expansión de otras dos entregas lanzadas previamente: Pokémon Oro y Plata. De esta manera, la saga sigue una tradición de expansiones ya comenzada en su día por Pokémon Amarillo, dándonos la oportunidad de revisitar el mismo mundo con una serie de mejoras técnicas y/o narrativas. El juego, por tanto, nos lleva una vez más a la región de Johto, donde un/a joven (a medio camino entre la niñez y la preadolescencia) inicia su periplo por la región con un claro objetivo: entrenar a sus Pokémon, derrotar a los ocho líderes de gimnasio de la región y, finalmente, desafiar al Alto Mando de la Liga Pokémon con el objetivo de convertirse en campeón o campeona de la región. Y con eso he resumido, sin exagerar, el 85% de las entregas de esta saga – pero creedme, engancha cada vez que lo juegas. Y mucho.

hqdefault

F: YouTube.

Como todos los juegos principales de la saga, Pokémon Cristal es un juego RPG (role-playing game; juego de rol) basado en turnos en los cuales los Pokémon se baten uno a uno utilizando ataques adquiridos conforme suben de nivel –un sistema con el que cualquier jugador asiduo de RPGs está perfectamente familiarizado. Pokémon Cristal –y la saga en general–, sin embargo, ofrece una particularidad que lo hace destacar: al contrario que en muchos otros juegos de rol clásico –a lo Final Fantasy o Dragon Quest–, aquí se nos permite crear nuestro propio equipo de una variedad de, en ese momento, 251 Pokémon (a día de hoy, superan los 800). Dada esta gama de opciones, cada jugador tiene la oportunidad de personalizar su aventura y, ante todo, de poder jugar –y, a menudo, encariñarse– con sus criaturas virtuales favoritas.

Un mundo en constante crecimiento

Pokémon Cristal continúa expandiendo la fórmula de la saga y, aunque retenga su funcionamiento base, incluye jugosas novedades con respecto a Oro/Plata y la saga en general. Un cambio que en entregas anteriores terminaría normalizándose es que los sprites (imágenes) de los Pokémon se mueven ligeramente en batalla, siendo el primer juego en el que las batallas ofrecen más movimiento aparte de leves cabeceos a la hora de lanzar un ataque. Otra novedad es la inclusión de un programa de radio, Las contraseñas de Buena, el cual comunica contraseñas vía la radio del juego y, si te personas en la estación para darle la contraseña correcta, recibes diversos premios –una tímida aproximación a un mundo más interactivo que ganaría más entereza en entregas posteriores con la inclusión de más eventos y conexiones por internet.

radiociudadtrigalyoutube

F: YouTube.

En su espíritu revolucionario, Pokémon Cristal también incorpora una nueva localización que expande la jugabilidad del universo Pokémon: la Torre Batalla. Si bien ya había jugadores que competían en campeonatos –ya fueran locales o incluso a nivel nacional– antes de la llegada de Cristal, la inclusión de la Torre Batalla, con su alto nivel de dificultad y su desafío de intentar vencer cuantas batallas seguidas como sea posible, animó a muchos entrenadores a crear equipos estratégicos, introduciendo así la ahora popular dimensión competitiva de los juegos. Mediante una serie de tímidas, pero sólidas mejoras, Pokémon Cristal logró sentar una serie de bases a nivel de interacción y estrategia que seguirían evolucionando en las próximas generaciones.

battletoweryoutube

F: YouTube.

Mayor visibilidad

Otro punto innovador de Pokémon Cristal, simple como pueda parecer, es la posibilidad de poder escoger el sexo de tu personaje. A pesar de que ya se había considerado la inclusión de un personaje femenino para Pokémon Rojo y Verde (los dos primeros juegos de la saga, que solo vieron la luz en Japón) [i], esta opción fue desechada, no siendo hasta el lanzamiento de Cristal que podríamos realizar una opción más personal de personaje. Curiosamente, no ha sido hasta recientes entregas de la saga (Pokémon X e Y) que hemos podido controla otros aspectos como el color de piel de los personajes, habiendo tardado en ofrecer una caracterización más inclusiva –aun así, no deja de ser interesante que un juego de inicios de los 2000 nos permitiera poder escoger un personaje femenino en pos de crear narrativas aún más personales.

The Gamer Intelligence Agency

F: The Gamer Intelligence Agency.

Pokémon Cristal, en resumen, constituye un paso importante en la evolución de la saga tanto en cuestiones de jugabilidad como en materia de representación –sutiles o tímidos como puedan resultar estos cambios. Dadas las limitaciones presentadas por una consola de 8 bits como es la Game Boy Color, es más que meritorio que un juego como Cristal haya logrado sentar bases que a día de hoy caracterizan el corazón de la saga, dando paso a un mundo más interactivo y a experiencias de juego más personales. Para mí Pokémon siempre tendrá un valor sentimental fuerte –no solo me dio momentos inolvidables conforme crecía sino que, cuando me hacía mayor y todo el mundo me decía que debería dejar de jugar a esos bichos, se convirtió en un foco de resistencia a la prosaica idea de convertirme en un adulto sin aficiones ni una pizca de niñez. A día de hoy, y a pesar de que de vez en cuando esos comentarios me afectaran, me siento más alegre que nunca de haber sido fiel a esta saga. Y juegos como Cristal me siguen dando la razón.

Imagen destacada: Black Nerd Problems. Todas las imágenes (c) Game Freak.

---

[i] “Pokémon Red and Green Beta,” Bulbapedia, the Community-Driven Pokémon Encyclopedia <http://bulbapedia.bulbagarden.net/wiki/ Pok%C3%A9mon_Red_and_Green_beta> [Visto el 12 febrero 2017]


T'agrada la nostra feina?

Jose Viera

Filólogo e investigador independiente con un máster en estudios ingleses avanzados obtenido en la Universitat Autònoma de Barcelona. Su trabajo de fin de máster versó sobre representaciones de hombres homosexuales mayores en los medios. Actualmente prepara su tesis doctoral en representaciones neo-victorianas del autor Charles Dickens.

1 comment

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR