‘Juego de Tronos’ recap: temporada 7, episodio 3

¡ATENCIÓN! ¡¡SPOILERS!!

Si fuera por mí, Cersei Lannister ganaría la partida de Juego de Tronos desde ya, y lo que queda de temporada estaría dedicado a Euron Greyjoy y Jamie Lannister lanzándose indirectas sobre los gustos sexuales de Cersei; a los bros Jon Snow y Tyrion Lannister haciendo una ruta por Poniente en plan Entourage, y a Sansa Stark jugando al Age of Empires en el Norte. En la última temporada, todo el mundo moriría congelado por culpa del paso de los caminantes blancos. Sería el colofón perfecto para una serie caracterizada para recordarnos constantemente que, para sobrevivir, da igual ser bueno o malo, lo importante es tener un plan.

La Reina, sin complejos

“La justicia de la reina” siguió esta tónica. Los Lannister continúan apuntándose victorias y pagando sus deudas, gracias a la conquista del Reino de los Tyrell. Vimos una Cersei absolutamente liberada, a quien le importa un pimiento que se sepa que se acuesta con su hermano gemelo. La escena posquiqui fue la típica que encontramos en una película romántica. Huelga decir que el sexo se inició a pesar de que Jamie dijera no en un primer momento. Y esto, junto con las palabras finales que Olenna Tyrell le dedicó al gemelo de la Reina “La amas de verdad. Pobre loco, será tu fin...”, convierte al Lannister en una versión patética del héroe caballeroso, aquel que lo hace todo por amor, incluso lanzar niños por una ventana o violar la mujer que ama. Por cierto, el detalle de Jamie volviéndose a poner la mano de oro cuando Cersei entra la habitación daría para un artículo académico de Jack Halberstam sobre la construcción de la masculinidad mediante prótesis.

Tal como he defendido siempre, a Cersei le debemos haber expuesto la doble moral del espectador, que ha admirado sus hermanos por hacer acciones similares que en ella se han considerado inmorales. También, tal como explica Eudald Espluga, nos ha ofrecido un modelo de heroína trágica que reacciona con furia a los designios del destino. Porque no es lo mismo que una profecía vaticine que serás el liberador de Poniente (como Jon Snow o Daenerys Targaryen) que no que verás morir a tus tres hijos, una reina más bella que tú te quitará el trono y finalmente morirás asesinada por tu hermano pequeño. El triunfo de Cersei encarnaría el ideal que la voluntad individual es capaz de superponerse a cualquier dificultad. Y esto, amiguis, es lo que mamáis cuando os compráis tacitas de Mr. Wonderful, vais a una TED Talk u os leéis el enésimo libro de autoayuda.

La primera vez

La primera vez suele ser un desastre, estás nerviosa, no conoces la otra persona... esto es más o menos lo que le pasa tanto a Jon Snow como a Daenerys Targaryen la primera vez que se encuentran. Suerte que Sam ha curado Jorah Mormont y que Jon Snow cuenta con Sir Davos, porque sino estos dos no durarán más de dos telediarios. Melisandre explicó, después de siete temporadas, el significado del título de la saga, Canción de hielo y fuego (Jon es el hielo, Daenerys el fuego) y le dijo a Varys que tanto él cómo ella morirán en Poniente. Como elementos relevantes, Daenerys dejó que Jon mine el vidriagón que necesita para matar los a caminantes blancos. Y ya.

Por su parte, Sansa está haciendo un trabajo excelente como jefa del Norte. Igual que Cersei, nos recuerda que las guerras también se ganan por cuestiones tan mundanas como asegurarse que todo el mundo tiene algo para comer y que las armaduras están preparadas para aguantar el frío. Mientras tanto, seguimos esperando que lord Baelish haga honor a su condición de tipo que empezó todo este desaguisado convenciendo a Lisa Arryn de matar su marido y tenga un plan maestro más allá de dejarse dar una paliza por Jon Snow y cuchichear cosas inquietantemente trascendentales pero muy obvias a la oreja de Sansa. Casualmente, después de una de estas lecciones aparece Bran. Sansa le ofrece ser señor de Invernalia, pero Bran declina la oferta porque es el cuervo de tres ojos y, a estas alturas, lo único que se puede esperar de él es ser uno deus ex machina.

Adiós, Olenna

Desde aquí despedimos a la Reina de los Zascas, la señora de las señoras, Olenna Tyrell. Tu muerte fue una victoria. No podemos decir lo mismo de Ellaria y Tyene.

Imagen destacada: fotograma del capítulo, pertenece a la HBO. Fuente: Youtube.


T'agrada la nostra feina?

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR