Las chicas y las STEM

La poca presencia de mujeres en las profesiones relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) es un tema de debate recurrente, hasta el punto de ser un problema que gobiernos e instituciones están dispuestos a eliminar. No obstante, no parece que algunas instituciones dediquen los mismos esfuerzos para equiparar el número de hombres y mujeres en profesiones universitarias donde ellas son la inmensa mayoría. El informe de la OCDE The ABC of Gender Equality in Education es una prueba de ello.

En el Anexo 1 se detallan algunos de los programas desarrollados en los países de la OCDE que tienen como objetivo atraer a mujeres a profesiones STEM y hombres a profesiones vinculadas con la salud, la educación y el bienestar. A grandes rasgos,  estos programas se basan en seguimientos de la composición del alumnado y el profesorado, en el fomento de las políticas de conciliación y la ayuda financiera a alumnos de minorías.

Una lectura del anexo revela que la mayoría de políticas destacadas son para atraer a mujeres hacia las STEM. Los programas para incrementar la presencia de hombres citados en el estudio se centran, sobre todo, en el ámbito de la enseñanza, ya sea en educación infantil (Alemania y Suecia) como en general (Flandes).

Presencia de hombres y mujeres

A pesar de los ejemplos y de que la OCDE afirma que chicos y chicas siguen escogiendo la futura carrera en base a estereotipos, el estudio basa gran parte de su articulación en la necesidad de captar más mujeres en las STEM. Se parte de la idea que, si se mejora la confianza de las niñas hacia las matemáticas, obtendrán mejores resultados y estarán más predispuestas a escoger profesiones relacionadas con la disciplina.

Los datos aportados por la OCDE son un apunte más en el debate sobre si las diferencias en la elección de las carreras entre hombres y mujeres se debe a factores ambientales o bien a características innatas. Si se quiere profundizar en la cuestión, el blog Politikon ha realizado un extenso análisis sobre el tema y ha abordado la brecha en las carreras técnicas de forma específica, No obstante, lo que sí que se puede cuestionar de la OCDE es el enfoque seleccionado para abordar la elección de carreras que hacen chicos y chicas.

Profesiones de primera y de segunda

La organización afirma que las profesiones STEM “son la columna vertebral de las economías” y añade que se trata de las profesiones más demandadas y más bien remuneradas.

Siguiendo esta idea, es razonable concluir que hace falta atraer a más mujeres al sector, no sólo para que puedan cobrar más, sino también para que aporten puntos de vista nuevos que ayuden a hacer evolucionar estas disciplinas y, en consecuencia, la economía. Al mismo tiempo, será difícil atraer personas (hombres) a sectores considerados de menos valor y con una remuneración más baja.

Si se observa la tabla siguiente, se observa que entre las diez profesiones más populares entre las chicas entrevistadas en el estudio PISA hay los oficios de doctora -con una popularidad parecida entre los chicos-, abogada, psicóloga, periodista/escritora, decoradora, infermera/matrona, maestra o veterinaria. La mayoría son profesiones relevantes en el marco del estado del bienestar o, incluso, en un estado democrático. El informe no ve como potencial problema la poca preferencia de los chicos por estas profesiones. Al menos no en la misma magnitud que la poca presencia de mujeres en las STEM.

informe PISA 2012

Como su nombre indica, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) tiene como objetivo potenciar la economía de los países miembros. Así pues, es comprensible que su preocupación sea fomentar aquellas profesiones que generen un valor añadido a la actividad económica.

Pero los estados tienen objetivos que van más allá de asegurar que la economía avance a buen ritmo. Un relato que ponga en valor la importancia de profesiones relacionadas con las ciencias sociales, las ciencias de la salud, el arte y las humanidades en la consecución de estos otros objetivos sí que tiene cabida. De hecho, la OCDE reconoce que, en muchos casos, las profesiones STEM necesitan las otras disciplinas para desarrollar todo su potencial innovador.

Para tejer un nuevo relato que ponga en valor las profesiones con mayoría de mujeres, se puede tomar como ejemplo el caso de Finlandia, que ha hecho de su modelo educativo -y del rol del profesorado- una marca asociada a la calidad democrática y el bienestar, así como una cantera de ciudadanos bien formados.

Si se quisiera plantear el discurso en el marco de un debate estrictamente económico, también sería posible destacar el valor de estas disciplinas. Al fin y al cabo, la población de un país continúa siendo un activo económico importante, y su bienestar no es sólo una garantía económica, sino también un factor relevante para la estabilidad política.

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR