La revolución de la representación femenina en 'Final Fantasy VI'

Lanzado originalmente en 1994, Final Fantasy VI es críticamente alabado como una de las entregas más sofisticadas en la que es, indudablemente, una de las franquicias más exitosas de la historia de los videojuegos.

Situado en un mundo sin nombre de ambientación steampunk, el juego relata cómo dicho mundo se encuentra en peligro ante los planes de dominación militar del insaciable emperador Gestahl, que pretende emplear el poder de los espers –criaturas mágicas cuyo poder fue sellado mil años atrás tras la nefasta Guerra de los Magi– para crear una flota de soldados que mezclen maquinaria y magia. Como jugadores, nos ponemos en la piel de la Resistencia, un grupo de rebeldes que pretenden detener los avances del Imperio y que alcanza un número de hasta catorce personajes jugables (la mayor flota jugable que podemos encontrar en la saga principal). Con su sistema de armas equipables y obtención de magias vía espers, sumado a la variedad de personajes, no es difícil ver por qué Final Fantasy VI revolucionó la historia de los RPG (role-playing videogames, videojuegos de rol): estos aires de cambio, como veremos ahora, también caracterizan la representación de personajes en el juego.

Cuando jugué a Final Fantasy VI por primera vez, allá por 2006 –el juego no llegó a Europa en su lanzamiento original para la Super Nintendo, pero sí lo haría en sus remakes para plataformas como PSOne (1999), Game Boy Advance (2006) o Android (2014)–, el juego me cautivó por su vasto arsenal de personajes jugables: un aspecto que, indudablemente, ofrecía múltiples posibilidades a nivel narrativo. Más específicamente, sin embargo, sentí curiosidad por la inusual importancia que tomaban los personajes femeninos: aunque, en línea con anteriores entregas, la gran mayoría de personajes jugables son masculinos (solo tres de los catorce son mujeres), Final Fantasy VI supone un paso considerable en la diversificación de patrones narrativos, ya que se trata la primera entrega de la saga en la que personajes femeninos adoptan roles verdaderamente primarios y, a su vez, tridimensionales. Para analizar este cambio, basta con adentrarnos en las historias de Terra Bradford y Celes Chere.

Terra Bradford: la búsqueda de aceptación personal

Terra Bradford (conocida como Tina Bradford en tierras niponas) es a menudo considerada el primer personaje femenino con un rol primario en toda la saga, protagonizando una narrativa en la que la madurez y la importancia de tomar las riendas sobre nuestras vidas son los valores clave. Marcada por su naturaleza híbrida como mitad humana, mitad esper, Terra es inicialmente presentada como una mera esclava en manos del imperio Gestahl: como las escenas iniciales revelan, los soldados imperiales la controlan completamente mediante una Corona de esclavo, la cual les permite abusar de sus poderes mágicos para llevar a cabo su misión.

Al encontrarse con otro esper, Terra logra romper su prisión y su aventura comienza: negada de sus recuerdos e identidad propia, se une a los rebeldes y se embarca en un viaje de autodescubrimiento que le lleva a reconciliarse con su identidad. Tras descubrir su doble naturaleza, Terra decide huir a la ciudad de Zozo; sin embargo, los otros personajes logran encontrarla pronto y alentarla a aceptar quién es. A partir de ahí, Terra comienza a adquirir agencia, a aceptar su existencia y, lentamente, a desarrollar sus emociones.

Tras derrotar a Kefka –secuaz del emperador que toma control de la magia con la intención de destruir el mundo– al final del juego, Terra salva al grupo teletransportándose y, ante la inminente desaparición de la magia, sobrevive al aferrarse a su lado humano. Aunque su desenlace es en parte agridulce –después de todo, pierde una mitad de su ser–, siempre hay lugar para una interpretación más optimista: es su herencia mestiza lo que la salva. Final Fantasy VI, desde esta perspectiva, se convierte en un Bildungsroman (novela de aprendizaje) a lo largo del cual Terra reúne el coraje para convertirse en una mujer capaz de llevar las riendas de la narración y salvar sus aliados.

Además de tener un rol narrativo indispensable, Terra es también uno de los personajes más completos desde el punto de vista de la jugabilidad, al ser de los pocos que pueden emplear magia de forma natural. También es interesante cómo, en su caso, no hay un intento de sexualizarla o involucrarla en líneas argumentales amorosas; en su lugar, nos encontramos con una historia en los mensajes son ante todo la búsqueda de la identidad propia y la aceptación de uno mismo. Es por esto que Terra ocupa un lugar pionero en la saga, estableciendo «un modelo a seguir para las heroínas femeninas de la saga» y convirtiéndose en la primera mujer «hecha única por los aspectos multidimensionales de su personalidad e historia» [i]. Terra, en otras palabras, juega un rol clave en la cimentación de las bases para una mayor diversidad en la franquicia.

161102_ff_es

Al final de la historia, Terra muestra el progreso emocional que ha realizado a lo largo de su trama y logra sobrevivir a la desaparición de la magia aferrándose a su lado humano. Fuente: TrevorTrove.com.

Celes Chere: integridad, rebeldía y liderazgo

Otro personaje que muestra elocuentemente cómo la representación de mujeres da un paso adelante en FF VI es Celes Chere, una general del Imperio Gestahl que, ante la avaricia que posee al emperador, decide rebelarse contra sus fechorías. Desde un primer momento, Celes se muestra como una mujer dispuesta a defender sus valores aunque ello le lleve a ser una traidora a nivel estatal, hechos que realzan su agencia ante un imperio dominado por hombres. Aunque en un inicio tiene problemas en conectar con los miembros de la Resistencia, quienes cuestionan si es realmente una aliada, Celes pronto se convierte en una fuerza clave en la historia: tal es así que, tras un incidente que deja al mundo en estado apocalíptico, Celes es el primer personaje que manejamos, encabezando la misión de reunir al grupo para dar fin a Kefka y –si el jugador realiza los eventos necesarios– protagonizando una cautivadora escena en la que, desolada por los eventos, considera suicidarse.

Aunque podría decirse que la figura de Celes es objetivizada en ciertos puntos –por ejemplo, se hace pasar por una diva de ópera para atraer al millonario Setzer Gabbiani y utilizar su dirigible– y, en su caso, sí nos encontramos una trama amorosa que la une a otro protagonista (Locke), Celes jamás cede en sus principios: no solo mantiene una relación igualitaria que contribuye a hacerla más tridimensional sino que, en escenas como la de la ópera, subvierte el tropo de la mujer objeto para continuar desafiando al imperio.

161102_ff2_es

A pesar de ser una escena opcional en el juego, el intento de suicidio de Celes ilustra elocuentemente el empeño puesto en la caracterización de su personaje. Fuente: ArrPeeGeez (Captura de la versión GBA).

En entregas más recientes de la saga Final Fantasy, hemos podido presenciar cómo personajes femeninos como Garnet (FF IV; 2000), Yuna (FF X, 2001; X-2, 2003) o Lightning (FF XIII, 2009; XIII-2, 2011; Lightning Returns, 2013) protagonizan historias en las que, lejos de ser definidas por relaciones de amor –sin excluirlas necesariamente– o tropos estereotípicos, muestran asertividad y la capacidad de tomar las riendas sobre sus narrativas vitales. Dado el indudable impacto mediático de la saga, es esencial que la diversidad en la representación de personajes en sus entregas progrese adecuadamente; algo que, lentamente, la saga parece conseguir. Es por eso que Final Fantasy VI, además de constituir un pináculo de la saga en términos de jugabilidad, es también una entrega clave en cuanto a la redefinición de patrones narrativos, ya que allana el camino a la representación de personajes femeninos más prominentes, con múltiples aristas y, ante todo, humanos. Los videojuegos, al fin y al cabo, reflejan la vida misma.

Imagen destacada: Final Fantasy VI (Artwork). Todas las imágenes (c) Square Soft.

---

[i] Traducido de: “Terra Branford – The 20 Greatest Final Fantasy Characters of All Time,” Complex, 10 de agosto de 2013, <http://www.complex.com/video-games/2013/10/greatest-final-fantasy-characters-all-time/terra-branford> [Visto el 26 de octubre de 2016]


T'agrada la nostra feina?

Jose Viera

Filólogo e investigador independiente con un máster en estudios ingleses avanzados obtenido en la Universitat Autònoma de Barcelona. Su trabajo de fin de máster versó sobre representaciones de hombres homosexuales mayores en los medios. Actualmente prepara su tesis doctoral en representaciones neo-victorianas del autor Charles Dickens.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR