Emma Watson: la actriz reivindicativa

Emma Watson vuele a estar en boca de todos, ya no sólo es una de las brujas más conocidas en el mundo muggle (Hermione Granger); además ahora es también princesa Disney.

El pasado 17 de Marzo la actriz estrenó la película La Bella y la Bestia, dirigida por Bill Condon, donde ella, como no podía ser de otra manera, protagoniza el papel de Bella. Y es que de todo los papeles que Watson ha protagonizado para abrirse paso en el mundo del cine, algunos de ellos con directores de prestigio (como Aronofsky o Amenábar) parece que los de Hermione Granger y Bella hayan sido hechos para ella.

Quizás porque creció protagonizando a la heroína de J. K Rowling, la influencia de Hermione una niña inteligente, ávida lectora y ferviente luchadora de injusticias (sino que le pregunten a los elfos domésticos) se ha visto reflejada en su persona, y a su vez ella proyecta esas características en sus nuevos papeles. Y eso es lo que ha pasado con Bella, que comparte ciertos rasgos con la actriz, entre ellos la lectura, no obstante parece ser que eso no fue suficiente para Emma Watson y decidió añadir algunos cambios. A pesar de su temprana edad (26 años) la actriz lleva años utilizando su fama para involucrarse y dar a conocer diferentes proyectos que además lleva al mundo profesional. Por ejemplo, la nueva Bella  lleva botas, y es que como dijo la actriz, Bella es una de las princesas más activas de Disney y si somos realistas es muy difícil montar a caballo con manoletinas como hace la protagonista en la película original de Disney. Tampoco veréis a Bella con corsé, pero sí podréis apreciar que el conocido vestido azul que lleva durante casi toda la película tiene grandes bolsillos: la actriz sugirió añadirlos para que Bella pudiese cargar con todos esos libros que lee. Y no sólo eso: la mayoría del vestuario está confeccionado con materiales orgánicos. Además, ha convertido a la protagonista en inventora, consiguiendo con estos cambios liberar y empoderar a una de las princesas Disney que, incluso antes de estas modificaciones, se podría considerar de las más feministas.

La conciencia sobre el vestuario está también muy presente en el día a día de la actriz. Recordemos que el año pasado la actriz se presentó a la Gala Met con un vestido hecho de hilos de botellas de plástico recicladas, seda y algodón orgánico. Para la premiere de La Bella y la Bestia la actriz creó una cuenta de Instagram, The Press Tour, donde ha ido mostrando los diferentes vestidos que ha llevado a los estrenos de la película, todos ellos con marca ecológica o intentando crear el mínimo impacto en el medio ambiente posible. El vestuario estaba hecho de materiales reciclados, orgánicos o adquiridos en pequeños negocios independientes. Si ha lucido algún vestido de marca, se aseguró que fuesen diseñadores que no trabajan con pieles y están involucrados en el desarrollo de la utilización de materiales reciclados en el mundo de la moda. Incluso su maquillaje era orgánico y natural, y las joyas hechas de plata reciclada.

13102492_1268177446530469_1784552294_n

Gala Met. (Imagen del Instagram de la actriz).

El mundo de la moda no es el único lugar dónde la actriz está intentando dejar una huella positiva. Al igual que Bella, se conoce que la actriz es una gran amante de la lectura y su amor por ella es algo que también intenta impulsar y difundir.  En este caso la actriz también creó una cuenta de Instagram, Our Shared Shelf, (también se puede encontrar en Good Reads) que funciona como una especie de club del libro virtual, donde cada mes se recomiendan ciertas lecturas. Algo parecido han hecho otros famosos, como la cantante de Florence and The Machine con la página de Instagram, Between Two Books. La particularidad del club de libro de Emma Watson, como no podía ser de otra manera,  es que se trata de un club del libro feminista.  Además, varias veces se ha visto a la actriz dejando libros en las distintas ciudades por las que pasa:

Y hablando de feminismo, esto sea probablemente por lo que más se conoce a la actriz, a un lado de su carrera en el mundo del cine.  En 2014, con tan solo 24 años, Watson fue nombrada embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres. Este hecho la llevó a involucrase en la campaña HeforShe, una organización que busca dar a entender y fomentar que la igualdad de género es también cosa de hombres y que por lo tanto su participación es también necesaria para conseguirla. Y no podemos olvidar ni dejar de mencionar el maravilloso discurso que dio en la ONU para inaugurar esta plataforma:

Pero, como es habitual, involucrarse en movimientos feministas es sinónimo de ser carne de cañón para críticas. Y es que cualquier cosa que se haga será analizada y mirada bajo lupa para ver si corresponde con los requisitos que esta nuestra sociedad, la mayoría de las veces erróneamente, considera feminista. Y eso le ocurrió hace poco a la actriz, que fue acusada de perjudicar al feminismo por aparecer en una sesión fotográfica para Vanity Fair haciendo lo que algunos consideran que era “enseñar los pechos”. Juzgad:

_94956777_emmawatson1_vanity fair

Imagen de Vanity Fair.

Una vez más, la actriz dio una magnifica respuesta que demuestra que no es ninguna mala influencia para el feminismo, y que se necesitan a más personas como ella para fomentar lo que, en el siglo XXI, es una pena siga siendo tema de debate: que una mujer DECIDA mostrar su cuerpo. "El feminismo trata de dar a las mujeres la oportunidad de decidir. El feminismo no es un arma con la que atacar a otras mujeres. Trata sobre la libertad, sobre la liberación. Trata sobre la igualdad.” Y en lo cierto está, ya que algo parecido ocurrió cuando Alicia Keys decidió dejar de maquillarse y al cabo de unos meses hizo una aparición pública maquillada.  Como no, todos se le tiraron al cuello diciendo que había dejado de ser feminista (como si por maquillarnos fuésemos a ser menos fieles a nuestros ideales). Y, al igual que Watson, dijo que oponerse a no llevar maquillaje consistía en promover la opción de DECIDIR si llevar o no maquillaje, y no la total renuncia a él.

En resumen, yo de mayor quiero ser Emma Watson. Y espero, o al menos estaría bien, que sea una aspiración que muchos otros jóvenes tengan. Me refiero tanto a chicas como a otros jóvenes, chicos y personas no binarias, (ya que, como promueve la actriz, el camino a la igualdad es cosa de tots) por que el mundo necesita más Emmas Watson.

Imagen de portada de David Shankbone.


T'agrada la nostra feina?

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR