Actrices infantiles, ansiedad y condición humana: 'Where Am I Now?' de Mara Wilson

Mara Wilson solía ser una estrella.

Es posible que el nombre no os suene a primeras; sin embargo, es más que probable que los personajes que encarnó en su niñez sí lo hagan. Películas como De ilusión también se vive, La señora Doubtfire o Matilda introdujeron a la pequeña Mara a millones de espectadores, llegando a convertirse sin exagerar en la estrella infantil de mitades de los años noventa. Sus apariciones en películas, sin embargo, comenzaron a ser más esporádicas hacia el final de la década –al punto de desaparecer del círculo mainstream tras su película Thomas y el tren mágico, lanzada en el año 2000. La vida de Wilson, a partir de ese entonces, volvía a ser mayoritariamente privada tras una ruptura con Hollywood en la que, como la propia exactriz suele enfatizar en entrevistas, el desencanto fue mutuo [i].

Mara-Wilson-image-mara-wilson-36278568-378-500

F: Fanpop.

Internet, sin embargo, ha permitido a una generación de fans reconectar con ella, sobre todo a través de Twitter. En los últimos años, Wilson ha logrado obtener una reputación de usuaria ingeniosa y siempre dispuesta a comentar temas varios –últimamente, sobre todo políticos–, además de ser una fuente interminable de retweets de humor. De esta forma, la ahora dramaturga/escritora ha logrado amasar ya más de 340,000 seguidores en la red social, hecho que ha generado un resurgir en popularidad ante una audiencia quizá más underground y menos masiva. Esta situación, a su vez, le ha permitido abrirse más sobre su pasado como actriz y sobre sus experiencias con ansiedad y trastornos mentales, luchando por una normalización de estos problemas que aún a día de hoy cuesta obtener. Es en este contexto que Wilson publicaba a finales del 2016 una colección de ensayos autobiográficos, Where Am I Now?. Un libro que, como paso a analizar, trata tanto sobre la fama como de lo que nos une a todos en nuestra experiencia humana.

Subvirtiendo Hollywood: Wilson y el tropo de la actriz infantil

Desde el principio del libro, Wilson nos recuerda que, aun siendo una chica más en su percepción del mundo, su infancia fue innegablemente peculiar. Para ello, nos cuenta cómo un día encontró un vídeo en YouTube sobre sí misma de pequeña, contándole una suerte de fábula improvisada a Robin Williams durante la grabación de Doubtfire. El vídeo no dista mucho de cualquier vídeo anecdótico –y, a menudo, avergonzante– que cualquiera de nosotros podemos encontrar en nuestros archivos familiares. El de Wilson, sin embargo, sería eliminado tiempo después por violar copyrights de Twentieth-Century Fox. Nuestra protagonista encuentra la situación graciosa: «Tuve que reírme. La mayoría de la gente tiene vídeos embarazosos de sí mismos como niños. Pocos tienen los suyos restringidos por Twentieth Century Fox» [ii].

9780143128229

F: Penguin Random House.

Conforme avanzan los ensayos de Wilson, ampliamos nuestra mirada sobre el mundo de los actores infantiles y comprendemos ciertas presiones a las que están expuestos, sobre todo en el caso de las niñas. Por ejemplo, gran parte del énfasis recae sobre los tropos que una actriz infantil femenina debe cumplir, como ser mona y algo torpe –al punto de rozar el ridículo. Es por ello que en un rodaje le piden que diga la palabra “uncharacteristically” (atípicamente) aun teniendo dificultades pronunciándola: la idea es que los espectadores encontrasen esta imagen de Wilson tierna, llegando a ser condescendiente. Esta obsesión por objetivarla llega al punto de que su compañía clame querer convertirla en la «próxima Shirley Temple» [iii]. En cierto modo, este resulta ser uno de los catalizadores que llevarían al fin de su carrera como actriz: Wilson quería huir de papeles infantiles y ansiaba ser adolescente con la esperanza de poder ser parte de narrativas más elaboradas y multidimensionales. Un momento que, como suele ocurrir, no llegaría.

Wilson también dedica parte del libro a discutir la paradójica sexualización y desexualización simultánea a la que muchas estrellas infantiles se encuentran expuestas: no solo narra cómo le preguntaron si sabía lo que es un beso francés en la première de la película del mismo nombre, sino que en otra gala le preguntaron sobre un reciente arresto de Hugh Grant [iv]. En otro episodio –con el más que ingenioso título de «El síndrome Matilda/Puta»–, sin embargo, Wilson narra la otra cara de esta situación: muchas estrellas infantiles –especialmente las chicas– crecen con la idea de que no deberían romper su imagen pura y llegan a sentirse culpables ante la idea de mostrar deseos o comportamientos sexuales; un punto de vista que nos ayuda a comprender por qué muchas exestrellas de este tipo se rebelan y adoptan una imagen mucho más sexualizada al alcanzar la edad adulta. A través de una narrativa mucho más cercana de lo que se pueda esperar, Wilson explica sus ansiedades nacidas de la fama y cómo logró liberarse poco a poco de ellas, haciéndonos entender, literalmente, dónde se encuentra ahora.

image

F: Refinery29.com.

Una chica más: la (post-)niñez de Wilson

El libro, sin embargo, va mucho más allá del mundo de la fama y nos acerca a dilemas afrontados por Wilson tanto en su niñez como después de su retiro como actriz. A través de sus ensayos, vemos cómo lidió de pequeña con la pérdida de su madre, así como sus miedos al descubrir sus problemas con la ansiedad y un agudo trastorno obsesivo-compulsivo. Manteniendo un estilo a medio camino entre un diálogo interno y una conversación de escritora a lector, nuestra protagonista discute problemas mentales e inseguridades con una crudeza tan admirable como necesaria, normalizándolos sin dejar de enfatizar que la mejor forma de enfrentarlos no es viviendo contra ellos, sino con ellos. Si por una parte Where Am I Now? es innegablemente una autobiografía sobre la fama, por otra es una suerte de Bildungsorman en la que la escritora desnuda y desafía sus miedos: «Todo el mundo tiene miedo de algo, pero hablar del miedo debilita su poder» [v]. Es imposible no conectar con ella.

Wilson también nos abre una ventana a sus experiencias sentimentales, tanto en el terreno de relaciones como en la amistad –en todas ellas, el énfasis no se encuentra tanto en quién hace las cosas bien o mal, sino en las lecciones sacadas de dichas experiencias. Desde sus –a veces fugaces– amistades en el colegio o instituto hasta su lío de una noche que no volvería a ver, pasando por su novio de la universidad, Wilson comparte con nosotros sus logros y desventuras, nuevamente con un mensaje detrás: no solo terminamos experimentando las mismas preocupaciones y miedos, sino que es normal equivocarse y volver a empezar. De la misma forma, también nos cuenta sus experiencias como contadora de historias/pseudo-monologuista, enfatizando la ansiedad de no conectar con el público y, sobre todo, lo normal que es que las cosas no siempre salgan bien. Wilson es realista, pero no grotesca –no idealiza ni exagera, y eso hace que la veamos como una más. Si hay un leitmotiv que recorre cada ensayo, es sin duda ese: no estamos solos; todos tenemos un lugar.

Mara-Wilson-adult-storytelling-brooklyn

F: Brownstoner.com.

Conforme leemos la autobiografía y nos familiarizamos con las aspiraciones literarias de Wilson, es difícil no pensar que hay un fuerte elemento intertextual recorriendo cada página: en cierto modo, es como si la propia Matilda hubiera crecido y nos estuviera contando sus experiencias más allá de la película. Es muy posible que la propia Wilson sea consciente de esto; sin embargo, logra subvertir esta asociación tan simplista de manera brillante, recordándonos que ella es una persona con una vida más allá de la celebridad y, sobre todo, con una capacidad innata de normalizar lo estigmatizado. Cada ensayo establece un puente entre la autora y los lectores, deconstruyendo el idealizado discurso de la fama, desafiando el tropo de la actriz objeto y, sobre todo, recordándonos que no somos tan distintos. Mara Wilson solía ser una estrella. Y lo sigue siendo.

---

Citas traducidas de:

[i] Cavan Sieczkowski, “’Matilda’ Star Mara Wilson on Her Break-Up with Hollywood: ‘I Was 13, Awkward, and Gawky,’” The Huffington Post, <http://www.huffingtonpost. com/2013/12/02/mara-wilson-hollywood-breakup_n_4373374.html> [Visto 16 febrero 2017]

[ii] Mara Wilson, Where Am I Now?: True Stories of Girlhood and Accidental Fame. Nueva York: Penguin, 2016. p. 4.

[iii] Wilson, p. 53.

[iv] Wilson, p. 16.

[v] Wilson, p. 149.

Jose Viera

Filólogo e investigador independiente con un máster en estudios ingleses avanzados obtenido en la Universitat Autònoma de Barcelona. Su trabajo de fin de máster versó sobre representaciones de hombres homosexuales mayores en los medios. Actualmente prepara su tesis doctoral en representaciones neo-victorianas del autor Charles Dickens.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR