Dos hombres escriben una versión femenina de 'El señor de las moscas'

El señor de las moscas (1954) es la novela más conocida del premio Nobel de literatura Sir William G. Golding, adaptada desde su publicación al teatro y al cine. La historia de cómo un grupo de niños británicos se organizan en sociedad tras estrellarse en una isla desierta es universalmente conocida.

Scott McGehee y David Siegel anunciaron recientemente su acuerdo con Warner Bros para escribir y dirigir una nueva adaptación cinematográfica de El señor de las moscas, pero con una variación importante en la trama: en lugar de niños, van a reescribir la historia con niñas.

Los remakes de clásicos “masculinos” protagonizados por mujeres están a la orden del día, sólo cabe recordar el drama que generó Cazafantasmas (2016) o el que se nos viene encima con Ocean’s Eight (2018). Por supuesto, la noticia de la nueva adaptación de la obra de Golding no ha sido menos y ha provocado un aluvión de críticas, que a su vez ha despertado a los Señores de Twitter™ que conciben cualquier muestra de protagonismo femenino como una amenaza a su privilegio.

¿Humanidad o masculinidad?

Normalmente cualquier atisbo de representación femenina en Hollywood es bien recibido, pero en esta ocasión se vuelven las tornas, ya que resulta complicado concebir una versión de El señor de las moscas con niñas dado lo esencial de la socialización masculina de los protagonistas del texto original. Los futuros directores del filme defienden que “es un quiebro de algunas convenciones de cómo pensamos sobre los niños y la agresividad”, pero el simple hecho de que sean dos hombres escribiendo sobre cómo un grupo de niñas se comportaría en una isla desierta ya ha sido motivo de crítica y burla, y con razón.

Parte de las opiniones contrarias directamente rechazan la idea, argumentando que si las abandonadas fueran niñas no derivarían nunca hacia la violencia y conformarían una utopía femenina como la Themyscira que vimos en Wonder Woman. Pero, como nos enseñó Fury Road, las utopías femeninas nunca son tan bonitas como las pinta DC.

image-w1280

Imagen de la adaptación cinematográfica de 1963.

En El señor de las moscas, los intentos de autogobierno de los niños los llevan a quemar la jungla, maltratarse entre sí, boicotear su propio rescate, pelearse y llegar al asesinato. El clásico siempre ha sido explicado como una sátira del salvajismo innato de la naturaleza humana. Por supuesto, el hecho de que es una historia completamente masculina ha sido ignorado burdamente: no se trata de la naturaleza humana, se trata de la condición privilegiada de un grupo de niños de un internado privado británico, criados durante la segunda guerra mundial bajo unos extremos valores patriarcales. No sólo la adaptación de McGehee y Siegel contará con protagonistas femeninas, sino que será contemporánea, ignorando también la importancia del contexto histórico para la naturalización y el desarrollo de la violencia en los personajes de Golding.

El señor de las moscas en femenino ya existe: ‘Beauty Queens’ de Libba Bray

Que las niñas y las mujeres pueden comportarse de forma violenta es un hecho. Películas como Escuela de jóvenes asesinos (1988), Muérete bonita (1999), Caramelo asesino (1999) o Chicas malas (2004) han satirizado con la agresividad de las adolescentes entre ellas y hacia otros. Pero ninguna de esas historias se acerca tanto a ser una reescritura en femenino de El señor de las moscas como Beauty Queens (“Reinas de belleza”, no editado en catalán ni español) de Libba Bray.

Beauty Queens plantea una situación en que un grupo de niñas, participantes en un concurso de belleza, acaban en una isla desierta e intentan construir su propio sistema social sin las opresiones del patriarcado. Es una historia violenta, satírica y tan punzante como divertida.

Cuando su autora supo de la adaptación de El señor de las moscas, publicó un artículo expresando su frustración: “Estoy bastante segura de que escribí un libro así en 2011”. No sólo lo escribió, sino que hubiera sido adaptado al cine si no fuera porque los hombres al mando de la producción desfiguraron el texto original hasta convertir a sus protagonistas en los mismos estereotipos de Bray desmonta en su obra: “Es difícil describir con palabras lo que sentí en ese momento. Pero intentad, si queréis, imaginarme con láseres saliendo de los ojos a la vez que mis órganos internos se convierten en los volcanes de Mordor. [...] Hollywood y el mundo en general teme a las mujeres autónomas, complejas, que lideran su propia historia, un tema muy central en Beauty Queens. Como dice un personaje, Mary Lou, en lo que para mí era el corazón de mi historia cuando la escribí, ‘quizás las niñas necesitan una isla para encontrarse a sí mismas’”.

El hecho de aprobar un proyecto con tan poco sentido como el de Siegel y McGehee mientras se destroza el de Bray dice mucho de Hollywood, pero tristemente nada sorprendente. Habrá que ver si finalmente, pese a las críticas, se produce El señor de las moscas femenino, y cuántos giros dramáticos de guión y peleas estirando del pelo son capaces de darle sentido a un concepto que ignora el sentido básico del material de origen.

Imagen principal: IMDB.

Irina Cruz

Irina Cruz

Comunicadora audiovisual, doctoranda en cine contemporáneo con visión de género.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR