Jessica Alba_Sue Storm

La evolución de Sue Storm

Los Cuatro Fantásticos han hecho mucho para Marvel y el mundo del cómic en general, pero su aportación no se ha visto reflejada en ninguna adaptación cinematográfica digna de ser considerada con estas palabras. Ya sea por una parodia e infantilización excesivas -Fantastic Four (2005) y Rise of the Silver Surfer (2007)- como para intentar hacer un reboot "un poco más adulto" con un estilo similar al de las nuevas adaptaciones de los X-Men -Fantastic Four (2015)-, parece que la preocupación de la Fox sea tener los derechos de la franquicia para fastidiar Marvel y no utilizarlos para hacer algo parecido a una película de superhéroes. Y todo eso sin hablar del largometraje de 1994, porque, en fin, no hace falta.

En ninguna de las películas los personajes de los Cuatro Fantásticos son nada del otro mundo, pero aún así vale la pena echar un vistazo a la evolución del personaje de Sue Storm, la Mujer Invisible, para ver cómo el tiempo y diferentes estilos de película influyen en la representación de las superheroínas en la gran pantalla.

1. La tía buena

Ninguna de las tres películas de los Cuatro Fantásticos superarían el Test de Bechdel, pero en las dos primeras adaptaciones los escasos personajes femeninos que aparecen están vinculados con la trama principal porque son el interés amoroso de alguno de los protagonistas masculinos. Exceptuando Sue Storm, las mujeres con cuatro líneas de diálogo son la pareja i la expareja de La Cosa y los múltiples ligues de la Antorcha Humana.

La misma Sue es objeto de deseo del Señor Fantástico, Reed Richards, y del malvado Doctor Doom, tal como sucede en los cómics. De todas las formas en las que se puede presentar este triángulo amoroso, se escoge convertir a Sue en una prueba más del juego entre el héroe y el villano. En la primera película se nos recuerda que Richards es más inteligente que Doom, pero Doom tiene más dinero para poder construir equipamientos que le permitan avanzar en sus investigaciones. En esta lucha para convertirse en el mejor, obtener a Sue es una forma de desempatar. La faceta sexual de Sue vuelve a ser relevante para la trama en la secuela, porque es el detonante de la relación entre los Cuatro Fantásticos y Silver Surfer: estela plateada habla con ella por primera vez porque le recuerda a su amante desaparecida.

Igual que Doom y Richards, Sue es científica, pero no se la ve nunca trabajando, sino yendo de aquí para allá con vestidos ajustados o gafas de secretaria sexy diciendo que hace cosas. Parte de la primera película se centra en cómo los protagonistas se adaptan a sus nuevos poderes, una ocasión que sirve para introducir escenas divertidas, muchas de las cuales implican a Sue volviéndose visible accidentalmente cuando se ha quitado la ropa para pasar desapercibida.

Exceptuando el Señor Fantástico, que por su carácter hiperracional es más capaz de dominarlos, y de La Cosa, con unos poderes que lo han afectado tanto que han modificado su apariencia física, en una fase inicial las habilidades fantásticas de la Antorcha Humana -Johnny Storm, hermano de Sue-, Sue Storm y el Doctor Doom están ligadas a sus emociones. A pesar de que la Antorcha es un personaje inmaduro y Doom sufre unos ataques de ira incontrolados y vive obsesionado por la venganza y las ansias de poder, la única a quien se cuestiona su capacidad para controlar los poderes es a Sue, basándose en la premisa que las hormonas femeninas le provocarán más altibajos emocionales. El aspecto frágil de Sue es otro elemento destacado: es el único de los protagonistas que, después de sufrir el accidente espacial que les otorga los poderes, tiene que pasar un tiempo hospitalizada. También muere al final de la segunda película, a pesar de que es resucitada por estela plateada, que gracias a la muerte de la mujer reflexiona y se enfrenta al malvado Galactus.

Así pues, las principales aportaciones de Sue a la trama suelen ser fruto de las habilidades femeninas y no de sus poderes. Es la mediadora de conflictos entre los integrantes del grupo y su trato suave y de apoyo a Richards a trabajar y a Silver Surfer a rebelarse contra su amo. Los Cuatro Fantásticos en los cómics son una familia, y a las películas de 2005 y 2007 han seguido este modelo al pie de la letra. Pero el modelo de familia es más próximo a uno de los años sesenta -cuando salió el cómic- que no de la época en que se grabaron los largometrajes, a inicios del siglo XXI. Reed Richards sería el jefe de familia, un padre adicto al trabajo y líder del grupo, a pesar de ser bastante tímido y un poco inadaptado social. De hecho, es Sue la que suele hablar con los medios de comunicación ante la incapacidad de su marido. Sue Storm es la madre que, además de apoyar a su marido, cuida a su hermano, que a pesar de tener veinte años largos se comporta como un adolescente.

Durante la segunda película, la principal obsesión de Sue es casarse con Richards y tener hijos algún día, hasta el punto que parece más preocupada por ello que para salvar el mundo. El deseo de Sue se ve reforzado por lo que dicen de ella el resto de compañeros, que aseguran que la boda es lo que ella siempre había soñado. A pesar de que al final entiende que sus poderes dificultarán tener una vida normal -casarse y tener hijos- parece que los discursos de "un gran don conlleva una gran responsabilidad" sólo es para superhéroes como Spider-Man y Linterna Verde y son impensables para una mujer como Sue. La frustración por no poder formar una familia no es exclusiva de Sue, sino que ha sido un tema de polémica en el tratamiento del personaje de la Viuda Negra a The Avengers: Age of Ultron.

Al tratarse de una película que juega más con la comedia que no con el drama o la acción, la definición de los personajes, en general, es bastante estereotípica, y es por ello por lo que el personaje de Sue Storm, llamada Chica Invisible en referencia a los inicios del personaje, contiene todos los clichés típicos asociados a las mujeres jóvenes y atractivas de las comedias románticas y no a los de una superheroína.

2. La científica

Fantastic Four (2015) se basa en la serie de cómics The Ultimate Fantastic Four, una nueva versión de los Cuatro Fantásticos con protagonistas más jóvenes. En las viñetas, el papel de Sue Storm es más relevante que en la historia original, un hecho que se refleja en la película. Sue forma parte del equipo científico que desarrolla el invento de Richards y se la identifica como una experta en reconocimiento de patrones, una habilidad que desarrollará posteriormente para localizar a Richards. En numerosas ocasiones se la ve estudiando en la biblioteca -momento que sirve para mostrar el tipo de relación que tiene con el Señor Fantástico- y trabajando codo con codo con el resto de personajes masculinos. Su vestuario también ha cambiado, y ya no se utiliza para enfatizar su sexualidad, sino que se corresponde con la que utilizaría una científica en un laboratorio (bata blanca) o bien en un área que requiera actividad física especial, como el vestido que utiliza cuando aprende a controlar sus poderes. La forma en que aprende a dominar sus habilidades no presenta diferencias muy significativas con la de sus compañeros masculinos, y los problemas que experimenta instantes después de sufrir el accidente son similares a los del resto de compañeros.

La diferencia más relevante entre Sue y el resto de protagonistas es que ella no participa en los hechos que propician la adopción de poderes por parte de los Cuatro Fantásticos y el Dr. Doom. Una vez construido el portal hacia otra dimensión (o planeta, o planeta en otra dimensión, los guionistas no parece que se pongan de acuerdo), los chicos, bebidos, deciden que serán ellos los primeros en utilizarlo. No sólo no piensan en invitar a Sue, sino que invitan a Ben Grimm, que después se convertirá en La Cosa, que no ha participado en el desarrollo del proyecto.

En general, la imagen de Sue es la de una joven madura, trabajadora, inteligente y sensata, mientras que los personajes de Richards, Grimm, su hermano Johnny y Víctor von Doom tienen un punto gamberro o rebelde. Salvando las distancias, la relación entre ellos recuerda a la que se establece entre el trío de protagonistas de Harry Potter, en el cual Hermione Granger adopta el rol de la mujer con recursos, fruto del estudio y la perseverancia, y la cabeza fría, mientras que Harry y Ron son identificados con la espontaneidad o el talento innato.

La trama de la película -sólo hay una mujer relevante que participa en ella- dificulta hacer un análisis profundo del personaje de la Mujer Invisible. El filme parece una retahíla de cortometrajes con historias diferentes. Por ejemplo, en una parte del hilo argumental se intuye que tanto Doom como Richards sienten atracción por Sue, pero esta línea no se llega a desarrollar nunca, como tampoco la que explica de qué manera los personajes llegan a dominar los poderes, en ubicar la acción de la parte final del filme un año después de sufrir el accidente.

A pesar del salto hacia adelante del personaje de Sue Storm, su caracterización sigue la línea de la representación de la mayoría de superheroínas de cómic llevadas a la gran pantalla en los últimos tiempos: ya no son ni damas en peligro ni la versión erótica-festiva de los superhéroes masculinos, pero aún tienen rasgos que limitan su carisma y su potencialidad. Como muestra final, una imagen promocional de la versión del 2015, donde ella aparece en brokeback (espalda rota), una posición habitual para representar los personajes femeninos del cómic que sitúa los pechos y el culo en primer plano y que ha sido parodiada en las redes.

FF

Imagen de portada: Jessica Alba como Sue Storm para 'Fantastic Four' (2005) y 'Rise of the Silver Surfer'. Fuente: Fox.


T'agrada la nostra feina?

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

1 comment

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR