Halberstam, masculinidad femenina y James Bond

Buena parte de la obra del teórico queer y feminista Jack Halberstam, que hoy visita el CCCB, se ha centrado en el estudio de las masculinidades femeninas, un concepto que sirve para describir aquellas manifestaciones de masculinidad desarrolladas por personas asignadas como mujer al nacer.

Masculinidad femenina

Halberstam ha analizado las expresiones de género de butchs y drag kings, pero también las de iconos del deporte femenino. Según la profesora experta en masculinidades de la London School of Economics, Marsha Henry, Halberstam también ha explorado conceptos como la paternidad lesbiana (lesbian fatherhood), un concepto bastante problemático por su potencialidad de reforzar roles de género heteronormativos, pero que, según Henry, Halberstam ha utilizado para analizar de forma crítica la paternidad.

Henry explica que Halberstam ha sido crítico en múltiples ocasiones con ciertas tendencias en los estudios sobre masculinidades, como por ejemplo el hecho de que prácticamente sólo están centrados en hombres (entendidos como personas asignadas con este sexo al nacer y que se suelen identificar con el género masculino), o que estos estudios suelen esconder el rol de los hombres en el patriarcado, así como que suelen tener sesgos de raza, sexualidad y clase importantes. La profesora de la LSE añade que la obra de Halberstam ha sido criticada por estar demasiado centrada en la apariencia de las personas, y por presentar la masculinidad como algo fijo y del cual podemos apropiarnos sin más.

Aún así, en su libro Female Masculinity (Duke University Press, 1998), Halberstam asegura que la masculinidad femenina no es una imitación de la masculinidad, sino una oportunidad para entender cómo ésta se constituye como tal. Al capítulo “Introduction to Female Masculinity. Masculinity without men” (“Introducción a la masculinidad femenina. Masculinidad sin hombres”), por ejemplo, el autor explora el papel de los lavabos públicos en la perpetuación del binarismo de género y en su asociación al sexo biológico.

En esta parte del libro, también analiza la figura del tomboy para explicar cómo actitudes o apariencias masculinas son toleradas en niñas –al percibirse como una forma de querer la libertad asociada al género masculino y vivirla–, pero son duramente reprimidas en la adolescencia, la adultez o en caso de que la niña rechace su nombre femenino y se identifique plenamente como hombre.

¿Qué hace ‘hombre’ a James Bond?

A pesar de que a muchas personas la masculinidad del tomboy le podría parecer un artificio o una performance, Halberstam incluye en su introducción un análisis de la construcción de la masculinidad de James Bond (Pierce Brosnan), considerado un icono de hombre, en la película Goldeneye.

Lejos de atribuirse a características biológicas, James Bond consigue ser un macho convincente gracias a los gadgets que usa en sus misiones, que el autor identifica como prótesis. No sólo es este “artificio técnico” lo que convierte a Bond en un macho alfa, sino que su masculinidad se completa con el apoyo de dos de las minoritarias.

Una de ellas es M (Judi Dench), la jefa de Bond, una butch que, según Halberstam, es quien mejor encarna la masculinidad en la película. Para Halberstam, el personaje de M es todavía más subversivo si se tiene en cuenta que su masculinidad no está construida mediante una de las facetas que ha caracterizado tradicionalmente este género, la opresión de la mujer. El otro personaje que sustenta la masculinidad del protagonista es Q (Desmond Llewelyn), el científico que, precisamente, le facilita los gadgets a Bond. Halberstam interpreta a Q como un queer bastante camp –según el autor, la inicial de su nombre sería un guiño a su identidad– que muestra las obras de la heterosexualidad dominante.

Imagen principal: Jack Halberstam. Fuente: BCC Feminist Philosophy.

Marta

Marta

Fundadora y editora de 'Zena'. Periodista especializada en género. Estudiante del Máster en Estudios de Género de la School of Oriental and African Studies de Londres. Beca Nativitat Yarza de Estudios Feministas.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR