Not all men_1024

El género en Internet 2014 (I): No todos los hombres / Todas las mujeres

Uno de los eventos clave para entender la evolución de las discusiones sobre sexismo en Internet durante el 2014 es la popularización en Twitter de la etiqueta #yesallwomen, surgida como respuesta a toda una categoría de argumentos machistas, los representados por la etiqueta #notallmen.

El detonante para la aparición de #notallmen fueron los comentarios publicados por usuarios de Twitter en los días posteriores a los asesinatos de Isla Vista, California. El 23 de mayo de 2014, Elliot Rodger, de 22 años, apuñaló a sus dos compañeros de piso y a un tercer joven y les causó la muerte. A continuación, subió al portal web Youtube un vídeo, "Retribution", en el que explicaba su intención de cometer un ataque violento y se justificaba con argumentos misóginos y racistas. También envió por correo electrónico a una docena de personas un documento de ciento cuarenta páginas en el que detallaba sus motivaciones. En las horas posteriores, Rodger cumplió sus amenazas y llevó a cabo una serie de crímenes que se inició con un ataque a la sororidad Alpha Phi de la Universidad de California en Santa Bárbara y continuó con agresiones por los alrededores del campus de la universidad, hasta finalizar con una persecución policial y el suicidio de Rodger. El resultado fueron siete muertos y catorce heridos.

En los días posteriores a los hechos, la presencia de contenidos claramente misóginos en los documentos publicados por Rodger estimuló la aparición en la red de un gran número de comentarios sobre los peligros de la violencia machista. Entre otras cosas, el asesino justificaba su ira en su virginidad y en una supuesta falta de atención por parte de las mujeres de su entorno. El hecho de que su ataque se iniciara en una sororidad universitaria reafirma la idea de que el móvil principal era una venganza contra el género femenino.

En respuesta a la ola de comentarios contra la violencia machista, un buen número de usuarios de Twitter, en su mayoría hombres, publicaron mensajes señalando el hecho de que no todos los hombres son partícipes de este tipo de violencia. Algunos de estos mensajes empleaban la etiqueta #notallmen. La especialista en cultura web Jess Zimmerman escribió en Time que esta etiqueta había sido utilizada mayoritariamente como expresión de frustración por parte de los hombres. Sin embargo, durante los días posteriores a los asesinatos de Isla Vista, la etiqueta fue reapropiada por la comunidad feminista de Twitter como una burla contra respuestas disimuladamente machistas a las críticas contra la violencia machista.

Junto a esta reapropiación se produjo también una reacción explícita mediante la etiqueta #yesallwomen, que incide en el hecho de que todas las mujeres son víctimas en una medida u otra de estas formas de violencia. Sólo en los cuatro días posteriores a los asesinatos, la etiqueta fue utilizada en más de un millón doscientos mil tuits. Autoras feministas como Zerlina Maxwell y Rebecca Solnit han destacado la importancia de esta respuesta descentralizada y su impacto en la visibilización de la misoginia en Internet, especialmente de sus formas más encubiertas. La contraposición entre #notallmen y #yesallwomen tardó poco en trascender el contexto de Twitter, pasando a otros medios y al discurso público. A raíz de la discusión, #notallmen se convirtió en un meme extremadamente popular dentro y fuera la red, y dio lugar a la aparición de chistes en diferentes medios. Estos chistes tampoco estuvieron exentos de controversia: el 1 de junio de 2014, el New York Times se negó a publicar un chiste gráfico de Michael Kupperman y David Rees sobre el tema "para no herir sensibilidades", lo que condujo a la publicación de la viñeta en Internet por parte de los autores y a una avalancha de críticas al medio, acusado de censura.

Como resultado de estos intercambios, la credibilidad de una serie de argumentos habituales en las discusiones sobre género dentro y fuera de Internet ha quedado fuertemente afectada. Como comenta Zimmerman en su artículo, el argumento que pide la exención explícita de culpabilidad para una parte de los hombres parece haber suplantado parcialmente, de un tiempo hasta ahora, otras respuestas machistas tradicionales, como las basadas en comparar los problemas masculinos con los que afectan a las mujeres.

En este contexto, la ridiculización masiva de los argumentos de "no todos los hombres" y su impugnación directa mediante la etiqueta #yesallwomen ha contribuido a señalar lo que las diferentes respuestas tienen en común: se trata de intentos de restar centralidad a las críticas feministas redirigiendo la atención al papel del hombre, sea éste el de víctima o el de depositario de una "presunción de inocencia lógica". El efecto es el de llevar al terreno de la ofensa personal un problema estructural.

Si bien está claro que las generalizaciones excesivas pueden conducir a falacias, en la mayoría de casos en los que aparecen argumentos del tipo #notallmen se está ignorando flagrantemente el hecho de que es innecesario que la totalidad de los hombres participen de una modalidad de agresión para que esta suponga un riesgo para todas las mujeres. Desde mayo de 2014, evitar este tipo de malentendidos en la red es, probablemente, un poco más sencillo.

 

Imagen: uno de los memes que circulan por internet.


T'agrada la nostra feina?

Andreu

Andreu

Sociólogo, filólogo e investigador en el Departamento de Filosofía de la Universidad Autónoma de Barcelona.

2 comments

  1. Victor Piña 19 abril, 2017 at 10:04 Responder

    Su revista es un claro pastiche progresista. No haré como progresista, sintiéndome ofendido y luego tratando de organizar un boicot contra algo que no me gusta. Haré como todo conservador pro Trump, simplemente no visitaré más su sitio.

    • Marta
      Marta 19 abril, 2017 at 12:39 Responder

      Nos parece estupendo. De hecho, somos tan progresistas y boicoteamos tanto, que no censuramos ningún comentario en nuestro foro. Incluso comentarios tan faltos de fundamento como el suyo. No es por nada, pero dejar de visitarnos podría considerarse una forma de boicot, en tanto que usted deja de consumir nuestro producto.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR