Image Comics - capçalera

Image Comics: la revolución del cómic independiente norteamericano

Por Marc Bellmunt y Nora Soler

Habitualmente asociamos el cómic norteamericano a las grandes editoriales, Marvel y DC, pero es un mundo mucho más amplio, donde no todas las editoriales son conglomerados empresariales y donde no todo son superhéroes -aunque no pasa nada con los superhéroes, pero eso es tema para otro día-. Image Comics es una de estas editoriales independientes, con un catálogo diverso en estilos y temáticas y que pasa por un momento dulce de éxito de crítica y público. Os ofrecemos una pequeña lista de recomendaciones de cabeceras de Image que resultan de particular interés, os gusten los cómics o no, por sus narrativas innovadoras y progresistas.

SAGA

markoalana

El guionista de Saga, Brian K. Vaughan, definió su cómic como “Star Wars para pervertidos”. Imaginad que una stormtrooper y un jedi rebelde tienen un hijo. Pero no hay ningún malvado imperio, ni personajes buenos o malvados. Lo que sí que tenemos es un conflicto que nadie recuerda cómo empezó y que ha hecho metástasis a media galaxia (emulando claramente a la Guerra Fría). Y en medio de todo esto a una pareja de bandos opuestos que se enamora y tiene una hija.

alana

No son Romeo y Julieta, son una de las parejas más realistas del mundo del cómic. Una pareja que, sencillamente, intenta sobrevivir y formar una familia en un entorno hostil. Que tiene problemas de convivencia y comunicación. Que se ama. Que disfruta de su sexualidad. Unos padres con una hija que, como todos los padres primerizos, quieren cuidar sin tener ni puta idea de cómo hacerlo.

prince robor '2

Alrededor de los protagonistas navegan un hatajo de secundarios: una canguro fantasma con las tripas colgando, una mercenaria con cuerpo de araña o un príncipe con un televisor por cabeza, todo gracias a la imaginación pasada de vueltas de Vaughan -autor de la celebradísima Y the Last Man- y el arte de la dibujante Fiona Staples -que lleva una lista de galardones a las espaldas que amenaza con convertirla en la Meryl Streep del cómic-.

RAT QUEENS

rat queens02

Si Saga subvierte los tópicos narrativos de la ciencia ficción más pulp, Rat Queens haría que Tolkien se revolviera en su tumba. Esta serie nos presenta a las Reinas Rata del título, un grupo de mercenarias que despedazan enemigos con una falta de miramientos digna de Conan el Bárbaro y que celebra sus victorias de la misma manera que este machote con taparrabos: bebiendo y follando.

Por si fuera poco, el cómic aprovecha a sus protagonistas para hacer comentarios tanto sobre el género medieval-fantástico en general (dándole la vuelta a arquetipos como el de los orcos como poco más que salvajes, por ejemplo) como sobre la sociedad actual. Cada una de las Reinas profundiza más allá de su arquetipo -la enana guerrera, la elfa bruja…- y aporta una historia personal con sus propios conflictos.

rat queens03

Así, Rat Queens habla sobre el rechazo a las tradiciones de una sociedad patriarcal, las relaciones interraciales, el fanatismo religioso o el sexo casual. Todo mientras de bebe y folla con gran alegría, que siempre está bien.

ODY-C

1450_ody-c_1_splash

La Odisea es, probablemente, una de las obras con más adaptaciones de la historia literaria, desde el Ulises de Joyce al cine, con O’Brother Where Art Thou de los Coen. El viaje del héroe ha sido contado una vez y otra con más o menos éxito. Matt Fraction, guionista de Ody-C, cambia el sexo de casi todos los personajes de la Odisea y los sitúa en el espacio para crear una épica sobre la exploración y la guerra. El arte de Christian Ward es un estallido psicotrópico de colores que se lee como una versión -más- lisérgica de Barbarella.

El cambio de sexo no solo se aplica a los protagonistas masculinos, en el universo futurista de Ody-C los hombres prácticamente no existen, en cambio tenemos a las Sebex, personajes hermafroditas creadas por Promethene. El personaje de Odissia realmente se parece mucho al Ulises de Homero, en carácter, capacidad de liderazgo y habilidad en el combate, aún así, es refrescante sumergirse en el mito en un entorno de dominación femenina. Chris Ward también adapta visualmente los elementos tecnológicos. En lugar de cohetes comandados con palancas que penetran salvajemente el éter del espacio, Ward crea naves que recuerdan estéticamente a úteros, vaginas u ovarios y funcionan con la armonía de conexiones sinápticas neuronales entre comandantes.

odyc-2-rat-jam

La única concesión a la versión clásica es la escritura en versos de hexámetro dactílico -o heroico-. Seguro que entre todo el surrealismo y la psicodelia, la narrativa en verso os ayudará a mantener la fachada de persona seria que lee clásicos. O de modernillo insoportable.

THE WICKED & THE DIVINE

amaterasu

¿Si Jesucristo volviera sería una estrella del pop? Cada noventa años se repite el Resurgimiento: doce de las deidades de la antigüedad se reencarnan y ofrecen su poder y sabiduría a la humanidad, que los adora, teme y ama a partes iguales. También compran sus discos, van a sus conciertos y se maquillan como ellos. Dos años después, las deidades reencarnadas mueren y dejan su recuerdo a sus fans. El ciclo actual del Resurgimiento ha ocurrido en el Londres actual y Lucifer se pasea vestida -sí, vestida- de David Bowie mientras que la diosa Amaterasu lleva la luz del sol a la oscuridad de las salas de conciertos. Básicamente es como el Primavera Sound pero sin estar lleno de gente a la que le partirías la cara.

The Wicked and the Divine ofrece una reflexión sobre el culto a la celebridad, la naturaleza efímera de la fama y la relación entre artista y fan. Todo ello vestido de referencias a la mitología clásica -evitando mayormente a las mitologías más conocidas como la griega y tomando referentes celtas o sumerios, por ejemplo-, a la música de culto de los últimos cincuenta años -desde los Rolling Stones a Daft Punk o Rihanna- y con un tratamiento maduro y respetuoso de temáticas como la transexualidad o el poliamor.

Los guiones de Kieron Gillen -también autor de Phonogram, otra colección sobre la música como magia- y los dibujos de Jamie McKelvie se ponen al servicio de una trama en torno a una serie de asesinatos y relaciones de poder que, según su autor, es una obra “sobre la vida y la muerte”. Kieron Gillen además mantiene una lista de Spotify que sirve de banda sonora oficiosa para el cómic.

SEX CRIMINALS

sex-criminals-5-man-boobs

Ody-C no es la única aportación de Matt Fraction al universo Image. Sex Criminals, dónde colabora con el dibujante Chip Zdarsky -que aporta un dibujo entre la línea clara clásica de Hergé y los cuerpos no normativos de dibujantes como Robert Crumb- es la otra cabecera de Fraction en Image. Sex Criminals sigue a Suzie y Jon, una bibliotecaria y un actor frustrado que trabaja en un banco. Todo parece muy normal hasta que los dos se conocen en una fiesta y descubren que tienen una habilidad muy particular: cuando alcanzan el orgasmo el tiempo literalmente se detiene para ellos y pueden deambular por las calles paralizadas a su disposición.

Entonces deciden robar el banco donde trabaja Jon para salvar la biblioteca de Suzie. Practicando sexo en los lavabos del banco y saliendo con los pantalones medio bajados a vaciar las cajas. Y todo esto en el segundo número de la colección. Sex Criminals propone un comentario sobre la sexualidad femenina y la masculina, su encaje no siempre fácil, y las relaciones de pareja. Todo ello con un tono que pasa del humor más salvaje a la ternura y el dramatismo en pocas páginas. Además se adaptará a la televisión. Imaginad como os podréis hacer los entendidos con vuestros amigos diciendo que el cómic estaba mejor y tenía menos complejos.

LA HISTORIA DE IMAGE

¿Qué lleva a una editorial a apostar por propuestas tan rompedoras como éstas? Para entender la filosofía de Image Comics es necesario entender su recorrido como empresa. La editorial es fundada a principios de los 90 por un grupo de autores consagrados que quieren publicar nuevas colecciones manteniendo el control creativo y los derechos intelectuales sobre las mismas, fuera del férreo control de las grandes editoriales. Image nace con dos preceptos básicos. Primero: nunca será propietaria de ninguna de las obras publicadas, que serán propiedad de los autores; la única propiedad intelectual de la editorial es su nombre y su logo. Segundo: ningún autor de Image interferirá creativa o económicamente en el trabajo de ningún otro.

Así Image empieza a publicar una serie de colecciones predominantemente basadas en superhéroes pero también series innovadoras como The Maxx. A pesar de su apuesta por el contenido original, Image experimenta dificultades económicas y una serie de desacuerdos entre los fundadores provocan una crisis a finales de los 90. Parte de la editorial se vende a DC y muchas colecciones se cancelan, la competencia por parte de otras editoriales independientes como Dark Horse y de las apuestas “indie” de DC, publicadas bajo el sello Vertigo, es feroz.

Esto provoca una decisión radical: el 2008 Eric Stephenson es nombrado director de Image y Robert Kirkman empieza a publicar en ella la celebérrima The Walking Dead. Este cómic apuesta por algo totalmente ausente en el panorama americano del momento: una historia de horror narrada con crudeza, en blanco y negro, sobre la vida de un grupo de supervivientes de un apocalipsis zombi que nunca se explica. La serie es un gran éxito y la editorial decide dedicarse de nuevo a propuestas originales y diferentes de autores poco conocidos. Desde entonces Image vive una época de éxito de crítica y público que abre el mundo del cómic americano a nuevas audiencias y narrativas y que desde Zena os animamos a descubrir.

 

Imágenes: web oficial de Image.


T'agrada la nostra feina?

2 comments

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR