Nostalgia| 'Faster, Pussycat! Kill! Kill!'

Hablar de Faster, Pussycat! Kill! Kill! es peligroso, especialmente en Zena.

Su director, Russ Meyers, es uno de los creadores de sexploitation films -películas de bajo presupuesto que sirven como vehículo para mostrar situaciones sexuales no explícitas y desnudos gratuitos, especialmente femeninos- más famoso de los años sesenta. Su mirada es descaradamente masculina y sus protagonistas son siempre mujeres con pechos enormes y físico de modelo. ¿Cómo puede ser pues, que Faster, Pussycat! donde las protagonistas son tres strippers, Tura Satana, Haji y Lori Williams, se ha convertido en película de culto del movimiento punk, feminista y queer?

totes

Tres bailarinas exóticas, Varla (Tura Satana), Rosie (Haji) y Billie (Lori Williams), están haciendo carreras con sus coches deportivos cuando se encuentran con un joven llamado Tommy y su abnegadísima (ugh) y jovencísima novia, Linda. Tommy es un piloto de carreras aficionado que ha salido a hacer algunas pruebas a contrarreloj. Varla lo desafía a una carrera, le pega una paliza con el coche, se pelean y termina matándolo rompiéndole la espalda, bad ass, así por qué sí. Las tres protagonistas secuestran a la asustadísima Linda. Mientras están poniendo gasolina a los coches se encuentran con un cachas que lleva a su padre anciano y minusválido a su camioneta.

brokeback

El empleado de la gasolinera les dice a las chicas que el padre del cachas es rico y tiene el dinero escondido en su granja. Las protagonistas deciden hacer una visita al hombre y hacen pasar a Linda por la hija fugada de un hombre rico que están devolviendo a casa. Lo que no saben es que el anciano es un misógino pervertido que disfruta secuestrando mujeres para que su hijo las viole. Ellas deberán utilizar sus habilidades para conseguir el dinero del anciano y no caer en su trampa.

el-plan

Vi Faster, Pussycat! por primera vez hace siete años, me la recomendó Andrea, a quien hemos entrevistado en Zena. Recuerdo los pechos gigantes de Varla, a punto de explotar tras la camisa, el diálogo cutre -Yo no intento nada, yo hago-, recuerdo a las protagonistas bailando, también recuerdo a Varla matando a un hombre de una paliza, sangrando por la nariz y la boca, a las tres apoderándose de su sexualidad, conduciendo como bestias por el desierto y una escena extrañamente emotiva en la que Rosie suspira por Varla mientras ella seduce a un hombre.

haji-pining

Faster, Pussycat! es una película conflictiva porque los sentimientos que provoca lo son. Por un lado, la mirada masculina, como hemos dicho, es evidente, la explotación de los cuerpos es descarada y el diálogo es ridículo. Por otro lado, las protagonistas son mujeres empoderadas, que desafían las normas de la sociedad, que luchan, que follan, que conducen mejor que los hombres y cuya sexualidad es fluida. Durante toda la película me movía entre la indignación, el desconcierto, la risa y, de repente, tenía ganas de levantarme, gritar, beber cerveza y conducir a 200 por hora. Por alguna razón, la crítica queer feminista, B. Ruth Meyers pasó a pensar que era una porquería misógina a opinar que era una de las mejores películas que había visto. Os invito a que la veáis y saquéis vuestras propias conclusiones.

 Las imágenes son fotogramas de la película. La imagen destacada es promocional de la película.


T'agrada la nostra feina?

Nora Soler

Nora Soler

Diseñadora especializada en comunicación interactiva. Ilustra y escribe para Zena.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR