Cine Tróspido : 'The bye bye man'

Los films de terror suelen tener un patrón muy discernible. Una fórmula creativa que cada equis años se revitaliza con una nueva narrativa o con un nuevo monstruo y que luego se explota hasta la saciedad en productos a veces buenos y mayoritariamente mediocres. Ejemplos como Viernes 13 y Halloween popularizaron el cine Slasher, Ring y Ju-on popularizaron el terror de fantasmas de corte asiático y atmosférico, Saw popularizó el "torture-porn".

Dentro de la mediocridad del cine de terror derivado, solemos encontrarnos con películas que de tan malas dan la vuelta. Este factor no se da exclusivamente en el cine de terror, también en otros géneros.

Screen-Shot-2017-01-05-at-10.51.50-AM

Esta película, The bye bye man, o conocida en nuestro territorio como Nunca digas su nombre entraría perfectamente en esta categoría tróspida. El film se toma tan en serio en su absurdidad, en su planteamiento, en su premisa y en su monstruo, que el único camino que tiene el espectador es sobrellevar el bochorno con risas, con muchas risas. Freddy, Jason, Jigsaw o Pennywise no creo que quisieran tener entre sus filas de la liga de la malignidad a un monstruo semejante. Por vergüenza ajena.

Doug-test-day-shhhh

Nunca digas su nombre, (por cierto, habría que aplaudir a la persona que traduce los títulos, ya que más spoiler, no puede ser) utiliza el concepto del hombre del saco, intentando ser algo así como un "babadook" pero se queda más en un "babapuff", un monstruo que no existe a menos que los interesados crean en su existencia. Hablar de él, pensar en él, mencionarlo cual Candyman, desencadenará la aparición de este ser que los enloquecerá Y finalmente los matará.

Desde el inicio, ya se huele que esta historia va a estar llena de tropos, de personajes estereotipados y de situaciones a cada cual más absurda que la anterior sobre casas encantadas, leyendas urbanas y monstruos inmortales.

(Left to Right) Lucien Laviscount, Douglas Smith, Jenna Kanell, and Cressida Bonas in THE BYE BYE MAN

Espiritismo

Tres universitarios, una pareja y su mejor amigo, se mudan a una casa fuera del campus donde pasan cosas extrañas y misteriosas... uuuuuh. Estos tres amigos, descubren de la existencia del maligno en una mesilla de noche con las palabras "no lo pienses, no lo digas" cosa que les obligará a pensar en él... Desde ese momento, diferentes efectos de sonido, golpes y presencias les harán enloquecer, es decir, lo de siempre.  Los tres intentarán sin éxito que la existencia del bye bye man quede en secreto, aunque sea cometiendo las mayores atrocidades (porque destruir toda existencia previa, quemando la casa o destruyendo fotos no se les pasó por la cabeza a los anteriores dueños)... Y además, todo aderezado con un tratamiento de la violencia y las muertes "para todos los públicos", es decir, sin sangre y de lejos.

La lástima y la mayor gracia del film, es que intenta tomarse en serio constantemente, en un intento de ser "terror del bueno".

Una de las cosas que como espectador será remarcable de ver, es cómo este film es una obligación para actores y actrices de reconocido talento como Carrie-Ann Moss o Faye Dunaway para cubrir un cupo de films con la productora o para pagar los gastos del pipican de Beverly Hills.

Carrie Ann Moss

Carrie Ann Moss

Faye Dunaway

Faye Dunaway

Un film de terror para echar unas risas, siempre salvando las infinitas distancias.

Imágenes: Promocionales del film.


T'agrada la nostra feina?

Javi Morán

Javi Morán

Graduado en cine y audiovisuales por la ESCAC y especializado en guion audiovisual. Activista LGTBI+.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR