'Jane la Virgen' y las políticas migratorias de EEUU

“América debe recibir a los inmigrantes y celebrar sus diferencias, para así ser una sociedad mucho más rica y culturalmente diversa. Es por eso que voy a traer mis telenovelas a América. No tengo por qué adecuarme a un arco de tres episodios por show. América tiene que descubrirme y conocer lo que yo puedo ofrecerle.”

Este discurso, lanzado en español por uno de los personajes de Jane la Virgen, es uno de muchos ejemplos de cómo una telenovela que no se toma en serio a sí misma en absoluto puede cargar un mensaje abiertamente político y aprovechar su plataforma para luchar por lo que el equipo creador considera justo.

Aviso: El artículo contiene ligeros spoilers de la primera temporada.

La familia Villanueva.

La familia Villanueva.

 La telenovela más feminista de Estados Unidos

Jane la Virgen cuenta la historia de Jane (Gina Rodriguez), su madre Xiomara (Andrea Navedo) y su abuela materna Alba (Ivonne Coll). Se trata de una adaptación de The CW de la telenovela venezolana Juana la Virgen, en la que una chica (virgen) es inseminada artificialmente por error en el hospital. La versión norteamericana parte del mismo punto y mantiene el suspense y los giros dramáticos de la telenovela, si bien se presenta de forma mucho más cómica y reflexiva sobre el propio género.

Los peligros de Jane la Virgen son quizás su título y su premisa, que llevan a preconcepciones completamente erróneas sobre la trama: a priori, cuesta imaginarse cómo se puede plantear una serie tan crítica desde el punto de vista feminista con tal punto de partida. Aún así Jane la Virgen lo borda, tanto por sus tres mujeres protagonistas, su independencia y sus vínculos, como por su representación de las masculinidades y las sexualidades. Pero vais a tener que creerme cuando digo que aprueba de largo el test de género (y correr a verla), ya que voy a centrarme en lo que creo más relevante en el momento actual, siendo una serie basada en la vida de mujeres latinas: su crítico posicionamiento ante las polémicas entorno a la inmigración en Estados Unidos.

La Jane amb la seva àvia.

Jane con su abuela.

Política humana

Jane la Virgen siempre ha llevado lo político a lo personal. Desde el primer capítulo las leyes de inmigración de Estados Unidos han afectado directamente a la familia protagonista. Alba, la abuela de Jane (que, por cierto, siempre habla en español en la serie), es una mujer venezolana que lleva más de cuarenta años como inmigrante no regularizada en EEUU.

Los guionistas decidieron enfrentarse al asunto de cara y, en el décimo episodio, plantear abiertamente las injusticias del sistema: Alba es ingresada después de un accidente y el médico informa a la familia de que la abuela será deportada, ya que no tiene papeles ni seguro médico. Pero no sólo se plantea la trama de la deportación, si no que Jane la Virgen se asegura de mostrar cómo, por mucho que la familia intente regularizar la situación, el sistema lucha en contra suyo y la castiga igualmente. Por si algún espectador pensara que se trata de una exageración, el capítulo se congela mostrando un texto en pantalla: “Sí, esto pasa de verdad” y hace un llamamiento a la reforma legal con #ImmigrationReform. Recordándole a los espectadores que el cambio está en sus manos, estampan en pantalla el llamamiento al voto:

jane

#VOTAD #VOTAD #VOTAD

De la experiencia a la pantalla

La serie no se conforma con entrar en política sino que siempre toma un bando de forma abierta y clara. Construyendo personajes complejos y fáciles de querer, Jane la Virgen humaniza una lucha política y la impone sobre la audiencia, parte de la cual seguramente considere la inmigración como un asunto ajeno a su realidad personal.

Pero no sólo el equipo de detrás de las cámaras se implica, ya que los propios actores protagonistas, siendo la mayoría latinos, han expuesto sus experiencias personales como crítica al sistema. Es conocido el caso de Diane Guerrero, intérprete de Lina, la mejor amiga de Jane en la serie. Cuando ella tenía catorce años, sus padres (originalmente de Colombia) fueron deportados de un día para otro y se quedó sola en el país. La actriz ha aprovechado siempre su fama para reclamar justicia para los inmigrantes a partir de su experiencia, y ha escrito un libro, In the country we love (“En el país que amamos”) que será adaptado a la televisión en una serie producida por el equipo de Jane la Virgen y protagonizada por ella misma. Hasta el último momento, Diane Guerrero luchó en una campaña contra Donald Trump, llamando a las mujeres latinas a oponerse a él en las urnas: “si las mujeres votamos juntas, podemos parar a Trump”.

 

Jane la Virgen es una comedia satírica, pero sabe perfectamente cómo ligar narrativa con un mensaje político que cala realmente en el espectador. Gina Rodriguez, su protagonista, recogió el Globo de Oro a la mejor actriz de comedia en el 2015 y afirmó que el premio iba mucho más allá de ella misma y representaba “a una cultura que quiere verse a sí misma como héroes”. La representación de la mujer latina en Jane la Virgen no tiene precedente en la televisión estadounidense, y el trabajo de su equipo por ofrecer historias tan humanas como políticas es ciertamente heroico.

Imágenes del artículo: The CW

Irina Cruz

Irina Cruz

Comunicadora audiovisual, doctoranda en cine contemporáneo con visión de género.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR