'Girls': feminismo y realidad ambiguos

"Creo que puedo ser la voz de mi generación. O al menos una voz". Estas son las palabras de Hannah Horvath, la protagonista de la serie Girls.

Lo que más escuchaba cuando Girls se estrenó en 2012 era “es una serie muy realista”. Bueno, ese “realismo” será discutido más tarde. Tengo que decir que en su momento no me gustó y no fue hasta el año pasado que vi de golpe sus cinco temporadas y esperé hasta febrero del 2017 para ver su sexta y última temporada. La serie llegó a su fin en mayo, pero he estado retrasando ese momento, porque de alguna manera sabía que era un final que iba a decepcionar. De ese final también hablaremos más tarde.

Girls está creada por Lena Dunham, quien también escribe y dirige varios de los episodios y de la que además es protagonista. La serie narra la historia de cuatro amigas en la veintena y los problemas que conlleva esa edad; con ello me refiero a trabajo, estudios, amistad, relaciones y darse cuenta de que hay que ir madurando de verdad y empezar a ser un ser humano independiente y racional (aunque a la hora de la práctica no lo lleven muy bien).

La serie y su creadora se precian de ser feministas y promover el feminismo, no obstante ambas han sido criticadas varias veces por ello, ya que es algo así como un feminismo de doble filo.

El feminismo de Lena Dunham

Dunham, a parte de ser la creadora, guionista, directora, productora y protagonista de la serie es también, al igual que su personaje, escritora. El año pasado publicó el libro No soy ese tipo de chica, una especie de autobiografía dónde habla de sus experiencias como mujer. Dunham sí que parece estar convirtiéndose en la voz de una generación, a través de su serie, su libro y su newsletter LennyLetter. Utiliza esos medios para lanzar un mensaje al mundo, unos ideales feministas. No obstante, esos ideales feministas no vienen en el embalaje esperado y a veces cuesta entenderlos como tal, lo que lleva a la crítica a cuestionar hasta qué punto Girls podría considerarse una serie con mensaje feminista.

Lena Dunham. (Imagen de Fox)

Lena Dunham. (Imagen de Fox)

Un ejemplo serían sus protagonistas. No esperéis ver a chicas empoderadas que saben lo quieren. Al contrario, son chicas perdidas, que no se responsabilizan de sus errores y tienden a culpabilizar a sus padres de sus problemas; chicas que toman decisiones irracionales, a veces tanto, que llevan a cuestionar dónde está el respeto hacia ellas mismas. Por ejemplo, en la primera temporada vemos lo que podría considerarse una relación abusiva entre Hannah y Adam (Adam Driver) un chico que básicamente la utiliza como juguete sexual y que está ahí sólo cuando él quiere. Sus encuentros son consentidos, no obstante muchas veces Hannah no parece sentirse del todo cómoda con ello. Irónicamente, Adam acaba siendo su novio.

Temas como el consentimiento son llevados al límite más de una vez. Por ejemplo, en la cuarta temporada, en una escena también protagonizada por Adam y la que en ese momento es su novia, el consentimiento de ella no queda del todo claro. Escenas así funcionan como denuncia, como a veces un no es pasado por alto incluso por tu pareja. Aun así, esta escena creó un debate en internet dónde se acusaba a Dunham de estar representando una violación.

Otro capítulo que creó polémica fue "American Bitch". Hannah acude a casa de un escritor al que admira para hacerle una entrevista. Los veinte minutos de episodio son una conversación entre el escritor, interpretado por Matthew Rhys, y Hannah. Al final del episodio, él decide bajarse los pantalones. Este episodio claramente es otra denuncia hacia las situaciones ante las que a veces se enfrentan las mujeres en ciertos contextos sociales. Como la misma actriz y guionista declaró, el episodio ejemplificaba su situación como mujer y la de otras mujeres en la industria de la televisión y el cine.

Este liberalismo al que Dunham nos tiene acostumbrados ante escenas de sexo, está también muy presente en los desnudos, la mayoría protagonizados por Dunham (Hannah). Esos desnudos hacen un favor a la comunidad femenina y ayudan a desmitificar el cuerpo de la mujer. Ella sabe muy bien que su imagen no está dentro de los cánones de belleza actuales, pero eso a ella le da igual. Fue muy criticada por ese emotivo y me pregunto si hubiese ocurrido lo mismo si sus medidas fueran 90-60-90.

Como he dicho a principio, el feminismo de Dunham es un feminismo de doble filo. Muestra ciertas situaciones de manera tan cruda que puede costar verlas como denuncia.

Marnie y Hannah. (Imagen de HBO)

Marnie y Hannah. (Imagen de HBO)

La serie

La serie gira en torno a la vida de cuatro veinteañeras, Hannah, Marnie, Jessa y Shoshanna. O así era hasta la última temporada, dónde gran parte del protagonismo se lo lleva Hannah y deja olvidadas las historias de sus otras tres amigas. Marnie, al estar su historia más entrelazada con la de Hannah, corre mejor suerte. Aun así, ninguna de las cuatro tiene un claro desenlace y después de seis temporadas tampoco se puede decir que los personajes hayan evolucionado.

Lo más decepcionante de la última temporada de Girls son los finales de Hannah y Soshanna. Embarazo y matrimonio respectivamente. Empiezo a pensar que los únicos finales que los guionistas ven plausibles para una mujer son maternidad y un marido. No es que haya nada malo con esos finales, no obstante ¿qué hay de los sueños de ambas? ¿Llega Hannah a convertirse en escritora? Y Shoshana, ¿trabajará en una empresa dentro del sector de la moda como quería o pasará simplemente a ser “mujer de” como indica el hecho de que al final de la serie no sepamos si ha encontrado un trabajo? Y por cierto, ¿de dónde sale ese novio? Su única aparición es de diez minutos en el penúltimo capítulo de la serie. Parece un final hecho deprisa y corriendo. De Jessa apenas sabemos nada, sólo que ha dejado la carrera que estaba estudiando. Son muchos capítulos, sesenta para ser exactos, viéndolas luchar por sus sueños para luego no saber si llegan a alcanzarlos, verlas casadas a los 25 o con un hijo, fruto de un rollo de una noche con un chico que ya tenía novia y que además no quiere saber nada de ese niño. ¿Qué clase de mensaje es este, Lena Dunham? ¿Es esta tu idea de serie feminista?

Jessa, Shoshanna, Marnie y Hannah. (Imagen de HBO)

Jessa, Shoshanna, Marnie y Hannah. (Imagen de HBO)

Respecto al embarazo, lo que sí tengo claro es que Dunham está haciendo una declaración, y lo deja muy claro en un capitulo: es mi cuerpo y yo decido. Quizás no sea lo más racional, teniendo en cuenta su situación y el hecho de que apenas es capaz de cuidar de ella misma. Pero durante seis temporadas, Hannah no se caracteriza por tomar decisiones correctas, además de ser un personaje egoísta. A decir verdad, las cuatro Girls lo son un poco.

A pesar de lo que para mí es un final algo decepcionante, al menos lo considero lo más realista posible, porque, ¿quién tiene su vida decidida y hecha a los veinticinco? Prefiero este final abierto, a pesar de no saber qué será de ellas, a ver algo así como un: diez años después… Pero como dije al principio es una serie realista entre comillas, ya que es un realismo muy limitado. Quizás podrás sentirte identificada si eres una chica blanca, de clase media alta y heterosexual, si no lo eres dudo que esta sea tu serie. La mayoría de personajes tienen esas características y si aparece alguno que no las tenga su presencia en la serie no pasará de un capítulo.

Finalmente, y a pesar de lo poco realista o exclusiva que sea la realidad que ha creado Dunham en su serie, creo que en ella también se pueden encontrar mensajes positivos. El protagonismo lo tienen cuatro mujeres, que a pesar de andar algo perdidas salen adelante a su manera. Que equivocarse está bien y que la veintena tiene sus cosas malas, y sus cosas buenas. Que no todo es tan idílico y tiene un final de cuentos de hadas como otras series o películas pueden mostrar.

Imagen de portada: HBO.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR