Cine tróspido | 'La cosa más dulce'

Hay muy pocas cosas que despierten tantos sentimientos encontrados en mí como las comedias románticas.

Y es que la mayoría de las comedias románticas son, para qué negarlo, bastante malas. Tampoco es algo que intenten enmendar –lejos de ello, parece que cuanto peor es una comedia romántica, más disfrutable se hace. Si hay algo que recuerdo particularmente de la primera mitad de la década de los 2000 –aparte de mi aún intensa adicción a Pokémon– es la cantidad de comedias románticas made in Jennifer Aniston o Cameron Diaz que devoré en esos años –todo sea dicho, con muchísimo gusto. Sí, he juntado en un mismo párrafo los conceptos Pokémon y Cameron Diaz. Esto promete.

Dentro de esta maravillosa tradición de películas que, si bien malas, son carnaza para rellenar hora y media en días infinitos, una que para mí siempre ha gozado de estatus canónico por lo tróspida que es –y, posiblemente, por las mil veces que Telecinco la ha emitido– es La cosa más dulce (The Sweetest Thing, 2002). Contando con la ya mencionada Cameron Diaz (eminencia en este campo), Christina Applegate (conocida por su rol adolescente en Matrimonio con hijos) y Selma Blair (que ya apareció en otra magnum opus, Una rubia muy legal), La cosa más dulce se presenta como una película dispuesta a exprimir la pulpa al formato comédico-romántico – y vaya si lo hace. Y es que cuando una película tiene una media de un 26% en Rotten Tomatoes [i], mucho trabajo debe haber detrás. Y, además, nos da un par de cosas que pensar en materia de género.

the_sweetest_thing-961168390-large

La cosa más dulce empieza fuerte: la película abre con varios hombres que nos hablan de sus experiencias sentimentales con Christina Wellers (Cameron Diaz), ligona profesional y experta en romper corazones. Christina, por tanto, subvierte un tropo masculino desde el minuto cero: el de casanova. Siguiendo una estructura que parece predecir el formato mockumentary (¡chúpate esa, Matt Groening!), esta parte incluye joyitas como un hombre que llama a Christina para descubrir que le dio un número falso, otro hombre que, al hablar de ella mientras corre en una cinta en el gimnasio, se mete el porrazo padre u    –¡mención honorífica!– otro hombre que, con todo el ego masculino del mundo, atribuye su fallido intento de ligoteo a que Christina debe ser lesbiana. ¡Por supuestísimo, campeón!

Curiosamente, este último hombre termina siendo apaleado a bate de béisbol puro por un grupo de mujeres que no dudan en unir fuerzas para espabilarlo. Eso nos lleva a otro eje clave de la película: la camaradería femenina. Y es que en este óleo llamado La cosa más dulce encontramos trazos de girl power.

thesweetestthinglesbians

Poco después de la escena inicial, la narrativa nos redirige a Christina y a su amiga Courtney (Christina Applegate), las cuales van camino de su piso, donde les espera su compañera Jane (Selma Blair). Las tres son mostradas como mujeres de éxito –Christina como decoradora de interiores, Courtney como abogada especializada en divorcios y Jane con su tienda de ropa–; sin embargo, también hay tiempo para mostrarlas como amigas en horas bajas. Al llegar al piso, Christina y Courtney encuentran a Jane llorando tras romper con su novio y no dudan en deshacerse en palabras cálidas y mimos para apoyarla –para ayudarla a despejarse, sin embargo, eso no basta. Y es que, como en toda comedia romántica situada en San Francisco que se precie, solo hay una manera de olvidar los amores: yéndose de parranda.

thesweetestthingjanecrying

En susodicho sarao, Christina intenta hacer de celestina y encontrarle una cita a Jane; sin embargo, se encuentra con un hombre que la riñe por sus bruscos métodos, Pete. Poco después, vemos que a Christina parece haberle gustado Pete y, ¡tachán! –al rato se vuelven a encontrar y Christina invita a Pete a un trago (ahí te quedas, caballerosidad). Aunque claramente hay feeling entre los dos, a Christina parecen asustarle las relaciones y, a pesar de que Pete la invita tanto a ella como a Courtney a un after-party para celebrar la boda de su hermano al día siguiente, ella prefiere marcharse.

thesweetestthingchristinandpete

Al día siguiente, las chicas vuelven a reunirse para cenar en un restaurante chino, una escena que pronto desenvoca en el –para muchos– momento i-nol-vi-da-ble de esta película: la canción del pene (o «No puede caber aquí»). Al comentar la noche loca que Jane tuvo con un chico, las chicas enfatizan la importancia de alabar siempre el tamaño del pene del hombre en cuestión, conversación que pronto lleva a una pseudo-flashmob de campeonato. Dentro vídeo:

La canción (incluyendo joyas del calibre «Tu pene es una bomba / Tu pene es un cañón / Y cuando se dispara / Menudo mogollón») presenta dos lecturas: por un lado, es curioso cómo el hombre es reducido metonímicamente a un pene –reforzando la figura de Christina como una subversión de los roles de la seducción– y, al mismo tiempo, cómo las chicas ridiculizan el ego masculino; un aire paródico aún más latente dado lo forzada que la escena parece en la película. Pero entre tanto cachondeo, también se presenta una problemática –la idea de que las mujeres siempre tengan que complacer al hombre y filtrar sus opiniones en el sexo, aunque sea sardónicamente. Quizás sea este el punto en el que La cosa más dulce empieza a fallar y a recordarnos los límites de una comedia romántica.

thesweetestthingintense

Viendo que Christina continúa pensando en Pete, Courtney le propone ir a Somerset –donde Pete se encuentra para asistir a la boda de su hermano–, alentándola a que vuelvan a hablar. Después de una maravillosa travesía que nada tiene que envidiarle a ningún road trip –incluyendo vestidos dignos de señoras que y motoristas que tienen accidentes al pensar que Courtney y Christine se lo están montando en el coche–, las chicas por fin llegan al bodorrio: todo para darse cuenta de que el que se casa es Pete. Ay diosito.

thesweetestthingwedding

La reacción de Christina es bastante lógica, enfadándose al ver que Pete no le había contado la verdad: a pesar de que su boda termina anulándose porque ninguno de los cónyuges siente ya nada por el otro, Christina decide regresar a casa, entendiblemente agotada tanto física como emocionalmente. Aquí la narrativa podría habernos sorprendido y haberse centrado en una recuperación de Christina centrada en su propia agencia e independencia –desde luego, habría sido una forma interesante de romper el molde de las comedias románticas. Pero ya estamos pidiendo mucho.

thesweetestthingnewencounter

Flashforward: un tiempo después, Pete logra encontrar la dirección de Christina en la tienda donde las chicas habían comprado sus ropas de señoras que y decide ir a buscarla. Christina se muestra de nuevo reticente, esta vez más por miedo al compromiso, pero finalmente se deja llevar y decide darle una oportunidad en una escena en la que, interesantemente, vuelve a jugar con el ego masculino de Pete al insinuarle que podría besar mejor. Nuevamente, flashforward y nos encontramos a Pete como los hombres del inicio, contándole a una cámara cómo ha sido su experiencia con Christina –esta vez, sin embargo, Christina, las chicas y su hermano aparecen y nos dan a ver que su relación ha salido adelante. ¡Yaaaaaaaaay…!

thesweetestthinghappyending

La cosa más dulce podrá ser cutre, pero propone un planteamiento con potencial para desmarcarse de otras comedias románticas. Al final de la película, las tres protagonistas terminan emparejadas felizmente: no es que esto sea ni mucho menos malo, pero en todas las ocasiones que la he visto –no diré cuántas porque ya he dejado mi gusto bastante en evidencia– siempre me ha hecho pensar que echa a perder todo el potencial que podría tener. Aun así, propone algunas alternativas y, sobre todo, no deja de ser un planazo si las ganas de peli petarda nos tientan –lo cual ya tiene mérito de por sí, ¿no?

A todo esto, ya hace un tiempete que Telecinco no la emite…

Todos los fotogramas corresponden a la película excepto la primera imagen del artículo y la destacada, que son de carácter promocional.

---

"The Sweetest Thing (2002)," Rotten Tomatoes, <https://www.rottentomatoes.com/m/sweetest_thing/> [Visto el 13 Dic 2016]

Jose Viera

Filólogo e investigador independiente con un máster en estudios ingleses avanzados obtenido en la Universitat Autònoma de Barcelona. Su trabajo de fin de máster versó sobre representaciones de hombres homosexuales mayores en los medios. Actualmente prepara su tesis doctoral en representaciones neo-victorianas del autor Charles Dickens.

Deja un comentario

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui una millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment i l'acceptació de la nostra política de cookies TANCAR