Nostalgia| 'La princesa Mononoke' (1997)

Hay que dejar clara una cosa. La chica de la película no es una princesa, ni tan siquiera se llama Mononoke. No se asemeja a ninguna de las princesas de cánones tradicionales. Lo más cercano a una ruptura de lo establecido lo encontramos con Mulan (1998) el año siguiente, con la controversia de que se disfraza de chico para conseguir sus objetivos. San, la heroína del filme, es un ser salvaje, natural, de labios ensangrentados y familiares lobos de gigantescas proporciones.

ashitaka

Ashitaka

Iniciamos el filme con Ashitaka el arquero, que es de la realeza, un principe emishi 蝦夷 - habitantes del noreste de Honshû en lo que hoy se conoce como la región de Tohôku -en la película,  llevan centenares de años separados del imperio japonés y ocultos en las montañas. Su misión es simple, debe acabar con un demonio jabalí que está arrasando la zona.

javali-odi

Jabalí bestia, infectado por el odio de una "bola de metal"

En la batalla victoriosa, derrota a la bestia pero queda herido e infectado por el odio del monstruo, y queda maldito. Decide marchar al oeste en busca de respuestas sobre una extraña "bola de metal" que hizo enloquecer y llevar al odio a la bestia.

En su historia de fuerzas naturales y arcanas, como héroe maldito y desterrado,  Ashitaka se topará con la lucha entre la modernidad y la atemporalidad del bosque. Esta modernidad sucia, corrupta como los señores feudales atacando a los trabajadores, y el bosque, o la naturaleza atacando en forma de una manada de lobos blancos con San, una humana adoptada por ellos. Ashitaka conocerá a San cuando ésta está lamiendo las heridas de su madre y su reacción será de todo menos agradable. En ningún momento San se considera un ser humano, sino lobo, y lo demuestra con actitudes airadas y enfurecidas contra cualquier cosa humana, que los ve como depredadores y usurpadores. De ahí que los lugareños la llamen la Princesa Mononoke -el ser vengador de la montaña. Y en el centro de toda esta furia está la "antagonista" de la historia, Lady Eboshi.

Lady Eboshi es una villana que representa la falta de escrúpulos y el hambre sin límites que tiene la humanidad civilizada. Lady Eboshi arrasa con las montañas y los bosques ancestrales para conseguir beneficio para ella y para su Ciudad de Hierro, una aldea similar a una fundición que lleva con mano de hierro -nunca mejor dicho. Eboshi es, en suma, todo aquello que San aborrece y tiene jurado eliminar.

Lady Eboshi (Minnie Driver) in Hayao Miyazaki's "Princess Mononoke".Miramax FilmsPhoto/Art by:Unknown Photographer

Lady Eboshi

Es entonces cuando se nos presenta el conflicto, San y Eboshi son dos fuerzas antagónicas en colisión y Ashitaka está en medio para conciliar ambas visiones, llegando incluso a separarlas físicamente, y recibiendo ataques de ambas. El mundo del bosque y la ciudad del hierro sugieren que su lucha acabará destruyéndoles mutuamente, debido a la furia ciega y desatada de San con su manada y demás criaturas místicas y la falta de escrúpulos de Eboshi. Esta lucha, con un Ashitaka maldito y consumido cada vez más por el odio, será el motivo de su redención y su lucha por la paz.

kami

Dios del bosque

Como se puede apreciar, en el filme nada es blanco o negro, nadie posee la verdad absoluta. En esta película los dioses pueden ser demonios si el odio los consume, los marginados y parias pueden valerse por si mismos y las niñas no desean ser princesas, ni tan siquiera ser humanas. En la película, las fronteras entre lo bueno y lo malo; lo humano y lo animal, y lo natural y lo sobrenatural se desdibuja en una linea fina y sutil.

En definitiva, un verdadero clásico de la animación todavía relevante a  día de hoy y que vale la pena volver a ver.

Imágenes: fotogramas de la película. Fuente: Estudio Ghibli.

Javi Morán

Javi Morán

Graduado en cine y audiovisuales por la ESCAC y especializado en guion audiovisual. Activista LGTBI+.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR