Cine tróspido| 'Los Ángeles De Charlie'

En Zena no podíamos hablar de Dead Or Alive sin hablar de la película que la hizo posible, Los Ángeles De Charlie (2000).

Los Ángeles De Charlie fue una de las decenas de películas emitidas a inicios de los 2000 donde las mujeres no sólo pegaban hostias, sino que lo hacían con tacones de aguja. Era (de hecho no sé si hemos salido todavía) la época de las heroínas hipersexualizadas, en que la objetificación se disfrazaba de liberación sexual. En aquella época pudimos disfrutar en el cine de Tomb Raider en 2001 (fun fact, los pechotes enormes de Tomb Raider en el videojuego fueron un feliz error programación que se decidió mantener), Resident Evil el 2002 (por suerte este año proyectan la última), Underworld en 2003 (en los posters de Underworld le aumentaban los pechos a la Kate Beckinsale con Photoshop, no se puede ser vampiro si no tienes pechos grandes) y la ya mencionada Dead Or Alive (....).

#Bien

Los Ángeles De Charlie es una película ciertamente problemática, aunque sea capaz de disfrutar de ella (y haberla visto más veces de las que admitiría ante cualquier jurado). Sin embargo, tiene ciertas cosas que desde un punto de vista de un feminismo superficial están un poquito bien.

Los personajes femeninos en todo momento se apoyan y se ayudan unas a otras y ejercen una sororidad constante. A veces, el personaje de Drew Barrymore viste con ropa que se podría considerar ciertamente funcional para hacer una patada voladora con doble voltereta. A diferencia de la serie, una de los ángeles es asiática.

Las protagonistas son heroínas de acción, un rol asociado tradicionalmente a figuras masculinas. Cuando el personaje de Lucy Liu tiene dudas sobre revelar su profesión real a su pareja, le dicen que no debería estar con una persona que se sienta intimidado por una mujer fuerte. Bill Murray interpretando a Bosley es oro puro de comedia. No porque el diálogo sea bueno, sino porque Bill Murray es Bill Murray.

comedygold-spa

Tim Curry y Bill Murray, momentos de oro de la comedia

Tim Curry intepretando a Roger Corwin, la personificación de la masculinidad tóxica.

#Mal

No nos engañemos, cuando rascas un poco en la superficie del feminismo que vende la película ves en su interior patrones machistas que aún nos acompañan en las películas de acción actuales. La sexualización de los ángeles es constante hasta el punto de ser paródica. Pasan por todas los estereotipos de fantasías masculinas: dominatrix, geisha, rubia explosiva, danza del vientre, fetichismo de pies, lederhosen sexy… en la película se excusa como una arma que les aporta poder (sin comentarios). Por supuesto, todas caen dentro de los cánones del físico heteronormativo.

sexy-lederhosen-spa

Sexy lederhosen

Todas obedecen a una figura masculina, Charlie, su jefe, por el que morirían aunque sea una entidad invisible que no han visto en sus vidas.  Charlie lo dice muy claro en el monólogo inicial “son brillantes, son guapas, trabajan para mí”. Beyoncé con Destiny’s Child cantaban Independent Women en la banda sonora, pero la dependencia hacia Charlie está muy lejos de convertirlas en mujeres independientes.

El amor es presente en todas las tramas. La más disfuncional es la del personaje de Drew Barrymore que, al ser una mujer problemática (a veces no lleva tacones, tiene daddy issues y fuma) se enamora de los “chicos malos”. Otro gran problema en la trama está relacionado con el personaje de Lucy Liu, ella no se atreve a decir a su pareja (Joey de Friends) que es un agente secreto. En la película se dice literalmente “todos te miran con ojos de enamorado hasta que se dan cuenta de que puedes romper ladrillos con la cabeza”. Además, como bono, es muy divertido que no sepa cocinar.

donaproblematica-spa

Un claro retrato de una mujer malota

La primera escena después del prólogo con Cameron Díaz es ella con bragas de Spiderman moviendo el culo delante de un espejo. Ya he hablado de la objetifiación, ¿verdad?

Una empresa de tecnología donde todos los empleados son hombres salidos y la única mujer es una muy desaprovechada Melissa McCarthy haciendo de secretaria.

sausage-fest-spa

La fiesta de salchichas y la dominatrix

Sororidad sólo entre ellas. Al inicio de la película se habla del secuestro del fundador de una empresa de tecnología, inmediatamente asumen que la culpable es su mano derecha, la presidenta de la compañía. Dicha mujer al final resulta estar confabulada con el fundador y usa (qué sorpresa) su sexualidad para manipular a Bosley. También hay un intercambio de diálogo con el personaje que interpreta Melissa McCarthy extremadamente abrasivo que termina con una llamando puta a la otra (bien...).

Miles de planos de culos.

placul-spa

Un plano de culo totalmente necesario para la trama... er...

Los ángeles disfrazados de mujeres asiáticas, con la cara pintada de negro…

sexy-apropiaciócultural-spa

Apropiación cultural sexy

 

blackface-spa

Blackface sexy

Todas las imágenes son fotogramas de la película.


T'agrada la nostra feina?

Nora Soler

Nora Soler

Diseñadora especializada en comunicación interactiva. Ilustra y escribe para Zena.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR