Llegar a la infancia: 'Verano 1993'

Sólo hay que hacer una búsqueda rápida de las críticas y reseñas de Verano 1993 (Estiu 1993) para hacerse una idea: se le ha calificado de deslumbrante, delicada, precisa y sutil.

Por si no hubiera quedado claro, en los pósters aparece el oso de la Berlinale de este año; la película de Carla Simón Pipó (Barcelona, 1986) se llevó el premio a la mejor ópera prima y el gran premio del jurado internacional de cine juvenil (GenerationKPlus).

Verano 1993 es una obra semi-autobiográfica; Carla Simón vuelve a las semanas que siguieron a la muerte de su madre cuando era pequeña y la llegada a una nueva familia, esta vez con padre y hermana, a través del personaje de Frida (Laia Artigas). Oímos lo que oye Frida -conversaciones fragmentadas o ensordecidas desde la habitación de al lado- y vemos lo que ve -los zapatos de los adultos al esconderse debajo de la mesa, las texturas de las paredes de la casa o la corteza los árboles al descubrirlas por primera vez; seguimos sus interacciones con su nueva hermana pequeña, Anna (Paula Robles), con sus tensiones, normas, conflictos y alianzas, y reconstruimos su duelo mediante el extraño equilibrio entre la convicción absoluta y la confusión de la infancia.

La mayor parte de la historia se desarrolla en una casa en medio del campo; exceptuando algunas visitas de la familia y días en el pueblo, los personajes principales están casi aislados. David Verdaguer y Bruna Cusí son excelentes, pero las dos niñas -naturales, con presencia y con más potencia cómica cuando toca que la mayoría de humoristas que he visto jamás- son las que dan más vida a la hora y media de película -que, de acuerdo, a veces se puede hacer lenta.

El Nacional

Bruna Cusí y David Verdaguer en Verano 1993 (Fuente: El Nacional)

En esta revista tratamos la cultura popular; a la práctica, esto significa que solemos comentar textos de fantasía o ciencia ficción. Si me perdonáis la generalización, estos géneros están cargados de narrativas míticas y figuras mesiánicas; una variación tras otra del monomito de Joseph Campbell (el viaje del héroe, el elegido, o como queráis llamarlo) y de situaciones donde el fin del mundo tal y como lo conocemos está al caer. No es difícil diagnosticar un exceso de grandilocuencia, tanto a nivel temático como a nivel formal; sólo hay que ver las carteleras para darse cuenta de la saturación de blockbusters que llevamos arrastrando desde principios de esta década.

ICULT Fotograma de Estiu 1993  dirigida por Carla Simon y presentada en el festival de Malaga

La fantástica Laia Artigas en Verano 1993 (Fuente: El Periódico)

Si bien el cine independiente y cotidiano no tiene por qué ser mejor o más implicado a nivel social que el cine mainstream o de acción, una película como Verano 1993 pone en evidencia que hay maneras de tratar las situaciones de vida o muerte mucho más efectivas que otras y que se pueden construir narrativas emotivas y sólidas a pequeña escala; ojalá viéramos recursos como los que se utilizan en Verano 1993 -curiosidad, duda, delicadeza en los detalles- en la construcción y presentación de mundos especulativos de la ficción de género más comercial.

Desde esta perspectiva, Verano 1993 también pide una reflexión sobre el tratamiento de la infancia en otros géneros narrativos. Nos obsesionan las narrativas de aprendizaje, el Bildungsroman; el culto a la juventud y la nostalgia cultural limitan el panorama comercial. Nuestros protagonistas suelen ser adultos jóvenes, adolescentes o, como mucho, pre-adolescentes; parece que no hay vida por debajo de los 11 años o más allá de los 35. La infancia se suele pasar por encima, exceptuando algún evento traumático que funcionará como motivación más adelante, cuando podría ser una buena manera de cuestionar normas y presentar alternativas. Quizás toque recodificar el heroísmo; mientras tanto, textos como Verano 1993, Donde viven los monstruos o Saga pueden dar ideas.


Imagen principal: FilmAffinity.

Jana Baró

Jana Baró

Doctoranda en literatura inglesa de entreguerras. Investigando sobre historia, moda, fandom y comunidades lectoras.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR