logo-

'Final Fantasy XV': Nuevas masculinidades, sexismo y homofobia

Final Fantasy XV es la nueva iteración de la saga Final Fantasy. Una saga que el próximo enero cumplirá treinta años y que prácticamente forma parte de la cultura e historia de los videojuegos.

Final Fantasy XV ha tenido un desarrollo particularmente largo, complicado y tedioso de unos diez años de duración, con cambios de director, de estructura y de historia. A pesar de que han sido diez años de desarrollo, el proyecto final que ha llegado a nuestras manos ha sido realizado en unos tres o cuatro años. Además, podríamos decir que Final Fantasy XV, más que un videojuego, es un gran proyecto transmedia para explicar toda su historia en conjunto. Tenemos el videojuego, Final Fantasy XV; una película, Final Fantasy: Kingsglaive, donde se explora todo lo que ha pasado durante el episodio 1 del videojuego; un anime, Final Fantasy XV Brotherhood, donde nos dan una visión más profunda de cada uno de los amigos, y una novela, Final Fantasy XV Parting Ways, que funciona como prólogo de la historia.

En este artículo no nos centraremos en la historia o el juego, sino en cómo están presentados los personajes, cómo están desarrollados y cómo estos puntos han llegado a ser muy controvertidos.

En Final Fantasy XV, las relaciones de los cuatro chicos protagonistas parten de estereotipos, pero en ningún momento acaban en comportamientos asociados a la hipermasculinidad o a la masculinidad tóxica. Hay algún comentario por parte de Prompto Argentus sobre algunas de las mujeres que aparecen en el juego, pero son comentarios fruto de una atracción física que en ningún momento se vuelven denigrantes o frívolos. Entre los cuatro protagonistas se da una relación de compañía, amistad y amor fraternal, nada frívolo, nada tóxico, y dónde en ningún momento se ataca ninguna de las masculinidades que representan. Es decir, viajan desde sus estereotipos, Prompto Argentus como alivio cómico, Ígneos Scientia como intelectual y reservado, y Gladiolus Amiticia como músculo y voluntad -el protagonista es el príncipe Noctis Lucis Caelum- a una tridimensionalidad personal que pocas veces se ha visto en un videojuego.

Entoces, ¿dónde está la controversia?

En primer lugar, mucha de la polémica generada está basada en prejuicios sociales y cierta homofobia e ideario anti-mujeres mostrada por la comunidad gamer más tóxica. Sí, podría considerarse un claro ejemplo de lo que ha pasado en el Gamergate. Que los protagonistas tengan una imagen tan andrógina, más parecida a una banda de J-pop (pop japonés), ha hecho que algunos gamers asocien la falta de hipermasculinidad a una realidad homosexual y gay. Y si es gay, siguiendo los parámetros de esta comunidad, es tonto, estúpido y por lo tanto no merecedor de su atención; incluir personajes gays atenta contra la sagrada masculinidad heterosexual cis blanca a la cual pertenecen los videojuegos.

En segundo lugar, también ha habido polémica a raíz de las declaraciones -tristes y pobres- del director del juego, Hajime Tabata, para justificar la falta de representación femenina:

Speaking honestly, an all-male party feels almost more approachable for players. Even the presence of one female in the group will change their behavior, so that they’ll act differently. So to give the most natural feeling, to make them feel sincere and honest, having them all the same gender made sense in that way,”

"Hablando honestamente, un grupo formado completamente por hombres es más cercano al jugador. Incluso la presencia de una sola mujer al grupo cambiaría sus comportamientos. Así pues, tiene sentido tener personajes de un mismo género para dar una sensación más natural, para hacerlos parecer honestos y sinceros".

Insinuar que los hombres no saben comportarse honestamente cuando tienen mujeres alrededor es realmente idiota. El director, además, no tiene ningún problema al tener un personaje como Cindy, la mecánica que conocemos al principio de la historia y que nos ayudará durante todo el juego, que prácticamente va vestida con un bañador. Está tremendamente hipersexualizada y es un poco unidimensional, un problema, este último, que tienen todos los secundarios. Tampoco parece tener ningún problema con Aranea, una mercenaria que pondrá trabas a los protagonistas, pero que viste una armadura que, digamos, no protege mucho.

Además, hay que recordar que durante toda la saga ha habido mujeres protagonistas, como por ejemplo Ashelia Dalmasca en Final Fantasy XII, o Terra Brandford en Final Fantasy VI. Final Fantasy XIII y sus dos continuaciones -Final Fantasy XII-2 y Lightning Returns- tienen a Lightning y a su hermana como protagonistas absolutas. En Final Fantasy X-2 todas sus protagonistas son mujeres, a pesar de que el juego está significativamente sexualizado.

Gran parte de la comunidad gamer ha intentado defender la postura del director de Final Fantasy XV poniendo como ejemplo de sexismo, en este caso favorable a las mujeres, a Final Fantasy X-2. La comparación es un intento falaz de intentar derivar la atención sobre el sexismo de FFXV utilizando un juego donde sí, es cierto, el equipo está integrado únicamente por mujeres, pero se diseñó de tal manera que para cambiar de trabajos -oficios con diferentes habilidades- las protagonistas tenían que cambiar de ropa en medio del combate. Con una secuencias animadas muy parecidas a Sailor Moon, pero con vestidos mucho más reveladores y con posturas extremadamente sexualizadas. También en este juego es presente cierta homofobia con el personaje de Paine: según la comunidad gamer, al ser un personaje duro y seco, se la asocia con ser lesbiana.

FFX-2

FFX-2

Final Fantasy X-2 presenta las chicas como mujeres liberadas y poderosas, pero todo está representado desde una perspectiva extremadamente misogina y sexista, y con una trama que en este caso salva el mundo con el poder del amor... muy Sailor Moon todo. Como muestra de sexismo, tenemos un minijuego que es realmente lamentable e incluso molesto tanto de jugar como de completar, basado en hacer un masaje a la mala de la historia, mientras vamos de incógnito como una de sus guardianas... ligerita de ropa.

Así que no. FFX-2 no se puede usar como contrapunto y herramienta de debate sobre el sexismo de FFXV. Con esto no quiero decir que explicar una historia de chicos sea una cosa mala. Pero explicar una historia tan bonita de amistad como la que transmite Final Fantasy XV se puede hacer con personajes independientemente de su sexo. Es una verdadera lástima cómo de desaprovechada ha sido esta oportunidad y las excusas sexistas que el creador puso en su momento.

perfiles de los personajes

perfiles de los personajes

Todas las imágenes son propiedad de Square Enix.
Javi Morán

Javi Morán

Graduado en cine y audiovisuales por la ESCAC y especializado en guion audiovisual. Activista LGTBI+.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR