De magical girls y solidaridad femenina: 'Little Witch Academia'

Este artículo contiene spoilers sobre la franquicia Little Witch Academia.

Chicas jóvenes ataviadas en coloridos uniformes, poderes mágicos, la habilidad de transformarse en cuestión de segundos, la siempre esencial misión de salvar al mundo…

Ya pueden imaginarse de qué voy a hablar hoy, ¿verdad? Es difícil no asociar estos tropos narrativos con animes de magical girls (chicas mágicas), un género popularizado de forma masiva en occidente por animes como Sailor Moon y Card Captor Sakura en los noventa y que, aun a día de hoy, continúa generando series cada temporada en Japón. Dentro de esta tradición de series protagonizadas por –aunque no siempre orientadas a– chicas jóvenes, una franquicia que últimamente ha obtenido una gran popularidad en Japón y, mediante internet, comienza a cosechar seguidores en el resto del mundo es Little Witch Academia (2013-), sobre la cual me dispongo a dedicar este artículo.

LWAFiuxy

Fuente: Fiuxy.

Creada por Yō Yoshinari (conocido por otros animes conocidos como Tengen Toppa Gurren Lagann) y guionizada por Masahiko Otsuka, Little Witch Academia es una franquicia cuya popularidad ha ido escalando a lo largo de los últimos años. Lanzada originalmente como un cortometraje homónimo en 2013, la historia de Akko (una chica del mundo no-mágico que, inspirada por las habilidades mágicas de la heroína de su infancia, Shiny Chariot, decide convertirse en bruja) y sus amigas Lotte y Susy resultó tan popular que, en 2015, una secuela titulada Little Witch Academia: The Enchanted Parade fue lanzada tras ser parcialmente subsidiada vía crowdfunding –un hecho que enfatiza su popularidad y la fidelidad de sus fans. Similarmente, la saga también ha dado lugar a dos cortas series de manga (una en 2013; la otra en 2015) y, finalmente, una serie de anime (nuevamente homónima) de 24 episodios lanzada en enero.

Es justo esta serie –la cual, de hecho, puede verse en Netflix– la que ha terminado por popularizar del todo a la franquicia en internet, y en la cual centraré mi análisis. Y es que Little Witch Academia no es solo un maravilloso ejemplo de solidaridad femenina, sino que además se convierte en un emotivo homenaje al género de las magical girls al tiempo que abandera su relevancia en nuestra sociedad. Para contextualizar mejor mi análisis, sin embargo, es importante que primero hagamos un repaso de la historia del género en el que se encuadra.

LWARetornoAnime2
Animes populares del género incluyen Puella Magi Madoka Magica (izda.), Card Captor Sakura (centro) y Sailor Moon (dcha.). Fuente: Retorno Anime.

Introducción a los animes de magical girls

A pesar de que, en occidente, el género de las magical girls es representado a modo general por Sailor Moon, Card Captor Sakura o –en España– Magical DoReMi, lo cierto es que este tipo de personaje tiene bastante historia en Japón. Las primeras apariciones de chicas mágicas en los medios tomaron lugar en los años sesenta, concretamente con el manga Himitsu no Akko-Chan (Secretos de Akko-Chan; adaptado al anime en 1969) y la serie de anime Mahoutsukai Sally (Sally, la Bruja) –ambas claramente influidas por la sitcom fantástica Bewitched (retransmitida por la cadena americana ABC entre 1964 y 1972). En los siguientes años aparecerían muchas más series de corte similar, un hecho que dio lugar a diferentes tipos de magical girls que podrían clasificarse en tres sub-tropos principales: brujas «monas» o princesas mágicas (Majokko), chicas con capacidades de transformación –adoptando habilidades y/o apariencia de una profesión o metamorfoseándose en otra persona– y guerreras mágicas, siendo este el arquetipo más popular en la cultura occidental [i]. Aunque inicialmente estas narrativas se centraban en preadolescentes de entre diez y doce años, heroínas más adultas –y a menudo sexualizadas– ganarían fama en los setenta, mientras que el arquetipo de guerrera mágica tan popular en occidente aparecería sobre los años noventa.

LWAToHollywoodAndBeyond

Fotograma de Sally, la bruja. Fuente: To Hollywood and Beyond.

A pesar de que el boom mundial de las magical girls se produjo en los años noventa, lo cierto es que nunca han dejado de estar presentes en Japón, evolucionado hacia nuevos arquetipos y tropos. La gran mayoría de los animes recientes del género tienden nuevamente a caer en tres categorías: neo-clásicos, basados en los ideales de los animes pioneros del género pero adaptándose a situaciones modernas; de acción, enfatizando el modelo de la guerrera mágica y a menudo ofreciendo fanservice –escenas o alusiones sexuales para atraer a los espectadores– y, finalmente, deconstructivos, una variante posmoderna que analiza el género de forma más intertextual, tratando temas oscuros y profundizando en la psicología de las protagonistas –un brillante ejemplo sería el anime Puella Magi Madoka Magica, el cual ha cosechado un gran culto en los últimos años [ii]. Analizada dentro de este contexto, Little Witch Academia presenta una narrativa con ecos a los inicios del género pero, por otro lado, con un carácter a medio camino entre la deconstrucción y el homenaje –todo ello, eso sí, con un prisma de género.

La aventura de Akko: búsqueda de identidad y admiración intergeneracional

Como ya mencioné antes, Little Witch Academia nos pone en la piel de Akko, una chica proveniente del mundo no-mágico con deseos de convertirse en bruja aun no habiendo nacido con estos poderes –una motivación nacida de su admiración por la bruja Shiny Chariot, que acercó la magia a una audiencia más amplia gracias a sus espectáculos de magia. El no poseer habilidades mágicas innatas y, además, admirar abiertamente a una bruja con mala reputación –siendo acusada de trivializar la magia con fines banales– coloca a Akko en una posición marginada en la academia de Luna Nova, donde se enfrenta a sus dificultades para aprobar asignaturas y, por otro lado, la reprobación de algunas de sus compañeras. Akko, sin embargo, cuenta con la inestimable ayuda de Lotte, una aplicada bruja siempre dispuesta a ayudar a sus amigas, y Susy, una chica de carácter cínico pero que, en el fondo, jamás dejaría de lado a sus compañeras. Juntas viven todo tipo de aventuras en las que –si me permiten la alusión a Embrujadas– el poder de tres es totalmente esencial.

LWAIGNLationamerica

De izquierda a derecha: Sucy, Akko y Lotte. Fuente: IGN Latinoamérica.

Un aspecto interesante de Little Witch Academia como serie es que, a pesar de haber sido precedida por dos películas y mangas, comienza la narrativa de cero, convirtiéndola así en un reboot. En las películas de la franquicia, Akko logra la admiración del resto de Luna Nova al derrotar a un peligroso dragón con la legendaria Shiny Rod, una fuerte vara utilizada previamente por Shiny Chariot. Esta decisión de devolver la franquicia a su punto inicial conlleva interesantes consecuencias a nivel argumental: como señala Richard Eisenbeis, «[a]l comenzar desde cero, la serie puede centrarse en Akko como una extraña: una chica normal que, guiada solo por su pasión, decide convertirse en bruja–aún a pesar de ser una habilidad innata. Además, su amor por una paria ridiculizada [Chariot] y su negativa a dejar que su ídolo sea mofada acentúa su carácter marginal» [1] [iii]. Akko, pues, vuelve a enfrentarse al escrutinio de sus compañeras; sin embargo, esto permite poner en relieve dos aspectos clave: la búsqueda personal de Akko por encontrar su identidad como bruja y, al mismo tiempo, el poder de la amistad femenina que la une a Lotte y Susy. Akko a veces choca con alumnas de la academia; sin embargo, la serie enfatiza que la solidaridad femenina es más importante, siendo al final el elemento clave que les permite sobrevivir a sus aventuras.

El poder de la solidaridad femenina, sin embargo, va más allá de la relación entre Akko y sus amigas: Little Witch Academia también realza la importancia de las relaciones intergeneracionales entre mujeres, especialmente entre Akko y su tutora en Luna Nova, Ursula Callistis. A pesar de ser aparentemente tímida y a menudo infravalorada por las otras profesoras, Ursula destaca por su inquebrantable fe en Akko, a la cual ayuda con todo su tesón aun a sabiendas de sus problemas de aprendizaje. Lo que Akko no sabe es que Ursula es, en realidad, la mismísima Shiny Chariot, que habiendo dejado atrás su pasado de entretenedora adopta otra identidad para protegerse de críticas. La narrativa, si bien no explícita, deja a entrever muy claramente este secreto desde el inicio, permitiéndonos así apreciar la influencia positiva de Ursula/Chariot en Akko –siendo mucho más que su ídolo y convirtiéndose en un pilar académico y personal, dispuesta a enfrentarse a sus propias superioras para proteger a su pupila.

LWAReddit

Fuente: Reddit.

La magia no muere: homenajeando al género de las magical girls

El énfasis en la búsqueda de identidad de la joven Akko y la importancia de su mentora, en cierto modo, sitúan a Little Witch Academia en concordancia con los primeros animes de magical girls –sin embargo, la serie también contiene subtramas que podrían considerarse deconstructivas y celebratorias del género. Conforme pasan los episodios, nos damos cuenta de que el concepto de la magia se encuentra en peligro de extinción, relegado a una posición arcaica en un mundo en el que las brujas de antaño han sido reemplazadas por la tecnología. Tal es así que la propia Luna Nova se ve en peligro de ser cerrada, uniendo a alumnas y profesoras en su esfuerzo por mantener la academia a flote y, al mismo tiempo, defender la magia como un arte esencial.

Si analizamos estas tramas en relación a la breve historia del género recapitulada antes, Little Witch Academia ofrece dos perspectivas en relación a los animes de magical girls. Por un lado, podría decirse que se apunta a una ansiedad en relación al estado del género después de más de cincuenta años, especialmente en una sociedad en la que la magia –sobre todo, viniendo de brujas– cada vez es visto como algo arcaico. Por otro, podríamos decir que esta resistencia a su vez celebra la rica herencia del género, exaltando un tipo de historia en la que, si bien podríamos cuestionar la objetivación de las protagonistas en ciertos casos, ofrece modelos de chicas fuertes, entusiastas y con las que muchas niñas –¡y no solo niñas!– pueden identificarse y sentirse reafirmadas.

LWAAsenshiSubs

Akko con una carta coleccionable de Chariot, ahora Úrsula. Fuente: Asenshi Subs.

Como anotaba al inicio de este artículo, Little Witch Academia está consiguiendo atraer un aclamo internacional bastante grande para los estándares del género, propagándose por redes sociales como Tumblr o Twitter a través de hilos o fanart. Esto, sin duda alguna, es una gran noticia dados los muchos aspectos positivos que la serie ofrece: y es que da gusto pensar que, en estos momentos, chicas de todo el mundo están descubriendo mediante las redes un anime que exalta no solo la solidaridad femenina intra e intergeneracional, sino también el mensaje de que vale la pena luchar por lo que creemos –transformando la aventura mágica de Akko en una bella metáfora de la perseverancia. Ese es, sin duda, el gran encanto de Little Witch Academia.

Imagen destacada: Ramen para dos. Todas las imágenes © Trigger, 2013-2017.

[1] Cita original: “By starting over from scratch, the series is able to focus on Akko as an outsider: the normal girl who, through drive alone, decided to become a witch–even as everyone else was literally born into the profession. Moreover, her love of a ridiculed outcast and her unwillingness to let her idol be made fun of makes her even more of one.”

---

[i] Bellerby, Grace. “The History of Magical Girl Anime: Sparks without Cullens.” Presentación creada para la Amecon, celebrada en agosto de 2012 en la Universidad de Keele, Reino Unido. <https://es.slideshare.net/gracebellerby/the-hstory-of-magical-girl-anime-sparkles-without-cullens> [Visto el 26 de abril de 2017]

[ii] “Magical Girl,” TV Tropes <http://tvtropes.org/pmwiki/pmwiki.php/Main/MagicalGirl> [Visto el 26 de abril de 2017]

[iii] Richard Eisenbeis. “Why Rebooting Little Witch Academia Was a Good Idea.” AnimeNow!, 16 enero 2017, <http://www.anime-now.com/entry/2017/01/16/003026> [Visto el 26 de abril de 2017]

Otras fuentes interesantes:

Kaori Yoshida. “Evolution of Female Heroes: Carnival Mode of Gender Representation in Anime.” ASPAC: Asian Studies on the Pacific Coast, 2002. <https://web.archive.org/web/20090903170819/http://journals2.iranscience.net:800/mcel.pacificu.edu/ mcel.pacificu.edu/aspac/home/papers/scholars/yoshida/yoshida.php3> [Visto el 26 de abril de 2017]


T'agrada la nostra feina?

Jose Viera

Filólogo e investigador independiente con un máster en estudios ingleses avanzados obtenido en la Universitat Autònoma de Barcelona. Su trabajo de fin de máster versó sobre representaciones de hombres homosexuales mayores en los medios. Actualmente prepara su tesis doctoral en representaciones neo-victorianas del autor Charles Dickens.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR