Larga vida a Bravo: Tres siglos de revistas

Hace casi un año hablábamos de cómo la revista estadounidense Teen Vogue había desmenuzado los estereotipos sobre la prensa para chicas bajo la dirección de Elaine Welteroth, analizando moda, belleza y relaciones de todo tipo en relación con la política, la identidad y los movimientos feministas; de cómo plataformas creadas y mantenidas por chicas como Rookie arrasaban; y de cómo los clásicos zines -tanto tradicionales como digitales- estaban al alza, mientras que la prensa estatal para chicas había caído en picado: la Bravo y la Súper Pop eran las únicas supervivientes.

Pongámonos al día, pues. Bravo cerró este febrero tras más de dos décadas de pósters y tests; Súper Pop agoniza en formato digital, con noticias esporádicas breves y ningún tipo de comunidad lectora visible. Aunque el reinado woke de Teen Vogue continúa con noticias sobre política ambiental, cultura popular y trucos de estilo para la Navidad, el conglomerado de Condé Nast ha cancelado la versión en papel.

Más allá de la prensa para adolescentes y fans de los collages feministas y la purpurina de todas las edades, las mujeres en los medios de comunicación han sido motivo de debate (llamémosle meta-periodismo). Iniciativas como #OnSónLesDones siguen en marcha, por ejemplo, y hace un par de semanas se celebraba el 150 aniversario de Carmen de Burgos, alias “Colombine”, alias “Perico de los Palotes”. Pero, ¿qué significa "prensa de mujeres"? ¿Y "prensa femenina"? ¿Quién la ha publicado y quién la ha escrito a lo largo de los siglos? Hagamos un pequeño viaje en el tiempo.

Diferentes académicas usan la etiqueta "prensa femenina" para referirse a aquella que trata temas domésticos como pueden ser la moda, la belleza y el hogar [1]. Aunque la forma en que nos vestimos, nos presentamos y nos relacionamos tiene un componente político importantísimo, y se ha tenido en cuenta desde los feminismos, estas revistas suelen aconsejar a las mujeres tratándolas de "tú" de una manera que se puede leer como cómplice o como condescendiente; siendo pesimistas, son manuales de comportamiento normativo y catálogos de todo aquello a lo que deberíamos aspirar en un régimen capitalista. La "prensa del corazón", aunque no es exactamente lo mismo, comparte el contenido y el tono [2]. Por otro lado, la "prensa de mujeres" suele cubrir temas más variados, y tiene más tendencia a dirigirse a las lectoras como "nosotras" [3]; por lo tanto, las publicaciones feministas podrían incluirse en esta categoría.

Primera página de The Female Spectator, 1744 / Fuente: ThoughtCo

The Female Spectator (1744-1746)

Las revistas de interés general se empezaron a desarrollar a finales del siglo XVII, arraigando en el mundo anglosajón a principios del XVIII. Primero llegaron los almanaques y los periodicals, que querían ser accesibles a las mujeres, el mínimo común denominador en cuanto a nivel educativo: de hecho, estas publicaciones a menudo eran el único material didáctico al que tenían acceso las mujeres alfabetizadas. Publicaciones como el Tatler, el Spectator o el Athenian Mercury combinaban la educación científica y moral con el entretenimiento y así ayudaron a construir la feminidad ilustrada; la mujer educada pero restringida al ámbito privado, elegante pero no frívola. Algunos plantearon las habilidades domésticas como resultado de un aprendizaje en vez de como algo innato, apuntando al género como construcción social [4].

Estos periodicals comenzaron a publicar suplementos especiales para mujeres que trataban el matrimonio y la conducta ideal femenina; del Athenian Mercury surgió The Ladies Mercury y del Gentleman's Journal, el Ladies Journal. Aunque la mayoría de estas publicaciones las escribían y publicaban hombres -a veces con seudónimos femeninos, otros como patriarcas benévolos y progres- la novelista Eliza Haywood creó y dirigió The Female Spectator, que duró dos años.

"La promulgación de la Constitución de 1812", de Salvador Viniegra, 1912 / Fuente: Wikicommons

La Pensadora Gaditana (1763-1764) y la "prensa de mujeres"

De mediados del siglo XVIII a mediados del XIX, Cádiz fue el centro neurálgico de la prensa progresista española; uno de los casos más interesantes es el de La Pensadora Gaditana, firmado por "Beatriz Cienfuegos", un semanario de "cierto carácter feminista" [5].

A esta revista siguieron publicaciones que iban de los suplementos dirigidos a mujeres (El correo de las damas, 1804-1807) y las revistas culturales, que incluían escritura creativa, consejos de estilo y biografías de mujeres célebres (La moda, 1842-1927), a publicaciones políticas radicales fundadas, escritas o dirigidas por mujeres como El Robespierre español (1811) o La buena nueva (1866) y revistas de intereses feministas como La ilustración de la mujer (1872-1873) o La muger (1882), esta última publicada en Barcelona.

Carmen de Burgos / Fuente: InfoLibre

Carmen de Burgos (1867-1932)

La presencia de mujeres en la prensa no era tan excepcional como tal vez os estáis imaginando, pero solían estar relegadas a las secciones literarias. En el siglo XIX, el periodismo español era un ámbito desprofesionalizado; a menudo se publicaba con seudónimos o directamente sin firmar, y hay poca información respecto a las redacciones de cada publicación [6].

La primera periodista profesional del estado fue Carmen de Burgos, que comenzó su carrera cubriendo las espaldas a su marido en Almería Cómica. Al separarse se mudó a Madrid, donde comenzó a trabajar; en 1903 se convirtió en la primera mujer redactora como responsable de la columna "Lecturas para la mujer" en el Diario Universal. Se la conoce por los dos seudónimos -"Colombine" y "Perico de los Palotes"- que usó en El Heraldo de Madrid, donde trabajó entre 1905 y 1927: con el primero firmaba sus reportajes como corresponsal en la guerra de Melilla, y con el segundo sus "Impresiones literarias". Como si esto fuera poco trabajo, en 1908 fundó la Revista Crítica, que cubría un amplio abanico de temas, hasta que cerró el año siguiente; además, escribió y tradujo novelas y biografías [7].

Primera portada de Feminal, 1907 / Fuente: Wikicommons

Feminal (1907-1917)

La primera revista "femenina" catalanista fue Or y Grana, publicada entre 1906 y 1907; de carácter conservador, los hombres que la dirigían tenían opiniones interesantes, como que las mujeres no deberían hablar mucho hasta que estuvieran educadas, pero que tampoco se les debería notar, por si acaso [8].

Cuando Carmen Karr fundó Feminal, suplemento mensual de Ilustració catalana, se llevó algunas de las redactoras de Or y Grana. Explícitamente feminista, Feminal se centró en la cultura y la educación, haciendo reportajes sobre nuevos métodos de enseñanza, escuelas del mundo, deporte y artes contemporáneas; tomó un carácter cosmopolita, y tenía corresponsales en diferentes países. Sin embargo, ignoró los sucesos políticos y los conflictos de la época, y leerla supone hacer un ejercicio de historia alternativa y de imaginación.

Portada de ¡Hola!, 1965 / Fuente: TodoColeccion

De Hola en adelante (1944-)

Permitidme que me salte las publicaciones femeninas y feministas que se multiplicaron durante la Segunda República y la Guerra Civil (La Revista Blanca, Mujeres libres, Mujeres, Companya y Emancipación, pero también Mujeres de acción católica, Muchachas o Y), que dan para decenas de artículos, y lleguemos a las publicaciones de la segunda mitad del siglo XX que aún sobreviven.

Lecturas se pasó a la prensa del corazón a finales de la década de los 40, pero fue ¡Hola! la que se erigió como líder de las publicaciones femeninas, donde los famosos enseñaban sus casas, sus bautizos y sus bodas. En los años 60 se estrenó Telva, patrocinada por el Opus Dei, y en los años 70 llegaron Dunia, Pronto y su hermana pequeña, Súper Pop, y también una nueva ola de revistas feministas, como Vindicación feminista, Mujeres libres o Amazonas. En los años 80 se internacionalizó el panorama con la llegada de Elle, Marie Claire, Vogue, Cosmopolitan y Ragazza [9].

El panorama DIY de los años 90 y el traslado a internet han multiplicado el número de publicaciones y han acelerado el proceso de creación, recepción, crecimiento, colapso y cierre; hay nuevas herramientas, pero algunos elementos -el lenguaje del "tú" y el "nosotras", las periodistas como excepción- continúan. A ver qué nos depara el nuevo año.


[1] Rota, Ivana."Celsia Regis, La voz de la mujer (1917-1931) y la formación de la mujer tipografía y periodista", en Carmen Servén e Ivana Rota (eds.), Escritoras españolas en los medios de prensa 1868-1936. Editorial Renacimiento, 2013, p. 209.

[2] Gallego, Juana. Mujeres de papel: de ¡Hola! a Vogue: la prensa femenina en la actualidad. Icaria Editorial, 1990, p. 102.

[3] Rota 2013, p. 209; Bados Ciria, Concepción. "Escritoras, educación y género en la prensa anarquista española (1898-1936)", en Carmen Servén e Ivana Rota (eds.), Escritoras españolas en los medios de prensa 1868-1936. Editorial Renacimiento, 2013, p. 24.

[4] Shevelow, Katherine. Women and Print Culture: Constructing Femininity in the Early Periodical. Routledge, 1989.

[5] Sotomayor Sáez, María Victoria. "Carolina de Soto y Corro: Mujer y prensa especializada", en Carmen Servén e Ivana Rota (eds.), Escritoras españolas en los medios de prensa 1868-1936. Editorial Renacimiento, 2013, p. 318.

[6] Rota 2013.

[7] Ena Bordonada, Ángela. “Revista Crítica, una revista literaria fundada por Carmen de Burgos Colombine", en Carmen Servén e Ivana Rota (eds.), Escritoras españolas en los medios de prensa 1868-1936. Editorial Renacimiento, 2013.

[8] Simón Palmer, María del Carmen. "Escritoras en la prensa catalanista", en Carmen Servén e Ivana Rota (eds.), Escritoras españolas en los medios de prensa 1868-1936. Editorial Renacimiento, 2013, p. 296.

[9] Gallego, Juana. Mujeres de papel: de ¡Hola! a Vogue: la prensa femenina en la actualidad. Icaria Editorial, 1990.

Imagen principal: RTVE


T'agrada la nostra feina?

Jana Baró

Jana Baró

Doctoranda en literatura inglesa de entreguerras. Investigando sobre historia, moda, fandom y comunidades lectoras.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR