‘Merlí’ (T2C01): nuevos planteamientos y viejos tics

La segunda temporada de Merlí ha empezado con varios guiños a las demandas de más y mejor representación femenina en la serie: hemos visto salas de profesores más variadas, se han introducido dos personajes femeninos nuevos -Coralina, jefe de estudios (“Ya era hora, una mujer”, dice Gloria, la profesora de plástica), y Oksana, una nueva estudiante- por uno de masculino -Millán, el nuevo profesor de castellano. En la clase de filosofía hemos escuchado reivindicaciones tales como por qué las mujeres y los gais no pueden formar parte de la cúpula eclesiástica.

En el primer capítulo todavía no hemos visto ni a profesoras dando clase -viendo el avance de la segunda entrega, parece que veremos a Coralina- ni la vida privada de las alumnas de la clase de los peripatéticos. El año pasado, presenciamos durante pocos capítulos la de Berta, pero la serie se centró en el día a día de los chicos. Esta temporada, quien tiene una trama nueva vinculada a su vida personal es Marc -su hermano pequeño empieza el instituto- y la trama de Pol ha sido una de las más destacadas. En Twitter, la usuaria @mareaje nos ha avisado del hecho de que, en la introducción, la representación de los chicos era más abundante:

En este capítulo también hemos sabido que, cuando era pequeño, Bruno jugaba a muñecas. La afición que hasta ahora hemos conocido de Bruno es la danza, una actividad que, tradicionalmente, se ha asociado al género femenino. La duda que genera esta representación de Bruno es si se trata de un estereotipo. En las redes sociales hemos encontrado opiniones diferentes: desde gais a quienes no les importa hasta otros que se muestran críticos con ella:

En este sentido, los personajes LGTBI en muchos productos de ficción viven una situación parecida a la de los personajes femeninos: hay pocos y esto hace que la variedad de roles que adopten sea más limitada que la de los hombres heterosexuales cis. Y con poca variedad es más fácil sentir que la representación de un colectivo no es completa. Pero esto no es culpa de la serie.

Donde todavía parece que no hay cambios es en el hecho de que, a pesar de ver alumnado de otras razas, no participan en la acción. Otro tratamiento que hay que seguir es el de la familia de Pol, la única castellanohablante que hemos visto hasta ahora. Los problemas económicos marcan su día a día, pero la serie parece apuntar a que, en ocasiones, tienen tendencia a vivir por encima de sus posibilidades.

Oksana. Fuente: fotograma de la segunda temporada de Merlí (CCMA).

Oksana. Fuente: fotograma de la segunda temporada de 'Merlí' (CCMA).

En la temporada pasada, los chicos eran los que solían acercarse a las chicas para seducirlas, pero con la introducción de Oksana parece que este hecho cambia. Ha tomado la iniciativa con Marc y se han liado, y ella no quiere tener ninguna relación con él. Con el tiempo se verá si las alumnas tienen tramas que vayan más allá de su relación con los hombres.

También estaremos pendientes de la evolución de Coralina. Una de las frases con que se presenta a Merlí y Eugeni, “los hombres continuáis haciendo la guerra entre vosotros”, nos ha hecho saltar la alarma de la feminista de paja, pero es demasiado pronto para sacar conclusiones.

Hace falta, pues, esperar.

Imagen destacada: Coralina se presenta a Merlí y Eugeni. Fuente: fotograma del primer capítulo de la segunda temporada de 'Merlí' (CCMA).


T'agrada la nostra feina?

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR